MARTES, 7 DE NOVIEMBRE DE 2006
Agenda México-EU

¿Usted considera un triunfo para México el acuerdo al que llegó con Estados Unidos para evitar la imposición de aranceles?
No
No sé



“Incluso si la ausencia de gobierno realmente significara anarquía en un sentido negativo y desordenado, que está lejos de ser el caso, incluso entonces, ningún trastorno anárquico podría ser peor que la posición a la que el gobierno ha dirigido a la humanidad.”
Leon Tolstoy

Manuel Suárez Mier







“Bush será receptivo a planteamientos de Calderón que incluyan la buena disposición de México a cooperar con Estados Unidos en los siguientes asuntos.”


Sigo hoy con mis comentarios sobre el ambiente político que encontrará Felipe Calderón en su inminente visita a Washington y cómo sacarle mayor provecho para plantear una agenda propositiva que avance los intereses de México y que resulte atractiva para Estados Unidos.

 

A pesar de las apariencias derivadas de la reciente aprobación en el Congreso de la construcción de la valla fronteriza y de la firma del presidente George W. Bush de la ley correspondiente, el ambiente que en Washington después de las elecciones de hoy es propicio para tener conversaciones útiles que promuevan una posición más sensata en temas migratorios.

 

Como señaló ayer Fareed Zakaria en su excelente artículo Another Chance on Inmigration publicado por el Washington Post, en una encuesta de la semana pasada la inmigración apenas ocupó el quinto lugar en las preocupaciones de los estadounidenses y sólo un 20% se opone de manera radical a un programa de braceros y a incluir una ruta para la legalización de quienes ya están en EU.

 

Los incentivos para el presidente Bush también son claros: tiene que impulsar su reforma migratoria integral si quiere dejar todavía un legado positivo pues su otra propuesta doméstica de cambiar el régimen de seguridad social fracasó, y su política exterior, que tanto esfuerzo le ha tomado, está en graves apuros.

 

En consecuencia, Bush tendrá que impulsar su proyecto migratorio para lo que contará con el soporte pleno del probable candidato de su partido en 2008, John McCain y de los republicanos moderados, sobre todo si se propone el proyecto migratorio lo antes posible.

 

Ello se debe a que McCain requerirá eventualmente del apoyo decidido de la extrema derecha de su partido, que es el que se opone furibundamente a cualquier concesión en materia migratoria, para conseguir la nominación republicana y aspirar a derrotar al candidato demócrata.

 

Pero como bien señala Zakaria, para pasar una reforma migratoria sensata Bush tendrá no sólo que apoyarse en el ala moderada de su propio partido sino también en sus opositores políticos, los demócratas, que aportarán la mayoría de los votos para su aprobación, igual que lo hizo Bill Clinton con el TLCAN.

 

Cuándo la Cámara de Representantes aprobó el TLCAN el 17 de noviembre de 1993, lo hizo con 132 votos republicanos –frente a 43 opuestos- y 102 votos demócratas –con 157 en contra-, lo que se logró con una intensa campaña para conseguir votos dirigida por la Casa Blanca y por el gobierno de México.

 

En consecuencia, pienso que Bush será receptivo a planteamientos de Calderón que incluyan la buena disposición de México a cooperar con Estados Unidos en los siguientes asuntos:

 

1.      La aprobación de la reforma migratoria integral del presidente Bush con un esfuerzo similar al realizado cuando conseguimos la aprobación del TLCAN para alcanzar y movilizar a la ciudadanía que ve favorablemente una enmienda de esa naturaleza, para que presione a sus congresistas.

 

2.      Pacificar las partes de nuestra frontera con Estados Unidos que se encuentran hoy amenazadas por la constante violencia de bandas de narcotraficantes a las que hay que combatir con mucha mayor efectividad.

 

3.      Fortalecer los controles migratorios en México para impedir que pudieran llegar desde allí agentes terroristas a territorio norteamericano, lo que según denuncias como la realizada recientemente por el Comité para Seguridad Territorial de la Cámara de Diputados, A Line in the Sand, ha ocurrido ya en numerosas ocasiones.

 

4.      Reactivar la economía mexicana para alcanzar tasas elevadas y sostenidas de crecimiento que generen numerosos empleos como el único medio de largo plazo para que los mexicanos no se vean obligados a emigrar por falta de oportunidades en su país.

 

Estoy cierto que planteamientos como estos serán bienvenidos en Washington.


 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus