MARTES, 14 DE NOVIEMBRE DE 2006
¿Comparaciones absurdas?

¿Usted considera que la renuncia de Evo Morales a la presidencia de Bolivia es un golpe de estado?
No
No sé



El punto sobre la i
“El socialismo es moralmente incorrecto, políticamente autoritario y económicamente imposible.”
Enrique Ghersi


Más artículos...
Manuel Suárez Mier
• EU, ¿país poco competitivo?

Arturo Damm
• Nueva baja en la tasa de interés

Luis Pazos
• Y el "Principio de no intervención"

Arturo Damm
• Pragmatismo

Ricardo Valenzuela
• El Estado ha iniciado su putrefacción

Arturo Damm
• ¿Desconfianza = desilusión?

Isaac Katz
• Protección de los derechos de propiedad


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Manuel Suárez Mier







“El caos que quieren crear las fuerzas antisistémicas en coalición –APPO, PRD, etc.- para impedir el acceso del gobierno de Felipe Calderón al poder se da en un contexto bien distinto del de crisis sexenales previas.”


Se ha puesto de moda comparar las complicadas circunstancias que vivimos con las crisis recurrentes de fin de sexenio que tan costosas han sido para México y, en especial, con la de 1994. Entre hoy y mañana analizaré si tales parangones son pertinentes, empezando por las circunstancias de la economía.

 

Al analizar hoy en día la situación de las principales variables económicas, se concluye que el caos que quieren crear las fuerzas antisistémicas en coalición –APPO, PRD, etc.- para impedir el acceso del gobierno de Felipe Calderón al poder se da en un contexto bien distinto del de crisis sexenales previas.

 

Para sustentar la afirmación anterior resulta útil escudriñar las variables que suelen ser causales o detonadoras de situaciones económicas críticas:

 

1.      Desequilibrio fiscal. Las crisis clásicas de fin de sexenio como las de 1976 y 1982, se engendraron en un gasto público excesivo. Gobiernos populistas que querían hacer muchas obras que resultó imposible financiar con mayores impuestos, se endeudaron en exceso, primero, pero cuando se agotó el crédito, el gasto deficitario acabó financiándose con préstamos del banco central que implicaron crear dinero no respaldado por una mayor producción, lo que eventualmente llevó a la devaluación de la moneda.

 

2.      Un tipo de cambio sobrevaluado. Esta es una variable difícil de medir porque la simple comparación de la inflación en México y en otros países no representa más que parte de la historia y hay que incorporar otras variables como la productividad, el grado de apertura comercial, innovación tecnológica, etc. Una moneda está sobrevaluada cuando todo o casi todo es más caro en el país en comparación con los precios prevalecientes en el resto del mundo. Tal cosa suele ocurrir cuando hay un tipo de cambio fijo en el que el banco central se compromete a comprar y a vender divisas. La sobrevaluación de la paridad normalmente lleva a un desequilibrio externo abultado, como un déficit en cuenta corriente superior al 5% del PIB, pero tal desequilibrio no necesariamente significa que haya sobrevaluación.

 

3.      Creación excesiva de medios de pago. Cuando un banco central expande la cantidad de dinero por encima del ritmo de crecimiento de la producción va a provocar tarde o temprano una depreciación de la moneda que será gradual, en caso de tener una paridad flexible, o que será abrupta en el de un tipo de cambio fijo.

 

4.      Movimientos adversos de los términos de intercambio. Cuando los precios de las exportaciones de un país caen mientras que los precios de sus importaciones permanecen sin cambio o se incrementan, el país es más pobre que antes del cambio descrito. En esas circunstancias su moneda se verá presionada a la baja como sucedió en México a partir de 1981 y, sobre todo, cuando los precios del petróleo cayeron en picada en 1986.

 

México se encuentra actualmente bien en todas y cada una de las variables enumeradas. El gobierno no tiene un desequilibrio fiscal de corto plazo, aunque sus obligaciones contingentes no fondeadas por concepto de seguridad social y otros, representarán niveles de deuda interna muy altos en el futuro.

 

La otra gran diferencia hoy en día es contar con un tipo de cambio flexible que iniciaría un proceso gradual de depreciación si llega a haber una mayor demanda neta de divisas. Ello no ha ocurrido, la deuda pública es modesta, las reservas internacionales elevadas y el peso está firme.

 

La intervención del banco central ha tenido el signo contrario del que suelen tener ante crisis cambiarias y bancarias, y ha comprado, no vendido divisas. Si por el lado económico no hay nubes amenazantes, ¿las hay en otras partes del horizonte? Este será el tema de mi Aquelarre Económico de mañana.


 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus