Hablando en plata
Nov 2, 2005
Luis Pazos

Sin estabilidad no hay crecimiento duradero

Una sociedad crece realmente cuando producen más sus miembros, no cuando gastan más sus gobernantes.

Hay analistas que responsabilizan al esfuerzo del actual gobierno de eliminar el déficit presupuestal y reducir la inflación, del bajo crecimiento económico. Esas voces afirman que el gobierno debería relajar la lucha contra la inflación y permitir un mayor déficit presupuestal para incentivar la economía y alcanzar mayores crecimientos.

 

La experiencia de las últimas décadas, más allá de discusiones ideológicas, nos enseña que no existe ninguna relación directa entre un mayor gasto público y un mayor crecimiento económico sostenido o entre incrementar el déficit presupuestal y una reactivación duradera de la economía.

 

No hay sustento empírico para sostener que buscar un equilibrio presupuestal implique menores crecimientos. La estabilidad no es un obstáculo a mayores crecimientos, pero buscar crecimientos sin conservar la estabilidad, empeora la distribución del ingreso y acumula presiones que culminan en fuertes desequilibrios económicos.

 

Una estabilidad sin crecimiento de poco ayuda a la mayoría de la sociedad, pero un crecimiento sin estabilidad es fugaz, inequitativo y contraproducente a mediano y largo plazo. El crecimiento debe ser el objetivo fundamental de un gobierno y la estabilidad un medio para lograrlo en forma sana y permanente. Crecimiento y estabilidad no son excluyentes, sino complementarios. Culpar a la estabilidad macroeconómica de un bajo crecimiento es ignorar que un crecimiento duradero no se logra sin estabilidad económica.

 

En México, la postergación de reformas laborales, fiscales, energéticas y en las pensiones, ha reducido la competitividad en un mercado globalizado, lo que se ha traducido en menos inversión, empleo y crecimiento.

 

Políticos, empresarios, comunicadores, gobernantes y legisladores, deben tener claro los peligros que implica recurrir a un mayor gasto gubernamental y déficit presupuestal para tratar de estimular la economía y crecer. El crecimiento sano y duradero no se logra con déficit ni gastos, sino vía estabilidad, desregulación, reformas estructurales y un entorno jurídico que garantice el orden, los derechos de propiedad  y una justicia expedita.

 

Una sociedad crece realmente cuando producen más sus miembros, no cuando gastan más sus gobernantes.



Comments powered by Disqus
El punto sobre la i

El gobierno es un mal necesario

Thomas Paine
Entrar
Encuesta de la semana
¿A quiénes deben ir dirigidos los apoyos por parte del gobierno en esta crisis provocada por el Covid19?
Artículos recientes...
Arturo Damm
• Consumo solidario
Manuel Suárez Mier
• Liderazgos fallidos
Arturo Damm
• Domingo, día clave
Fernando Amerlinck
• Hernán Cortés, el padre de la patria
Luis Pazos
• AMLO, ¿suicidio político?
Arturo Damm
• Lo ha dicho Negrete