MIÉRCOLES, 2 DE NOVIEMBRE DE 2005
Amenazas a la unidad del PRI

¿A quiénes deben ir dirigidos los apoyos por parte del gobierno en esta crisis provocada por el Covid19?
A las personas
A las empresas
Sólo a las Pymes
A todos
A nadie



El punto sobre la i
“El gobierno es un mal necesario”
Thomas Paine


Más artículos...
Santos Mercado
• Después de la pandemia, a resolver la crisis económica

Manuel Suárez Mier
• Liderazgos fallidos

Arturo Damm
• Domingo, día clave

Fernando Amerlinck
• Hernán Cortés, el padre de la patria

Luis Pazos
• AMLO, ¿suicidio político?

Arturo Damm
• Lo ha dicho Negrete

Ricardo Valenzuela
• ¿Cómo llegó Marx a EU… y a México? (II)


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Sergio Sarmiento







“Si el candidato presidencial no cuenta con el respaldo irrestricto de toda la maquinaria del partido, es muy probable que no pueda lograr su objetivo de recuperar la presidencia en el 2006.”


El PRI se encuentra frente a uno de los retos más grandes de su historia. Por una parte tiene la posibilidad de recuperar la Presidencia de la República en el 2006, después de varios años de ganar la mayor parte de las elecciones estatales. Pero, por la otra, sus divisiones internas amenazan con eliminar las posibilidades de victoria.

 

La batalla por la candidatura de Roberto Madrazo resultó más fácil de lo que parecía. Pero en la misma facilidad de la victoria se encuentran las semillas del riesgo.

 

Arturo Montiel abandonó la campaña por la candidatura del PRI después de que se dieron a conocer informaciones sobre pagos millonarios a sus hijos y por su propia acumulación de propiedades, que no puede justificarse por su sueldo como gobernador, por muy generoso que éste haya sido.

 

Roberto Madrazo se quedó así sin su único rival real en la contienda interna del PRI. Pero esto, lejos de fortalecer su candidatura, la debilita. Hay un grupo importante de priistas que se sienten insatisfechos con Madrazo como candidato. Una contienda abierta y equitativa habría permitido aumentar su aceptación.

 

Algunos priistas han empezado ya a abandonar el partido o han declarado que lo están considerando debido a la virtual certeza de la candidatura de Madrazo. Elba Esther Gordillo, la dirigente del sindicato de maestros, no ha dejado el PRI, pero abiertamente trabaja en contra de Madrazo. Tomás Ruiz, el diputado con licencia y actual director general de la Lotería Nacional, anunció este 26 de octubre su renuncia formal al PRI. Quizá esto no inquiete tanto, porque el PRI ha podido explicar esta renuncia por el hecho de que Ruiz está ya colaborando con el gobierno panista del presidente Vicente Fox, pero a muchos priistas preocupa más el distanciamiento con el partido del senador Genaro Borrego, ex presidente nacional del PRI, y del diputado Roberto Campa.

 

El grupo Unidad Democrática, mejor conocido como Tucom, ha pedido al partido que acepte un nuevo aspirante surgido de sus filas, pero el comité ejecutivo nacional ha señalado que esto no es posible ya que legalmente se ha cerrado el tiempo de los registros de candidaturas. Si no se busca algún acuerdo con los miembros del Tucom, sin embargo, Madrazo no sólo perdería el apoyo de algunos ex gobernadores importantes, como el tamaulipeco Tomás Yarrington y el hidalguense Manuel Ángel Núñez, sino también de otros que están en funciones en estados muy importantes, como Natividad González Parás de Nuevo León y Eduardo Bours de Sonora.

 

No es que Madrazo no pueda tener fuerza sin el apoyo de todos éstos. El problema es que el PRI ha demostrado que sólo adquiere su fuerza cabal cuando conserva su unidad. Y si el candidato presidencial no cuenta con el respaldo irrestricto de toda la maquinaria del partido, es muy probable que no pueda lograr su objetivo de recuperar la presidencia en el 2006.


 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus