MARTES, 5 DE DICIEMBRE DE 2006
Conductores de asiento trasero

¿Usted considera que la política debe estar por encima de la economía?
Sí, la política debe estar por encima de la economía
No, la economía debe estar por encima de la política
No, la economía debe estar al margen de la política
No sé



El punto sobre la i
“Mercado significa libertad para producir y libertad para consumir. Atacarlo es atacar la autonomía de la voluntad.”
Antonio Escohotado


Más artículos...
Víctor Hugo Becerra
• Amando a tu verdugo

Arturo Damm
• ¿Opinan de más?

Santos Mercado
• El capitalismo lo inventaron las mujeres

Arturo Damm
• Tasa a la baja

Erika Donjuán y Miguel A. Cervantes
• Rigidez laboral en México (II)

Manuel Suárez Mier
• Populismo expulsa expertos

Manuel Suárez Mier







“Apenas se acaba de sentar Felipe Calderón en el asiento de conducir cuando ya empezó a recibir consejos de los pasajeros que, por supuesto, creen saber manejar mejor. Me refiero concretamente al artículo de Jorge Castañeda publicado ayer en "Los Angeles Times".”


Apenas se acaba de sentar Felipe Calderón en el asiento de conducir al país cuando ya empezó a recibir consejos de los pasajeros que, por supuesto, creen saber manejar mejor. Me refiero concretamente al artículo de Jorge Castañeda publicado ayer en Los Angeles Times.

 

Su texto tiene algunas recomendaciones sólidas pero la mayoría me parecen típicas de quien se ha caracterizado por la frivolidad tanto en su desempeño como canciller del gobierno anterior como en su discordante actividad política que lo ha llevado de un extremo al otro del espectro ideológico.

 

Veamos sus comentarios:

 

·         En refiriéndose a la ceremonia de Toma de Protesta en el Congreso, alude a “…la amarga y resentida (actitud) de (los legisladores) del PRI silenciosamente deseando y conspirando que fracasara el nuevo Presidente.” Yo creo que vimos ceremonias distintas porque los priístas, primero, se presentaron en la Cámara con lo que completaron el quórum e hicieron posible la ceremonia y, a diferencia de la bazofia perredista que se comportó como lo había anunciado, tuvieron una conducta correcta.

 

Aquí evidencia Castañeda su obsesión y rencor al PRI, que seguramente ayudó a transmitirle al Presidente Fox y que fue uno de los ingredientes que llevaron al fracaso en conseguir acuerdos para la aprobación de sus reformas más importantes.

 

·         Critica al Presidente Calderón por no integrar un gabinete de coalición con otras fuerzas políticas como si ese solo hecho aportara algo positivo a la construcción de coaliciones con legisladores de la oposición. Lo que evitó Calderón, fue cometer el mismo error que su antecesor e integrar un gabinete surrealista que nunca jaló parejo.

 

·         Las alabanzas que le merece el desempeño macroeconómico del gobierno previo, que comparto plenamente, soslayan reconocer que fue un éxito del secretario de Hacienda Francisco Gil Díaz, quien por cierto no fue la primera persona en la que pensó Fox para el puesto, y a quien Castañeda intrigó y trató de perjudicar.

 

·         Aplaude a Fox “por no haber recurrido a la sangrienta represión…de sus predecesores” ilustrando de nuevo esa lamentable confusión, conocida como el síndrome del ’68, entre aplicar la fuerza en forma legítima para hacer cumplir la ley, a lo que está obligado cualquier gobierno serio, con el uso de la represión.

 

·         Alude en forma incoherente a la debacle de Oaxaca afirmando que es un problema “más insoluble” que sólo echarle la culpa a Fox, sin reconocer que el ex-jefe que abandonó a medio camino es por lo menos uno de los directamente responsables.

 

·         Afirma que conflictos como el de Oaxaca se deben a que el sistema corporativista, con sus monopolios públicos, privados, sindicales y políticos, ideado por el PRI no ha sido derribado. Independientemente que Castañeda muestra su ignorancia de lo que es un monopolio, al afirmar que lo son empresas como Bimbo y Banamex/Bancomer (citados como si fueran un duopolio), evidencia su egocentrismo cuando sugiere que el sistema político frena una auténtica competencia ¡porque le impidió a él contender por la presidencia!

 

·         A continuación critica a los sindicatos, incluido el de trabajadores de la educación. ¿Se le habrá olvidado del apoyo que le dio Elba Esther Gordillo en sus aventuras políticas?

 

No podía Castañeda dejar de echarle flores a la política exterior que el forjó, como si haber puesto el tema migratorio en la agenda representara un gran éxito cuando, como hemos visto, fue un completo fracaso en el que ni él ni Fox llegaron a probar la enchilada que exigía se le sirviera completa.

 

Menos mal que el único daño que puede hacer ahora Castañeda con sus lecciones se limita a sus estudiantes de la Universidad de Nueva York y no al gobierno de Felipe Calderón.


 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus