MIÉRCOLES, 17 DE ENERO DE 2007
El diablo y el mercado (I)

¿Usted cree que la economía mexicana entrará en recesión en los próximos meses?
No
No sé



“Incluso si la ausencia de gobierno realmente significara anarquía en un sentido negativo y desordenado, que está lejos de ser el caso, incluso entonces, ningún trastorno anárquico podría ser peor que la posición a la que el gobierno ha dirigido a la humanidad.”
Leon Tolstoy

Edgar Piña







“Desde mediados del siglo antepasado, el XIX, emergió una religión que se basa en dos dualidades principales. Una de ellas es: por un lado el trabajo y por el otro el capital. La otra dualidad es: por un lado el gobierno y por otro el mercado.”


En esta ocasión invito al lector a un breve esfuerzo reflexivo. La idea es remontarse a la noche de los tiempos, cuando aún no se creaba la civilización. En aquellas formas de sobrevivencia del hombre prehistórico, los individuos encontraron que sus vidas eran más seguras si se unían en cooperación con otros individuos de su misma especie.

 

Un hombre aislado era débil y vulnerable y no era capaz de enfrentarse aún a cachorros de otros animales, pero en grupo los individuos adquirían la capacidad de derribar hasta un mastodonte adulto. A partir de este descubrimiento nacieron las asociaciones humanas.

 

No mucho tiempo después de este avance, los hombres descubrieron que la cooperación es imposible si cada quien actúa a voluntad sin preocuparse por los otros. Esto dio lugar a la elaboración de las reglas y leyes, cuyo propósito consistió en evitar el desorden y el conflicto.

 

Pero el problema de las reglas de convivencia es que no tienen sentido si los individuos tienen la posibilidad de violarlas cuando les plazca y eso llevó a nuestros ancestros a la necesidad de asegurar el cumplimiento de las normas mediante el castigo a quien no las cumpliera.

 

Este sistema de organización primitiva debió de haber funcionado mucho mejor que cualquier otro que no observara reglas de convivencia entre los individuos y las familias, pero todavía existía otro problema: el hombre estaba tentado a infringir las leyes –y con frecuencia lo hacía- cuando no existieran testigos del delito, debido a que nadie sabría del hecho o nadie estaría seguro de la identidad del responsable de la violación.

 

Es en esta etapa cuando es posible encontrar el nacimiento de las deidades invisibles, omnipresentes y omniscientes, es decir que, a pesar de que el hombre no las puede ver, están en todos lados y todo lo saben. La función de estas divinidades era completar el marco de la convivencia en sociedad y dio lugar al establecimiento de las religiones.

 

Todas las religiones se basan en una dualidad, es decir, siempre hay un ser sobrenatural bueno, generoso y poderoso, y otro malévolo y perverso que lucha por deshacer lo que el otro construye.

 

Desde mediados del siglo antepasado, el XIX, emergió una religión que se basa en dos dualidades principales. Una de ellas es: por un lado el trabajo y por el otro el capital. La otra dualidad es: por un lado el gobierno y por otro el mercado.

 

Esta relativamente nueva religión o más bien sus predicadores pregonan por todos los medios a su alcance –que no son pocos, por cierto- que el mercado es el culpable de todos los males y que es el capitalismo el causante de todas las desdichas que abruman a los pueblos.

 

Por fortuna no toda la población mundial es practicante de la religión marxista y existen personas que piensan que la también llamada enfermedad del izquierdismo tendrá que desaparecer paradójicamente junto con los cadáveres de los profetas mayores que subsisten en el siglo XXI: Fidel Castro, Kim Zong II y Hugo Chávez. Pero no es de ellos de lo que se trata esta colaboración, sino de su contrario, es decir, el capitalismo y el mercado. (Continuará)

• Liberalismo

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus