VIERNES, 19 DE ENERO DE 2007
Popol Vuh reloaded

¿Usted considera que la renuncia de Evo Morales a la presidencia de Bolivia es un golpe de estado?
No
No sé



El punto sobre la i
“La barrera infranqueable del ejercicio de los derechos de cada cual deben ser los derechos de los demás, que nos imponen el deber de respetarlos, deber que debemos asumir libremente. El que no todos estén dispuestos a asumirlo es la razón de ser del Estado.”
Félix de Jesús


Más artículos...
Ricardo Valenzuela
• El Estado ha iniciado su putrefacción

Arturo Damm
• ¿Desconfianza = desilusión?

Isaac Katz
• Protección de los derechos de propiedad

Arturo Damm
• Causa objetiva, razón subjetiva

Víctor Hugo Becerra
• Lula sigue siendo un ladrón

Arturo Damm
• Menor bienestar

Victor H. Becerra y Miguel A. Cervantes
• México aún necesita más, mucho más libre comercio


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Isaac Katz







“Para que dejen de ser pobres es indispensable que dejen de producir maíz.”


Y relata el Popol Vuh:

 

“Estos son los nombres de los animales que trajeron la comida: Yac [el gato de monte], Utiú [el coyote], Quel [una cotorra vulgarmente llamada chocoyo] y Hoh [el cuervo]. Estos cuatro animales les dieron la noticia de las mazorcas amarillas y las mazorcas blancas, les dijeron que fueran a Paxil y les enseñaron el camino de Paxil.

 

“Y así encontraron la comida y ésta fue la que entró en la carne del hombre creado, del hombre formado; ésta fue su sangre, de ésta se hizo la sangre del hombre. Así entró el maíz [en la formación del hombre] por obra de los Progenitores.

 

“Y de esta manera se llenaron de alegría, porque habían descubierto una hermosa tierra, llena de deleites, abundante en mazorcas amarillas y mazorcas blancas y abundante también en pataxte y cacao, y en innumerables zapotes, anonas, jocotes, nances, matasanos y miel. Abundancia de sabrosos alimentos había en aquel pueblo llamado de Paxil y Cayalá.

 

“Había alimentos de todas clases, alimentos pequeños y grandes, plantas pequeñas y plantas grandes. Los animales enseñaron el camino. Y moliendo entonces las mazorcas amarillas y las mazorcas blancas, hizo Ixmucané nueve bebidas, y de este alimento provinieron la fuerza y la gordura y con él crearon los músculos y el vigor del hombre. Esto hicieron los Progenitores, Tepeu y Gucumatz, así llamados.

 

“A continuación entraron en pláticas acerca de la creación y la formación de nuestra primera madre y padre. De maíz amarillo y de maíz blanco se hizo su carne; de masa de maíz se hicieron los brazos y las piernas del hombre. Únicamente masa de maíz entró en la carne de nuestros padres, los cuatro hombres que fueron creados.”

 

Esta parte del Popol Vuh que reseña la creación del hombre a partir del maíz, “cae como anillo al dedo” por los acontecimientos recientes en el mercado de maíz y el de la tortilla y es una muestra de por qué, como país, seguimos atados al pasado y en consecuencia sin poder prosperar. Sin dejar de reconocer la importancia que tiene el maíz en la dieta del mexicano, seguir pensando en términos culturales para decidir la política pública, esa idea de que el mexicano está hecho de maíz, es la mejor forma de seguir condenando a una parte significativa de la población, 25 millones de personas, a vivir en la pobreza perpetua. Por más que insistamos en que el maíz es el corazón de la cultura mexicana, no deja de ser una realidad inexorable que México no tiene ventaja comparativa en la producción de maíz. Como apunté en el artículo de la semana pasada, la orografía e hidrografía del territorio nacional no son las que se requieren para la producción intensiva de granos, entre ellos el maíz. A esto hay que agregarle que una parte importante de la producción agrícola se hace de manera notoriamente ineficiente bajo el sistema ejidal, además de la atomización de la tierra en muy pequeñas unidades productivas (el minifundio) que condenan al campesino mexicano a cosechar en cuatro o cinco hectáreas, con una tecnología de producción obsoleta, la cantidad suficiente de maíz para su autoconsumo, en el mejor de los casos, por no más de seis o siete meses. Es un arreglo institucional que lo condena a él y su familia a vivir perpetuamente en la pobreza.

 

Insistir en mantener este arreglo institucional de propiedad de la tierra, subsidiando a estos campesinos para que sigan produciendo maíz, sin reconocer que es más barato importarlo de aquellos países que sí tienen ventaja comparativa en la producción de este grano, es una muy mala política pública. Mantener a los campesinos arraigados en su terruño, esclavizados a su pedacito de tierra, viviendo como lo han hecho sus ancestros por varios siglos, es carecer de una visión de un futuro próspero para México. La solución al problema de un elevado precio de la tortilla no pasa por fortalecer, mediante subsidios, la producción de maíz en el minifundio, como tampoco es la solución al gravísimo problema de pobreza que aqueja a esta enorme cantidad de mexicanos. Para que dejen de ser pobres es indispensable que dejen de producir maíz.

• Tortilla

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus