MIÉRCOLES, 31 DE ENERO DE 2007
Esos gallos quieren mais

¿Considera usted que, en caso de logar su registro, “México Libre” es una alternativa viable para tener una oposición fuerte?
No
No sé



El punto sobre la i
“Por mucho que nos duela a los liberales, ninguna Constitución es garantía de la libertad.”
Carlos Rodríguez Braun


Más artículos...
Manuel Suárez Mier
• El misterio chileno

Arturo Damm
• Capitalismo de compadres (II)

Asael Polo Hernández
• ¿Liquidar o estabilizar?

Arturo Damm
• Capitalismo de compadres (I)

Ricardo Valenzuela
• Mexicanos, ustedes no merecen ser libres

Arturo Damm
• Capitalismos

Isaac Katz
• Viejos pobres (I)


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Fernando Amerlinck







“Y es que ahora los controles de precios, los salarios de emergencia, los precios de garantía y la cerrazón de fronteras sí traerán prosperidad, abundancia y justicia porque para bien de todos, primero los pobres.”


En un lugar del cuadrante de radio, un perredista de cuyo nombre no puedo acordarme se quejaba de las tortillas; y no se le secó el cerebro porque dudo que de eso tenga, ni vino a perder el juicio porque nadie pierde lo que nunca ha tenido.

 

Declaró ese implacable crítico del gobierno federal (único culpable del precio de la tortilla, como es obvio y conocido) que la política económica ha desbocado la cantidad de tortillerías: ya son casi el doble que hace unos años. Soltaba su santa indignación porque, según él, los tortilleros ganan por kilo de tortilla como 40 centavos menos que antes. Y eso perjudica al pueblo.

 

Crece la oferta de tortillerías; ganan menos los comerciantes tortilleros, y eso daña nada menos que ¡al consumidor! En su próxima, sesuda declaración radiofónica, se lanzará contra los monopolios.

 

Otro esclarecido perredista, otrora candidato a la presidencia, sigue exigiendo (para bajar de precio las tortillas) prohibir toda importación de maíz y abjurar del demoníaco Tratado de Libre Comercio en ese grano. Muy lógico: si sólo hay maíz mexicano se reduce la oferta. Por tanto, los precios serán baratos para los consumidores; y al mismo tiempo, obtendrán un precio justo por sus cosechas los orgullosamente mexicanos campesinos.

 

La lógica del PRD es impecable; su teoría económica, lógica y maciza. Recuerdo una anécdota de Ikram Antaki, sorprendida porque en un mercado callejero le vendían un vestido completo a la mitad de precio de una falda de la misma tela. Preguntó ¿por qué? Le contestaron: “pues por eso…”

 

Obvio; por eso hay que cambiar la política económica. ¡Por eso! Por eso los políticos de tan lógico pensamiento proponen hacer lo mismo que empobreció brutalmente al pueblo en un mundo de escasez en los años 70 y 80, pero (lógicamente) esperan que pasen cosas diferentes de las que pasaron entonces. Y es que ahora los controles de precios, los salarios de emergencia, los precios de garantía y la cerrazón de fronteras sí traerán prosperidad, abundancia y justicia porque para bien de todos, primero los pobres. Por eso.

 

No sé si por eso, esos gallos ya no tienen plumas. Pero cómo les gusta el mais, al conocido estilo de don Porfirio, que aplacaba las ansias de todo pedinche molesto poniéndolo dentro del presupuesto, tras detectar, a su oaxaqueño estilo, “ese gallo quiere mais”.

• Tortilla

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus