JUEVES, 1 DE FEBRERO DE 2007
Analizando la prosperidad

¿Usted considera que la política debe estar por encima de la economía?
Sí, la política debe estar por encima de la economía
No, la economía debe estar por encima de la política
No, la economía debe estar al margen de la política
No sé



El punto sobre la i
“Mercado significa libertad para producir y libertad para consumir. Atacarlo es atacar la autonomía de la voluntad.”
Antonio Escohotado


Más artículos...
Víctor Hugo Becerra
• Amando a tu verdugo

Arturo Damm
• ¿Opinan de más?

Santos Mercado
• El capitalismo lo inventaron las mujeres

Arturo Damm
• Tasa a la baja

Erika Donjuán y Miguel A. Cervantes
• Rigidez laboral en México (II)

Manuel Suárez Mier
• Populismo expulsa expertos

R. Salinas y C. Reyes







“En sociedades que fomentan los principios que sustentan a la libertad económica, se tiende lograr un mayor nivel de desarrollo.”


La década de los 90s vivió un episodio turbulento, si bien determinante, en materia del modelo de desarrollo. La fórmula, primero popular, después inmensamente impopular, se llegó a denominar el consenso de Washington. La frase, por demás, es curiosa, ya que hay elementos que ni son parte de un consenso, ni son objeto de una geografía específica; por ejemplo, el equilibrio fiscal, y quizá también, la apertura comercial. Es más claro, más limpio, hablar de una serie de condiciones para lograr la prosperidad

 

Las críticas al supuesto modelo neo-liberal nacen más de complejos, de emociones encontradas, de vísceras políticas, que de una visión crítica analítica basada en los hechos, así como los conceptos. Por otro lado, hay mandatarios, ilustres ejemplos de la izquierda progresista, como Ricardo Lagos, que aplauden y abanderan las causas de la estabilidad, la apertura, la disciplina fiscal; mientras que otros, supuestos casos de la derecha desalmada, como George Bush (tanto padre como hijo), han adoptado políticas proteccionistas, y han generado un fuerte problema económico mundial por medio de los enormes desequilibrios fiscales, o sea, por una política de indisciplina tanto en el gasto como en los ingresos.

 

Hace unos años, el investigador Alan Reynolds propuso analizar una serie de cinco condiciones necesarias para lograr mayor prosperidad: estabilidad de precios, apertura en el comercio exterior, un sistema de precios determinados por oferta y demanda, un sistema de impuestos que maximice la recaudación, sin lesionar los incentivos económicos, tanto laborales como empresariales, y un marco de derechos de propiedad bien definidos. Estos criterios parecían explicar los casos de éxito económico contemporáneo, ya sea Irlanda, o Estonia, o Nueva Zelanda, ciertamente Chile, Hong Kong, y posiblemente ciertos cambios observados en los dos gigantes de la transformación geo-económica moderna, o sea, India y China. La conclusión es que los criterios de Reynolds no discriminan entre geografías, o niveles de desarrollo, o tamaño nacional.

 

Posteriormente, estos criterios encontraron un análisis mucho más detallado, con mucho mayor contenido empírico, en los índices de libertad económica. La conclusión es la misma: a mayor libertad económica, bien entendida y bien implementada, hay mayores probabilidades de alcanzar mayores niveles de desarrollo (en salud, en educación, en tasas de mortalidad, en bienestar económico, en distribución de ingreso). Por lo menos, parece existir una poderosa relación estadística entre estas variables. La versión más reciente, por ejemplo, de Economic Freedom of the World (www.freetheworld.com) sostiene que países con mayores niveles de libertad económica tienen, en promedio, mejor desempeño en los principales indicadores de desarrollo. Por ejemplo, los países “más libres” cuentan con un ingreso por habitante cercano a 24 mil dólares, mientras que las economías “menos libres” alcanzan un ingreso por habitante promedio de 3 mil dólares. Por otro lado, las economías más libres observan tasas de crecimiento promedio bastante superiores a las tasas dadas en los países menos libres, así como tasas de desempleo abierto promedio menores. Además, parece existir una relación similar entre los niveles de libertad económica y los niveles de corrupción. Estos son resultados de investigación empírica, no de ideología preconcebida.

 

Ello no significa que exista una relación causal directa entre libertad económica y los niveles de desarrollo, pero sí refleja suficiente evidencia para identificar su altísimo nivel de asociación. En sociedades que fomentan los principios que sustentan a la libertad económica, se tiende lograr un mayor nivel de desarrollo.

 

Así debemos contemplar la problemática de desarrollo, pobreza y distribución del ingreso. Así lo haremos en futuras colaboraciones…

• Libertad económica

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus