MIÉRCOLES, 9 DE NOVIEMBRE DE 2005
Desempleo: Hace mucho frío allá fuera...

¿Considera usted que, en caso de logar su registro, “México Libre” es una alternativa viable para tener una oposición fuerte?
No
No sé



El punto sobre la i
“Por mucho que nos duela a los liberales, ninguna Constitución es garantía de la libertad.”
Carlos Rodríguez Braun


Más artículos...
Isaac Katz
• Viejos pobres (I)

Arturo Damm
• Contubernio entre poderes

Víctor Hugo Becerra
• México: País de esclavos

Arturo Damm
• Los dos poderes

Manuel Suárez Mier
• Hacia la elección de 2020 en EU

Arturo Damm
• Empresarios

Asael Hernández
• ¿Cómo invierten los empresarios en épocas de bonanza económica y en épocas de crisis?


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Ricardo Medina







“No faltará quien piense que es maravilloso que en Francia el salario mínimo sea equivalente al 61% de la media de todos los salarios del país. Se equivoca: Es una pesadilla que explica muchas cosas… Veamos por qué.”


Johan Norberg, libertario sueco promotor y partidario de la globalización y del verdadero libre comercio despacha ayer en su blog (ver http://www.johannorberg.net/), en un párrafo magistral, una de las explicaciones más lúcidas que he leído sobre las causas detrás de las turbulentas jornadas de violencia social que vive Francia.

 

Escribe Norberg: “61%. Si yo tuviera que explicar el problema francés con un solo número ése sería”. Y explica que el salario mínimo en Francia es 61% de la media de los salarios de ese país. Eso significa que si tu productividad es sólo 60% de la productividad media de quienes tienen trabajo en Francia –y lo es por tu falta de educación y escolaridad, por tu falta de experiencia o por tus insuficientes conocimientos del idioma francés- es prohibitivo contratarte para cualquier trabajo. Entonces, probablemente nunca tendrás la oportunidad de adquirir, mediante un empleo, las destrezas, los conocimientos y la experiencia que te hace falta. Y concluye lacónico: You are out in the cold”. Afuera, en el desempleo permanente, muriéndote de frío.

 

(Para comparar la cifra mágica de 61% en Francia, ese mismo indicador –relación entre el salario mínimo y la media de los salarios del país- es de 36% en Estados Unidos y de 43% en Canadá. Las cifras citadas por Norberg provienen de la investigadora Jennifer Buckingham en “State of the Nation. An Agenda for Change”, The Centre for Independent Studies de Australia. Ver: http://www.cis.org.au/ ).

 

No dudo que algún promotor de la demagogia social-burócrata (elija usted a su favorito) nos diría que es maravilloso que Francia sea una sociedad tan igualitaria que el obrero más mal pagado en la economía formal apenas esté 39 puntos porcentuales por debajo de la media de los salarios nacionales.

 

Lo que NO nos dirá el promotor de la demagogia es que gracias a esa “maravillosa conquista social” del salario mínimo elevado hay en Francia millones –y contando, a causa de la migración-  que mal subsisten en la economía “negra” o en la abierta delincuencia porque les resulta imposible encontrar un empleo e integrarse a la economía, a la convivencia social y a las leyes francesas.

 

Hay más (por ejemplo la incapacidad de hipertrofiada educación pública francesa para conectar con la productividad, así como el hipócrita racismo que se respira en la “tolerante” Francia), pero quedémonos por lo pronto con la cifra mágica de 61% y con la evidencia de que algunas “conquistas laborales y sociales” (como el salario mínimo) se vuelven armas letales contra los más pobres.

 

Hace mucho frío allá fuera y, en la desesperación, uno podría comprar cualquier veneno al primer agitador astuto que nos venda la revuelta social como solución instantánea.


 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus