JUEVES, 15 DE FEBRERO DE 2007
Gobernadores aspirantes

¿Usted considera que las acciones del actual gobierno concuerdan con sus propuestas de política industrial?
No
No sé



El punto sobre la i
“El dinero en efectivo es una garantía de libertad individual, por su eficiencia, versatilidad, irrastreabilidad y anonimato.”
Víctor H. Becerra


Más artículos...
Víctor Hugo Becerra
• México: Dictadura Legal

Arturo Damm
• Lo bueno

Manuel Suárez Mier
• Más del culto a la personalidad

Arturo Damm
• El mínimo crecimiento

Luis Pazos
• Aborto, ¿derecho o delito?

Arturo Damm
• Consumo, a la baja

Ricardo Valenzuela
• El recinto de las Malas Ideas


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Manuel Suárez Mier







“Resulta importante analizar a los gobernadores que pretenden la nominación de sus partidos: Bill Richardson, mandatario Demócrata de Nuevo Mexico, y Mitt Romney quien fue hasta hace unos meses gobernador Republicano de Massachusetts.”


Hasta hoy he revisado a cinco pretendientes presidenciales de los dos principales partidos políticos de Estados Unidos. Tres de ellos, McCain, Hillary y Obama, son senadores. Otro más, Edwards, lo fue, además de haber sido candidato a la vicepresidencia. El quinto, Giuliani, fue alcalde de Nueva York.

 

Sin embargo, cuatro de los últimos cinco presidentes de EU han provenido de las gubernaturas de estados importantes, como Texas (George W. Bush), California (Ronald Reagan) y Georgia (Jimmy Carter). Bill Clinton gobernó Arkansas, un estado menor en comparación con los anteriores.

 

Es por ello que resulta importante analizar a los gobernadores que pretenden la nominación de sus partidos: Bill Richardson, mandatario Demócrata de Nuevo Mexico, y Mitt Romney quien fue hasta hace unos meses gobernador Republicano de Massachusetts.

 

Ambos candidatos resultan interesantes por la variedad de papeles que han desempeñado. Richardson, de madre mexicana, vivió en el D.F. hasta su adolescencia, y ha sido diputado, secretario de Energía, embajador ante la ONU y desde hace cuatro años, gobernador.

 

En sus 14 años como diputado mantuvo una intensa actividad internacional y adquirió fama de buen negociador al conseguir liberar norteamericanos detenidos en Irak, Sudán y Corea del Norte. También hizo una gallarda defensa de las causas de los indios americanos.

 

Como gobernador de Nuevo Mexico, Richardson ha tenido un desempeño sobresaliente alentando el rápido desarrollo de su estado mediante inversión pública en obras de infraestructura y creando un clima propicio para atraer inversión privada. Su excelente labor fue reconocida el año pasado por los votantes que lo reeligieron con el mayor margen en la historia de su estado.

 

Romney, por su parte, es una anomalía en la política de EU. Hijo de un exitoso gobernante de Michigan hace tres décadas, recién terminó un período como gobernador Republicano de Massachusetts, estado dominado por Demócratas, que hace dos años aportó al candidato presidencial derrotado, John Kerry.

 

Romney tuvo un buen desempeño como gobernador, eliminó el déficit fiscal al tiempo que alentó crecimiento económico más acelerado. Quizá su mayor éxito fue adoptar un plan de cobertura médica universal con subsidios estatales para las personas de menores ingresos pero sin efectos fiscales negativos.

 

El aspecto más inusual de Romney es su exitosa trayectoria como empresario, haciendo fortuna en empresas de consultoría en administración y en banca de inversión de capital privado, además de haber presidido el comité organizador de los Juegos Olímpicos Invernales de Salt Lake City, donde revirtió lo que prometía ser un desastre y terminó generando utilidades.

 

Mientras que Richardson es católico, lo que no es obstáculo para llegar a la Casa Blanca desde que John Kennedy lo consiguió, Romney es mormón y algunos observadores especulan que ello puede resultar un impedimento con los evangélicos y la extrema derecha Republicana.

 

Pero en última instancia, el principal reto para estos aspirantes será conseguir los fondos para montar campañas competitivas ante opositores con mucha plata disponible.

• Elecciones EU 2008

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus