MIÉRCOLES, 14 DE MARZO DE 2007
Revanchismo político, factor que limita la actividad económica

¿Usted cree que es buen momento para realizar inversiones en México?
No
No sé



El punto sobre la i
“Si del derecho a la vida se desprende el derecho a defenderla, del derecho a defenderla, ¿no se desprende el derecho a la portación de armas?”
Félix de Jesús


Más artículos...
Manuel Suárez Mier
• Propaganda, censura y autocracia

Arturo Damm
• Progreso social, ¿hacia dónde?

Luis Pazos
• Pemex: ideologías contra aritmética

Arturo Damm
• Afirmaciones falaces

Ricardo Valenzuela
• Unión de Estados Americanos Socialistas (II)

Arturo Damm
• ¿Otra tenencia?

Víctor Hugo Becerra
• El gobierno de López Obrador, un fracaso


Pulsaciones...
• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Raúl Díaz-Jandete







“Mientras en México nos perdemos en el revanchismo político, otras economías como las asiáticas continúan creciendo a tasas del 9%, lo que implica que en 25 años estarán produciendo 7 veces lo que hoy producen. En México, de seguir con las tasa de crecimiento que hoy tenemos, no seremos capaces siquiera de duplicar la producción.”


La llegada de Felipe Calderón a la presidencia de México sin duda que fue favorable para la economía mexicana, dada la situación preelectoral que reinaba semanas antes de las elecciones, y en las que el principal contendiente, López Obrador, parecía tener serias posibilidades de obtener el triunfo.

 

Durante el primer semestre de 2006 la “incertidumbre política” constituía uno de los principales factores que los analistas consideraban como limitante del ritmo de la actividad económica; situación que hacia septiembre de ese mismo año cambió, dando lugar ahora a “la ausencia de reformas estructurales” como el principal factor que limitaría la actividad económica según se puede observar en la encuesta de expectativas del sector privado que publica Banco de México.

 

Las expectativas en la economía mexicana cambiaron favorablemente con la llegada de Calderón al poder, y es que su plataforma política era la más viable para lograr los niveles de desarrollo y crecimiento que tanto necesita nuestro país, cuestión que los mercados reflejaron mejorando las expectativas. Sin embargo esta mejora en las expectativas no fue del todo significativa, sobre todo cuando observamos el dato de crecimiento que se espera para la economía mexicana para los próximos años, pronóstico que no es muy alentador al observar que dicho dato no rebasa siquiera un 4%.

 

Lo anterior nos lleva a preguntarnos si la victoria de Calderón no era razón suficiente para mejorar la expectativa de crecimiento de la economía mexicana para los próximos años. La respuesta claramente es no, y ello se debe en gran medida a que los mercados y los analistas internacionales aún necesitan ver lo que la actual administración será capaz de hacer, para ahora sí, en función de ello, ir reflejando en el corto y mediano plazo la confianza en la economía mexicana.

 

Pero justamente allí comienza el problema, a poco más de 100 días de gobierno, la administración de Calderón ciertamente ha dado pasos importantes y ha podido llevar a cabo acciones que pretenden ir sentando el terreno para conseguir otros objetivos tales como las reformas estructurales; pero entidades como el Senado se están encargando de sabotear este tipo de esfuerzos en aras de retrasar aún más el largo camino para lograr niveles de crecimiento sostenido.

 

En días pasados con asombro fuimos testigos de un hecho sin precedentes en la historia de este país cuando el Senado, en un acto por demás revanchista e irracional, rechazó la designación de Carlos Hurtado como Subgobernador del Banco de México, restando con ello autonomía al organismo y lanzando una señal por demás negativa a los mercados tanto nacionales como internacionales.

 

Los argumentos utilizados ya se han discutido en varios foros y por diversos analistas, apuntando todos ellos a que no existe un sustento real y de peso en tales premisas. Por su parte, los senadores panistas trataron, sin éxito, de convencer a legisladores de oposición de lo irracional de sus argumentos.

 

Es verdaderamente lamentable ver que como producto de nuestra endémica democracia pueden darse este tipo de sucesos, que lo único que logran es frenar aún más el tortuoso camino hacia el logro de las condiciones necesarias para que este país logre salir de la mediocridad económica (y de otros órdenes) en la que nos encontramos sumidos.

 

¿Cómo pues podemos pedir a los mercados que mejoren sus expectativas respecto al futuro inmediato de México?, total, ¿qué importa que la Junta de Gobierno del Banco de México sesione con cuatro miembros y no con cinco como debe ser?, total, uno más uno menos, no pasa nada, al fin y al cabo que el logro de la estabilidad de precios no es un objetivo primordial para el logro de otros objetivos.

 

Y mientras en México sucede esto, en otras economías como las asiáticas, y concretamente en China, continúan creciendo a tasas del 9%, lo que implica que en 25 años estarán produciendo 7 veces lo que hoy producen, mientras que México, de seguir con las tasa de crecimiento que hoy tiene, en 25 años no será capaz siquiera de duplicar su producción.

 

Ojalá que todos los actores políticos y económicos de este país dejen a un lado revanchismos y disputas absurdas y se pongan a trabajar seriamente en lo necesario para lograr los niveles de crecimiento y desarrollo que nos sacarán de la pobreza, en todos los sentidos, en la que estamos sumidos.


 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus