LUNES, 19 DE MARZO DE 2007
La izquierda mexicana: Puentes al abismo

¿Usted cree que la economía mexicana entrará en recesión en los próximos meses?
No
No sé



“Incluso si la ausencia de gobierno realmente significara anarquía en un sentido negativo y desordenado, que está lejos de ser el caso, incluso entonces, ningún trastorno anárquico podría ser peor que la posición a la que el gobierno ha dirigido a la humanidad.”
Leon Tolstoy

Ricardo Medina







“Entre otras cosas que le fallan a la “izquierda” en México, está la ingeniería. Los improvisados y peligrosísimos puentes para peatones en la capital del país –residuos de un desgobierno enfrascado en la conquista del poder absoluto- simbolizan tal extravío.”


No me queda claro por qué, pero se ha dicho que México necesita de una izquierda moderna. Vale. Aunque sería bueno saber de dónde surge tal necesidad y qué se entiende por “moderna”. De lo que no cabe duda es que a México le estorba mucho una izquierda como la que tenemos, agrupada bajo la presuntuosa denominación “Frente Amplio Progresista” aunque de hecho actúe como un “Frente Estrecho y Retardatario”.

 

En estos días tal izquierda ha dado muestras variadas de su incapacidad para construir –o hacer que le construyan- puentes confiables. No sólo se trata de la grave caída de dos de las muchas personas que se ven precisadas a usar los puentes que se improvisaron para los peatones, a causa del dispendioso adefesio de concreto que el señor López se mandó fabricar. No. Se trata de una incapacidad insalvable del PRD y de sus oportunistas apéndices para “llegar al otro lado”.

 

¿Por qué cruzó el peatón el puente? La respuesta del maestro Pero Grullo: Para llegar al otro lado. Para eso se hacen los puentes. Para el PRD “llegar al otro lado” –digamos llegar a ser esa encarecida izquierda moderna de la que tanto se habla- se ha vuelto una tarea imposible.

 

Tómese, por ejemplo, el visceral rechazo a la propuesta de reformas al sistema de pensiones del ISSSTE. ¿Cuál es la alternativa que ofrece el PRD ya que se opone a sumarse a la construcción de ese puente para salvar al ISSSTE, salvar las pensiones de los burócratas y salvar a las finanzas públicas?

 

No se sabe. Pero sólo podría haber dos opciones en lugar de la que hoy un frente amplio de partidos –esos sí- propone: 1. No hacer nada, dejar que el ISSSTE reviente y terminar de una vez con todas con cualquier “seguridad social” –la opción más “derechista” que se pueda imaginar- o: 2. Desatar deliberadamente una hiperinflación que licúe las deudas y convierta las pensiones de los burócratas, y los salarios de todos, en nada; pero eso sí: amortice aceleradamente los pasivos del gobierno.

 

¿Cuál de esos dos puentes al abismo nos propone el “Frente Amplio Progresista”?


 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus