MIÉRCOLES, 21 DE MARZO DE 2007
Lección de economía 1

La decisión de López Obrador de liberar al hijo del "Chapo" Guzmán recién capturado fue...
Un acierto
Un error
No sé



El punto sobre la i
“Todo gobierno, por supuesto, va contra la Libertad.”
H.L. Menken


Más artículos...
Roberto Salinas
• Populismo en América Latina

Arturo Damm
• Narcotráfico (III)

Arturo Damm
• Narcotráfico (II)

Víctor Hugo Becerra
• México: Del Estado fallido al Estado vencido

Arturo Damm
• Narcotráfico (I)

Manuel Suárez Mier
• Estancamiento sincrónico

Arturo Damm
• Riqueza


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Rigoberto Stewart







“En el proceso de intercambio de bienes y servicios, vender caro y comprar barato es la fórmula para el enriquecimiento, y es lo que hace cada una de las partes cuando el intercambio se da en forma voluntaria y sin intervención de terceros.”


Al principio, el ser humano resolvió sus necesidades de consumo en autosuficiencia, es decir, cada individuo o unidad familiar se proveía por sí misma todo lo que necesitaba. Con el tiempo, descubre el maravilloso principio de especialización e intercambio, más o menos de la siguiente manera. Juan y Miguel producen y consumen ropa y leche en autosuficiencia (el insumo básico utilizado son las horas de trabajo). Juan es hábil para la sastrería, pero no para la lechería: hace un pantalón en una hora; pero necesita 10 horas para producir un litro de leche. Miguel tiene las habilidades invertidas: produce un litro de leche en una hora; pero requiere 10 horas para producir un pantalón. Al darse cuenta de esto, Miguel le dice a Juan: “en lugar de gastar 10 horas para obtener un litro de leche, haz 10 pantalones, y yo, en lugar de gastar 10 horas para hacer un pantalón, haré 10 litros de leche. Yo te doy la leche y tú me das los pantalones. Así, con los mismos recursos, ambos obtendremos 10 veces más de lo que obteníamos”. La productividad de esos recursos se multiplica por 10; su consumo también.

 

Principio básico del enriquecimiento (PBE). En el proceso de intercambio de bienes y servicios, vender caro y comprar barato es la fórmula para el enriquecimiento, y es lo que hace cada una de las partes cuando el intercambio se da en forma voluntaria y sin intervención de terceros. Comprobémoslo. En nuestro ejemplo, a Juan, un pantalón le cuesta 1/10 de litro de leche, y un litro de leche, le cuesta 10 pantalones. A Miguel, un pantalón le cuesta 10 litros de leche; y un litro de leche, 1/10 de pantalón. Ahora, no sabemos qué términos de intercambio van a acordar; pero supongamos que decidan, razonablemente, intercambiar un litro de leche por un pantalón; y veamos cómo se cumple el PBE. Juan vende caro: cada pantalón le cuesta 1/10 de litro de leche y lo vende a 1. Juan compra barato: cada litro de leche le cuesta 10 pantalones y solo paga 1. Miguel vende caro: cada litro de leche le cuesta 1/10 de pantalón y lo vende a 1. Miguel compra barato: cada pantalón le cuesta 10 litros de leche, pero él paga solo 1. En el intercambio voluntario, nadie pierde; todos ganan.

 

Nótese que si uno forma un cerco imaginario alrededor de 10, 100, 1000 o un millón de individuos inmersos, cada uno, en la aplicación del PBE, y los denominamos el país P, el resultado para ese grupo imaginario no variará: el grupo, como un todo, venderá caro y comprará barato.

 

¿Qué dicen los gurúes? Estos son individuos que creen saber más que las personas involucradas en el proceso y, por tanto, se arrogan el derecho de restringir y dirigir el intercambio de bienes y servicios entre ellas. ¿Qué dicen? Juran que el principio opera al revés, y usan la fuerza del Estado para obligar a la mayoría de los participantes a comprar caro (crean monopolios e imponen aranceles y otras barreras al comercio). Hay más. El corolario de comprar caro, es vender barato, pues se producen los bienes equivocados. Así, una gran parte de la sociedad termina vendiendo barato y comprando caro. ¿Podrá una sociedad desarrollarse con base en tanta sabiduría? Jamais, diría el francés.

• Cultura económica

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus