JUEVES, 22 DE MARZO DE 2007
Gasto en investigación y crecimiento

¿Usted cree que es buen momento para realizar inversiones en México?
No
No sé



El punto sobre la i
“Si del derecho a la vida se desprende el derecho a defenderla, del derecho a defenderla, ¿no se desprende el derecho a la portación de armas?”
Félix de Jesús


Más artículos...
Manuel Suárez Mier
• Propaganda, censura y autocracia

Arturo Damm
• Progreso social, ¿hacia dónde?

Luis Pazos
• Pemex: ideologías contra aritmética

Arturo Damm
• Afirmaciones falaces

Ricardo Valenzuela
• Unión de Estados Americanos Socialistas (II)

Arturo Damm
• ¿Otra tenencia?

Víctor Hugo Becerra
• El gobierno de López Obrador, un fracaso


Pulsaciones...
• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Luis Pazos







“La mayor parte del gasto público en educación e investigación en los países subdesarrollados no se tradujo en mejores niveles de bienestar. Una de las causa de ese fracaso es la confusión entre gasto y una verdadera inversión en educación e investigación.”


El Dr. Juan Ramón de la Fuente, Rector de la Universidad Nacional Autónoma de México, pidió un mayor gasto del gobierno en investigación para aspirar a mejores niveles de desarrollo. En principio, el Sr. Rector tiene razón. A mayor gasto en educación e investigación, mayor crecimiento económico; sin embargo diversos análisis muestran que esa relación no ocurre en la mayoría de los países subdesarrollados.

 

Uno de los economistas más reconocidos en la actualidad, William Easterly, actualmente profesor de economía en la Universidad de Nueva York y durante 16 años Senior Adviser del Banco Mundial, demuestra en el libro “En Busca del Crecimiento (The Elusive Quest for Growth)”, que la mayor parte del gasto público en educación e investigación en los países subdesarrollados no se tradujo en mejores niveles de bienestar. Easterly descalifica por sus escasos resultados a los programas del Banco Mundial que destinaron millonarios recursos a los sectores educativos de los países pobres.

 

Una de las causa de ese fracaso es la confusión entre gasto y una verdadera inversión en educación e investigación. En México, al igual que en la mayoría de los países iberoamericanos y africanos, las instituciones educativas y de investigación, financiadas con dinero de los impuestos, se han burocratizado y politizado. Hay gasto no inversión.

 

Aunque algunas instituciones públicas han dado algún resultado, como la UNAM, donde estudié un doctorado e impartí clases por cerca de dos décadas, en la mayoría de las instituciones educativas de los países subdesarrollados no hay una correlación entre los recursos públicos gastados y sus aportaciones sociales reales y cuantificables.

 

Muchas de las instituciones públicas de investigación, como sucedió en décadas pasadas con el Instituto Nacional de Investigaciones Nucleares, han caído en manos de sindicatos radicales o funcionarios que han utilizado los fondos públicos destinados a educación e investigación para acciones partidarias. La politización de varias instituciones educativas públicas es uno de los principales factores que han impedido que se cumpla el principio de que a mayor gasto en educación e investigación, mayor desarrollo económico.

• Educación / Capital humano

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus