Aquelarre Económico
Abr 12, 2007
Manuel Suárez Mier

Banco Mundial en conflicto

Paul Wolfowitz es una de las estrellas intelectuales del movimiento neoconservador, de enorme influencia en el gobierno de George W. Bush. Como subsecretario de Defensa promovió activamente iniciativas como la guerra en Irak, y su nominación para dirigir el BM fue mal recibida por el staff desde un principio.

Inicié ayer algunas reflexiones sobre la evolución que las cambiantes circunstancias obligan a realizar en los principales organismo financieros multilaterales, como el Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Banco Mundial (BM).

 

En ambos casos las reformas son impostergables aunque por razones distintas. El FMI enfrenta el colapso de su cartera crediticia y hoy en día los comentaristas más cínicos, que abundan en el ámbito financiero, proponen que por lo pronto cambie su nombre a Fondo Monetario de Turquía, su único cliente importante.

 

En el caso del BM, a las absurdas concesiones que hiciera su anterior presidente a lo políticamente correcto, como su iniciativa de vincular la religión con la conservación de los bosques, para citar sólo una de sus ocurrencias, hay que sumar el grave conflicto que enfrenta el nuevo líder Paul Wolfowitz.

 

Wolfowitz es una de las estrellas intelectuales del movimiento neoconservador, de enorme influencia en el gobierno de George W. Bush. Como subsecretario de Defensa promovió activamente iniciativas como la guerra en Irak, y su nominación para dirigir el BM fue mal recibida por el staff desde un principio.

 

Ello se debe a que la inclinación ideológica promedio del personal que labora en el BM es de esa izquierda que gusta de ostentarse como protectora de los pobres y sus causas, siempre y cuando ellos gocen de espléndidos salarios, vivan en las mejores zonas de Washington y se transporten en BMW.

 

Además de este rechazo por reflejo ideológico automático, hay otros temas que han empañado los dos años que lleva Wolfowitz al frente del BM. El primero ha sido su insistencia en poner el combate a la corrupción como la prioridad primerísima en la agenda institucional.

 

Muchos en el staff consideran que la única forma de realizar proyectos que son de enorme utilidad para las comunidades más pobres de los países más desamparados, es tolerar cierto grado de corrupción de las autoridades y contratistas locales, que corruptos y todo son los que hay.

 

Una de las consecuencias ha sido suspender trabajos de infraestructura física y social en países atrasados, al no poderse superar la corrupción prevaleciente pues no existen ni las condiciones ni las instituciones sociales y políticas para lograrlo.

 

El otro asunto que tiene al staff del BM en pie de guerra, es la duplicidad que le atribuyen a Wolfowitz, quien define el combate a la corrupción como prioritario, al tiempo que autoriza sueldos y prestaciones extraordinarios para su novia Shaha Riza, funcionaria del BM desde 1997.

 

Si bien la señora Riza hoy trabaja en el Departamento de Estado por el conflicto que representaba su permanencia en el BM presidido por su pareja, su salario lo sigue pagando el Banco y ha recibido elevados aumentos recientes que lo colocan, inclusive, por encima del de la Secretaria Condolezza Rice.

 

Estas distracciones presentan obstáculos graves para emprender las cruciales reformas que se requieren, que discutiré mañana.



Comments powered by Disqus
El punto sobre la i

El problema, para los dictadores, es que no pueden eliminar la libertad del ser humano. Sólo pueden prohibir su ejercicio, prohibición a la que se opone, precisamente, la libertad.

Othmar K. Amagi
Entrar
Encuesta de la semana
México es el 10° país con más habitantes en el mundo, tenemos altos índices de obesidad y de diabetes, así como de hipertensión, ¿cuál sería un resultado que pudiera considerarse un éxito en la estrategia implementada por el gobierno federal contra la pandemia de Covid-19?
Artículos recientes...
Arturo Damm
• Gobierno neutral
Isaac Katz
• La otra tragedia
Arturo Damm
• Estado de chueco
Manuel Suárez Mier
• Relaciones externas en 2020