VIERNES, 13 DE ABRIL DE 2007
No entiende

¿Usted cree que es buen momento para realizar inversiones en México?
No
No sé



El punto sobre la i
“Si del derecho a la vida se desprende el derecho a defenderla, del derecho a defenderla, ¿no se desprende el derecho a la portación de armas?”
Félix de Jesús


Más artículos...
Arturo Damm
• Empresarios

Manuel Suárez Mier
• Propaganda, censura y autocracia

Arturo Damm
• Progreso social, ¿hacia dónde?

Luis Pazos
• Pemex: ideologías contra aritmética

Arturo Damm
• Afirmaciones falaces

Ricardo Valenzuela
• Unión de Estados Americanos Socialistas (II)


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

Isaac Katz







“Si al Senador Beltrones realmente le preocupa que los bancos reduzcan el nivel de las comisiones debería dedicar su tiempo, además de para tomar unas clases de economía introductoria, a analizar dónde hay elementos legales y regulatorios que le encarecen a los bancos su operación, que impiden una mayor competencia así como una mayor eficiencia en el proceso de intermediación bancaria.”


Senador Manlio Fabio Beltrones: “Es tiempo de ir pensando como meterle la mano a controlar este saqueo que están siendo objeto millones de mexicanos que utilizan tarjetas de crédito” (El Economista, 12 de abril de 2007, página 10). Esta joya del Senador deja ver que simplemente no entiende como funcionan los mercados, cómo es que se determina los precios y menos aun las implicaciones que tiene imponer un control sobre estos en cualquier mercado, sea el de la tortilla o el financiero, como él propone que se haga en el caso de las comisiones que cobran los bancos a sus clientes por los diferentes servicios que ofrecen, en particular las relacionadas con las tarjetas de crédito.

 

Los bancos son empresas privadas, que como cualquier otra empresa privada, tienen un objetivo prioritario: maximizar la tasa de rentabilidad sobre el capital aportado por los accionistas, es decir maximizar las utilidades. Para ello, dada la estructura de mercado en la que operan, en donde cada banco en lo individual enfrenta la competencia de las demás instituciones bancarias en los servicios que estos intermediarios ofrecen, así como la competencia de otros intermediarios financieros en determinados productos como son los fondos de inversión, decidirá aquella escala de producción que les permita maximizar sus utilidades, cobrando un precio que les permita en el margen cubrir sus costos y, dado que existe competencia en el mercado bancario, los precios que cobre cada banco en lo individual por los servicios que ofrece, tasas de interés en los créditos o las comisiones que cobre en determinados productos, no diferirán significativamente de banco a banco.

 

En este contexto, en donde los bancos son empresas que ofrecen una variedad de productos, establecer un control de precios sobre algunos de estos, como es el caso de la propuesta del Senador Beltrones, implica introducir una enorme distorsión en el sistema bancario con claros efectos negativos sobre el bienestar de los usuarios del sistema bancario quienes en la actualidad, a diferencia de la opinión del Senador que no es más que eso, una opinión sin sustento, una simple creencia, no son saqueados. De entre los efectos negativos de imponer un techo a las comisiones que cobran los bancos destacan una reducción en el grado de penetración bancaria en la economía, una menor cantidad de recursos que pueden ser destinados al crédito, mayores tasas reales de interés sobre el crédito y una menor calidad del servicio provisto por las instituciones bancarias, todo ello en detrimento del bienestar de los usuarios de la banca y en detrimento del progreso económico del país.

 

Si al Senador Beltrones realmente le preocupa que los bancos reduzcan el nivel de las comisiones debería dedicar su tiempo, además de para tomar unas clases de economía introductoria, a analizar dónde hay elementos legales y regulatorios que le encarecen a los bancos su operación, que impiden una mayor competencia así como una mayor eficiencia en el proceso de intermediación bancaria. Imponer un control de precios tiene muchos efectos negativos y ninguno positivo y claramente no es la solución; los costos serían enormes.

 

• Comisiones bancarias • Control de precios

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus