LUNES, 16 DE ABRIL DE 2007
BM y corrección política

¿Usted considera un triunfo para México el acuerdo al que llegó con Estados Unidos para evitar la imposición de aranceles?
No
No sé



“Incluso si la ausencia de gobierno realmente significara anarquía en un sentido negativo y desordenado, que está lejos de ser el caso, incluso entonces, ningún trastorno anárquico podría ser peor que la posición a la que el gobierno ha dirigido a la humanidad.”
Leon Tolstoy

Manuel Suárez Mier







“Buena parte de la culpa de lo que le ocurre al Banco Mundial se localiza en el gobierno de EU que le impone nuevas obligaciones dependiendo de sus cambiantes prioridades”


Presenté anteriormente algunas poderosas fuerzas que llevan al Banco Mundial a asemejarse cada vez más a una organización caritativa en lugar de un banco de desarrollo, y cómo, de seguir por ese camino, el BM emulará la irrelevancia de la infinidad de agencias de la ONU dedicadas a lo mismo.

 

La corrección política lamentablemente ya se extiende a todos los ángulos de su actividad. Basta visitar su sitio de internet (http://www.worldbank.org) dónde se anuncia que en la reunión de primavera “Africa, la igualdad de género, la fragilidad de los Estados, la ayuda económica y las tendencias globales de la economía y la sociedad, son algunos de los tópicos clave.”

 

Este enfoque ecuménico a los problemas de la sociedad mundial impone severas limitaciones a la efectividad de la institución como banco de desarrollo, pues cada proyecto que se le presenta, además de ser evaluado por su rentabilidad económica y social, tiene que analizarse por su impacto ambiental y antropológico.

 

Además, es necesario poner todo tipo de salvaguardas para evitar problemas de corrupción, lo que impone tardados procedimientos que se ha multiplicado desde la llegada de Paul Wolfowitz. Anota el gran biógrafo del BM, Sebastian Mallaby, que en un proyecto reciente la institución comisionó estudios de impacto ambiental y social que requirieron 19 gruesos tomos.

 

La falta de una misión precisa no es sólo culpa de un staff del BM en constante crecimiento, que se aproxima ya a los 15 mil empleados. Se engendra en presiones políticas de los países miembros que en última instancia son los que aprueban los presupuestos de dónde salen las cuotas que nutren su capital.

 

Buena parte de la culpa de lo que le ocurre al BM se localiza en el gobierno de EU que le impone nuevas obligaciones dependiendo de sus cambiantes prioridades. La década pasada fueron el colapso de Yugoslavia y los conflictos bélicos subsecuentes, que requirieron de un esfuerzo especial del Banco.

 

Más recientemente han sido Afganistán e Irak, dónde se le encargan al BM misiones de reconstrucción en medio del desastre resultante de guerras civiles de intensidad creciente que ocurren en ambos países. Y lo mismo pasa con todas las ocurrencias que tienen los líderes de las naciones desarrolladas.

 

Por ejemplo, el BM ha sido obligado a involucrarse en el combate al SIDA, a pesar que ello supuestamente corresponde a la Organización Mundial para la Salud de la ONU, y se ha metido también en el ámbito educativo –a insistencia del presidente Bill Clinton-, responsabilidad que corresponde a la UNESCO.

 

Estos nuevos encargos, que han extendido el ámbito de acción del BM en infinidad de direcciones, acreditan su mayor eficacia relativa frente a otros organismos internacionales como las dependencias de la ONU, de bien gana fama de ineficaces, a pesar de lo cual nadie propone su desaparición.

 

Mañana plantearé algunas propuestas de solución a los problemas del BM.

 

• FMI / Banco Mundial

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus