MARTES, 24 DE ABRIL DE 2007
Por la despenalización del asalto

El PIB en todo 2019 se contrajo -0.1%. Dado que la política económica de este gobierno no cambiará, ¿cuál es su pronóstico para 2020?
<0%
Entre 0% y 1%
>1%



El punto sobre la i
“Por mucho que nos duela a los liberales, ninguna Constitución es garantía de la libertad.”
Carlos Rodríguez Braun


Más artículos...
Luis Pazos
• Escasez de medicinas en hospitales públicos

Arturo Damm
• El PIB: monto y composición

Ricardo Valenzuela
• El nuevo bufón de América Latina

Arturo Damm
• PIB, cifra definitiva

Isaac Katz
• Viejos pobres (II)

Arturo Damm
• Antineoliberalismo, ¿la solución?

Víctor Hugo Becerra
• No es feminicidio, es falta de Estado de Derecho


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Fernando Amerlinck







“Esta propuesta es de obvia y prioritaria resolución. Ojalá que nuestros responsables, meritorios y esforzados representantes actúen en este tema con la misma prisa que han mostrado para algo tan urgente y unánimemente aprobado por toda la sociedad, como despenalizar el aborto.”


En la ciudad de México mueren demasiadas mujeres debido a asaltos mal practicados. La cantidad de víctimas fatales provocadas por ellos es inadmisible.

 

A pesar de que debemos respetar la libertad de acción de cada quien, no se permite a los asaltantes ejercer la profesión que han elegido. Tienen derecho a decidir qué hacer con su cuerpo, pero la ley interfiere con su proyecto de vida. Urge legalizar el asalto.

 

Lo cierto es que la gente aborta y asalta (hoy que escribo, ambos son delito) independientemente de las leyes. El legislador responsable obedece el mandato supremo de la realidad y debe legalizar lo que ya ocurre.

 

Como a todo derecho corresponde una obligación, habrá que poner fuera de la ley la resistencia al asalto, que lastima al asaltante en un derecho que la ley le debe proteger. Si el asaltado coopera, se evitarán males derivados de la condición delictiva del asalto, que dificultan su ejecución y provocan males evitables como:

 

  • Daño en la propiedad ajena no sujeta a asalto (ejemplo, cristalazos)
  • Lesiones (y hasta muertes) por resistirse o por nerviosismo del asaltante inexperto
  • Uso de armas exclusivas para el Ejército
  • Uso de drogas para darse fuerza

 

Al consolidarse su libre práctica con obligada cooperación del asaltado, incluso las armas serán innecesarias, y además, se evitará el generalizado pericazo: el decir no a las drogas nos brindará la posibilidad de un asalto higiénico, además de profesional.

 

Otra ventaja (como dice Raúl O.A., autor de esta patriótica idea) será la identidad cultural: el padre asaltante puede formar dinastías. La desventaja con los niños abortados es que no pueden seguir el noble ejemplo de sus padres. Además, como bien dice don Raúl, es menos grave el asalto porque el aborto acaba una vida, mientras que con un asalto practicado con higiene y profesionalismo, sólo cambian de manos bienes materiales.

 

El asalto será, como el aborto, decisión personal. Despenalizarlo no implica, como saben nuestros legisladores, obligación de asaltar. La libertad no puede admitir cortapisas.

 

Esta propuesta es de obvia y prioritaria resolución. Ojalá que nuestros responsables, meritorios y esforzados representantes actúen en este tema con la misma prisa que han mostrado para algo tan urgente y unánimemente aprobado por toda la sociedad, como despenalizar el aborto.

• Aborto

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus