JUEVES, 10 DE MAYO DE 2007
¿Aprendimos?

¿Considera usted que, en caso de logar su registro, “México Libre” es una alternativa viable para tener una oposición fuerte?
No
No sé



El punto sobre la i
“Por mucho que nos duela a los liberales, ninguna Constitución es garantía de la libertad.”
Carlos Rodríguez Braun


Más artículos...
Isaac Katz
• Viejos pobres (I)

Arturo Damm
• Contubernio entre poderes

Víctor Hugo Becerra
• México: País de esclavos

Arturo Damm
• Los dos poderes

Manuel Suárez Mier
• Hacia la elección de 2020 en EU

Arturo Damm
• Empresarios

Asael Hernández
• ¿Cómo invierten los empresarios en épocas de bonanza económica y en épocas de crisis?


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Ricardo Medina







“Las atrocidades del totalitarismo, por desgracia, volveremos a cometerlas o a sufrirlas. Tal parece que no aprendimos. Tal parece que millones de “civilizados” seres humanos siguen apostándole, en lo más íntimo, a la exterminación de los contrarios, como quien le apuesta a un purificador sacrificio ritual “por el bien de la causa”.”


Quizá, como escribió Carlos Marín, a partir del martes 8 de mayo de 2007 dejó de haber presos políticos en los reclusorios de la capital mexicana. Se dice y se escribe fácil, pero eso –puntualmente cierto- es una enormidad y una vergüenza.

 

Basta considerar que millones de mexicanos dieron su voto hace unos cuantos meses –con más o menos entusiasmo- para que fuese Presidente del país quien fue, según todas las evidencias, el autor intelectual de esa barrabasada: Andrés Manuel López Obrador.

 

Desde luego este vergonzoso caso mexicano parece minúsculo si se le compara con el conjunto de atrocidades que se cometieron en el siglo XX en nombre de ideologías totalitarias. Empalidece, pero obedece a la misma lógica de que “el bien de la causa” lo justifica todo, incluyendo –si es preciso y si se puede- la eliminación de los “traidores a la causa”.

 

Al final de su valiente y documentado libro sobre el “Gulag” soviético, Anne Applebaum hace un diagnóstico descarnado de la situación actual en Rusia –olvido y desdén mayoritario por los sufrimientos infligidos a millones por la dictadura soviética y, en no pocos casos, añoranza por esos viejos tiempos de mano dura y orgullo nacionalista e imperialista- y advierte que no escribió ese extenso memorial de atrocidades, como dice el cliché, “para evitar que vuelva a suceder”, sino conciente de que volverá a suceder: “Las filosofías totalitarias han tenido y siguen teniendo un gran atractivo para millones de personas. Destruir al ‘enemigo objetivo’, como lo expresó Hannah Arendt, permanece como el fin fundamental de muchas dictaduras. Necesitamos saber por qué –y cada relato, cada recuerdo, cada documento en la historia del Gulag es una pieza del rompecabezas, una parte de la explicación. Sin ellos, un día nos despertaremos y nos daremos cuenta de que no sabemos quiénes somos”.

 

¿Aprendimos? No. No aprendimos. Al menos sepamos reconocer el huevo de la serpiente cuando lo veamos.

• Totalitarismo

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus