LUNES, 21 DE NOVIEMBRE DE 2005
Votar por la libertad

¿Usted considera un triunfo para México el acuerdo al que llegó con Estados Unidos para evitar la imposición de aranceles?
No
No sé



“Incluso si la ausencia de gobierno realmente significara anarquía en un sentido negativo y desordenado, que está lejos de ser el caso, incluso entonces, ningún trastorno anárquico podría ser peor que la posición a la que el gobierno ha dirigido a la humanidad.”
Leon Tolstoy

Isaac Katz







“Cualquier práctica de política económica que coarte la libertad de elección de los individuos, que aleje a los mercados de ser competitivos, derivará en un menor bienestar de la población.”


La libertad de la cual deben gozar los individuos para alcanzar el mayor nivel de bienestar posible, dados los recursos que posean, siempre está bajo ataque por parte de individuos que poco o ningún valor le otorgan a ésta, particularmente por aquellos que buscan mantener un sistema de privilegios así como por aquellos que creen que el socialismo es el camino a seguir, pensamiento resumido en la famosa frase de Trotsky: “El que no obedezca, no come”. Veamos los principales elementos de la libertad que debe existir en materia económica y usted, estimado lector, con base en estos identifique cuales de los partidos políticos y sus respectivos candidatos a contender por la presidencia el próximo año están a favor de la libertad y el progreso y cuáles de ellos están a favor de sojuzgar al pueblo mexicano pisoteándola.

 

Un principio básico de la libertad es que cualquier individuo, mentalmente sano, sabe mejor que nadie otro, qué es lo que más le conviene. El individuo tiene sus propias preferencias sobre cuales necesidades son las que desea satisfacer y, con base en ello, decide qué bienes adquirir, que cantidad de cada uno de ellos comprar, a quién comprárselos y cuando comprarlos. Esta libertad de elección que debe tener los individuos para asignar los recursos escasos que poseen es lo que los lleva a maximizar su nivel de bienestar y el de su familia. Para que esta libertad de elección pueda ser ejercida de manera efectiva, todos los mercados de bienes y servicios tienen que operar en un contexto de competencia tanto interna como frente al exterior es decir, desde una perspectiva de la política económica diseñada y ejercida por el gobierno, ésta tiene que encaminarse a evitar la existencia de monopolios y de prácticas monopólicas, sean éstas gubernamentales (PEMEX, CFE, etc.) o privadas (telecomunicaciones, aviación civil, notarios, distribución de refrescos, etc.), así como eliminar cualquier barrera al libre comercio internacional. Cualquier práctica de política económica que coarte la libertad de elección de los individuos, que le imponga a los individuos las preferencias particulares de un burócrata sobre qué bienes consumir o a quién comprárselos o cualquier otra que aleje a los mercados de ser competitivos, derivará en un menor bienestar de la población.

 

Lo anterior lleva a establecer que así como los individuos deben ser libres para elegir cuál es la canasta de bienes de consumo que desean adquirir, éstos también deben ser libres para elegir cómo asignar los recursos de su propiedad hacia aquél uso que permita maximizar la rentabilidad, ya que esto es lo que les permite generar el máximo ingreso posible para destinarlo a la adquisición de bienes y servicios de consumo. Esta libertad para decidir la asignación productiva de los recursos que cada quién posea, sea capital físico, financiero o humano, implica que la política económica no pueda imponer barreras, particularmente regulatorias, a la libre entrada y salida de recursos de los mercados, sean estos de bienes, de servicios o de factores de la producción. La imposición de este tipo de barreras impide la libre movilidad de los factores de la producción hacia aquellos usos, privados y sociales más productivos, genera rentas extraordinarias para los productores en los mercados protegidos por la regulación y reduce el bienestar de los consumidores.

 

Habiendo establecido la importancia que tiene la existencia de mercados competitivos, otro elemento esencial de la libertad lo constituye el que el gobierno no tiene ningún derecho de quitarle a los individuos parte de su ingreso o su riqueza para transferírselos a otros individuos es decir, el gobierno no puede establecer una política económica redistributiva ya que esto es únicamente un mecanismo para transferirle rentas a individuos o grupos privilegiados, sean una empresa o un grupo particular de productores, un sindicato, etcétera. El gobierno únicamente tiene el derecho de recaudar aquellos recursos que son necesarios para la provisión de bienes públicos y cualquier cantidad extra que se le quite a los individuos a través del sistema impositivo, es simplemente un robo.

 

Con lo anterior, ¿cuál de los partidos o candidatos a la presidencia está efectivamente a favor de la libertad de elección, de mercados competitivos y del libre comercio, y cuál está a favor de mantener privilegios a grupos o individuos particulares y de mantener y proteger monopolios gubernamentales o privados? ¿Votaría por alguien que coarte su libertad de elegir?


 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus