LUNES, 14 DE MAYO DE 2007
El chantaje magisterial del mes de mayo

¿Usted considera un triunfo para México el acuerdo al que llegó con Estados Unidos para evitar la imposición de aranceles?
No
No sé



“Incluso si la ausencia de gobierno realmente significara anarquía en un sentido negativo y desordenado, que está lejos de ser el caso, incluso entonces, ningún trastorno anárquico podría ser peor que la posición a la que el gobierno ha dirigido a la humanidad.”
Leon Tolstoy

Godofredo Rivera







“Los incentivos que prevalecen en el ámbito educativo básico son perversos. Por un lado, una buena parte de los maestros normalistas no están bien preparados. Por otro, muchos de ellos, además de no estar capacitados con las técnicas pedagógicas modernas y siguen siendo preparados bajo el dogma marxista de la lucha de clases, lo que hace que la educación impartida además de deficiente, esté ideológicamente contaminada con odio y fomento a la violencia.”


Por estos días del mes de mayo ya han hecho su aparición las mafias magisteriales, oficiales y disidentes, para chantajear como cada año al gobierno federal. Se trata de sacar el máximo provecho al pastel presupuestal.

 

Como siempre, lo que menos les importa a estos seudo maestros es la calidad de la educación y la formación de valores de sus educandos. Basta recordar los acontecimientos lamentables del año pasado en Oaxaca.

 

Hasta hoy, los incentivos que prevalecen en el ámbito educativo básico son perversos. Por un lado, una buena parte de los maestros normalistas no están bien preparados. Por otro, muchos de ellos, además de no estar capacitados con las técnicas pedagógicas modernas (lo que por supuesto incluye a la tecnología educativa), siguen siendo preparados bajo el dogma marxista de la lucha de clases, lo que hace que la educación impartida además de deficiente, esté ideológicamente contaminada con odio y fomento a la violencia. Vamos, los maestros están educando deficientemente, y lo peor, siguen formando ciudadanos que creen que hay lucha de clases y la mejor manera de eliminarla es suprimiendo los derechos de propiedad de los medios de producción y las libertades esenciales. Ahí está el líder de la APPO, hoy encarcelado y que declaraba su admiración hacia regímenes como el de Evo Morales en Bolivia y Hugo Chávez en Venezuela. Este liderzuelo -de cuyo nombre no me quiero acordar- también expresaba que ojalá México transitara hacia el socialismo. Vaya ignorancia del “maestro” que no está enterado de que el socialismo como sistema económico ya se derrumbó y que los países que hoy quieren retomar el llamado socialismo del siglo XXI, sólo irán rumbo al abismo social.

 

En una palabra, el Estado sigue formando maestros con la visión anacrónica y obsoleta del marxismo, y éstos a su vez heredan el dogma a sus educandos. No, definitivamente, estamos inmersos en un sistema educativo que trabaja con sofismas y que no está formando ciudadanos con capacidades productivas.

 

Falta lo peor del sistema: el sindicato magisterial. Los maestros sirven con sus cuotas a los líderes y éstos además de chupetearlos con parte de sus salarios, comercian ilegalmente con la compra-venta de plazas. A poco más de 63 años de haberse formado el sindicato magisterial (SNTE) el resultado es alumnos mal preparados que no están capacitados para ser productivos en la vida y por supuesto, maestros mal preparados cuya paga no está sujeta a criterios de productividad sino a aspectos como antigüedad y a la grilla sindical.

 

Se habla de la urgencia de emprender reformas estructurales para que la economía mexicana cree más riqueza para más mexicanos, pero a menudo se omite hablar de una reforma educativa. No, si no reformamos a nuestro anquilosado sistema educativo, no podremos pretender ser una nación desarrollada, y sobre todo, civilizada.

 

Recordemos que la educación -la inversión en capital humano- es tan importante como la inversión en capital físico para el crecimiento económico de largo plazo. Hay estudios que indican que en países desarrollados como EU cada año de estudios adicional de un trabajador eleva su salario en alrededor del 10%. En países menos desarrollados -como México- en los que el capital humano es escaso, la diferencia salarial entre los trabajadores educados y los que carecen de ella es aún mayor. Por lo tanto, el gobierno debería fomentar una mayor calidad y competencia entre las escuelas privadas y públicas.

 

Algunos economistas han afirmado que el capital humano es especialmente importante para el crecimiento económico porque transmite externalidades positivas, es decir, la educación –sobretodo la básica- de las personas genera beneficios positivos hacia otras personas de la sociedad. Por ejemplo, una persona que posea estudios puede aportar nuevas ideas sobre la mejor forma de producir bienes y servicios. Esta aportación beneficia a la sociedad en su conjunto, pues se traduce tanto en mejor remuneración como en bienes de consumo más baratos para la gente.

 

Por desgracia en México el sistema educativo no genera estas externalidades positivas, ó las genera de un modo ínfimo.

 

Los sindicatos tienen secuestrada la educación de nuestros niños. Si el gobierno quiere cambiar las cosas, debe, primero, marcar su raya con el SNTE (se ve difícil a la luz de la mancuerna Calderón-Gordillo) y, sobre todo, crear incentivos para evaluar y capacitar mejor a los maestros, así como diseñar políticas públicas educativas que hagan énfasis en la competencia (y en la difusión de los resultados, para que la gente se entere de quiénes son los buenos y los malos colegios) entre las escuelas. Por supuesto, esto debe incluir de una vez por todas, la abolición de todos los programas marxistas que se siguen anacrónicamente impartiendo en la mayoría de las Normales que forman a los maestros, sobre todo en provincia.

 

Proseguir con el actual esquema de ceder cada mes de mayo a los chantajes sindicales, sólo creará más monstruos educativos al estilo de la APPO.

 

Nuevamente las disidencias sindicales del SNTE tratarán de usar a los niños como botín político. A ver si esta vez también los padres de familia -ante las continuas fallas del gobierno- se ponen las pilas (algunas organizaciones de padres lo están haciendo en Oaxaca) y no permiten a los seudo maestros parar arbitrariamente las actividades escolares. Entre paro y paro, según diversos estudios, los seudo maestros ya han perdido 7 años, 7 años si sumamos los días en que no trabajan cada año, por lo menos en las últimas tres décadas. De qué nos sorprende la baja calidad de nuestros educandos si además de maestros mal preparados, a muchos de ellos lo que menos les interesa es trabajar y ser productivos.

 

Por lo pronto, tal vez amigo lector para cuando esté leyendo este artículo ya haya sido afectado por algún bloqueo magisterial, sea en la escuela a la que asisten sus hijos, ó sea en el camino hacia su trabajo. Por lo pronto en la Ciudad de México ya comenzaron a instalarse -previo al 15 de mayo- algunos seudo maestros en el centro histórico; a repetir la historia de cada año. Queda claro algo, en esta lucha sindical, los que más pierden son los niños y los padres de familia. Lamentable, lamentable como siempre el chantaje magisterial del mes de mayo.

• Educación / Capital humano

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus