VIERNES, 18 DE MAYO DE 2007
Economía es...

¿Usted cree que la economía mexicana crecerá este año 2% como asegura López Obrador?
No
No sé



“La banca central solo puede decidir entre uno de tres caminos posibles: a qué tasa contraer, a qué tasa expandir o dejar inalterada la base monetaria.”
Alberto Benegas Lynch (h)

Isaac Katz







“Prácticamente toda acción humana, sea ejercida en lo individual o en la interacción dentro del grupo social en el que convive o con agentes de fuera de ese grupo, son decisiones económicas.”


Prácticamente toda acción humana, sea ejercida en lo individual o en la interacción dentro del grupo social en el que convive o con agentes de fuera de ese grupo, son decisiones económicas y por lo mismo pueden analizarse con el instrumental económico basado en cuáles son los incentivos que enfrenta cada individuo y cuáles son los resultados esperados dados estos incentivos dado que los recursos con los que se cuentan para darle satisfacción a múltiples necesidades son escasos lo que induce a que, con la información disponible, cada quién busque asignarlos a su mejor uso alternativo. Este enfoque nos permite, por ejemplo, postular que si el precio relativo de un bien en el mercado aumenta, los demandantes tendrán el incentivo para reducir la cantidad demandada mientras que los oferentes tendrán el incentivo para  incrementar la cantidad ofrecida. Este mismo análisis basado en incentivos nos permite abocarnos al estudio de una infinidad de decisiones humanas que a simple vista no parecerían ser de carácter económico, además de las que obviamente sí lo son. Así, podríamos decir que son decisiones de carácter económico...

 

Para una familia, qué bienes y cuánto de cada uno de ellos consumir, así como en dónde adquirirlos; dentro de la misma familia las decisiones de cooperación dentro del hogar aprovechando las ventajas comparativas que cada uno tenga, dónde vivir y las características de la vivienda, dónde y cuántas horas trabajar, como transportarse así como dónde, cuánto y por cuanto tiempo ahorrar. Para las empresas las decisiones básicas son en qué sector de actividad económica operar, en dónde localizar la empresa, qué tecnología de producción utilizar, dónde vender, cuándo y cuánto invertir y cómo financiar esa inversión. Para el gobierno, que gravámenes imponer, como asignar el gasto y como financiar un déficit. Estas son las obvias.

 

Las decisiones económicas no tan obvias son: qué estudiar, dónde y hasta cuándo; involucrarse en un noviazgo, con quién y por cuánto tiempo; casarse o no casarse; cuántos hijos tener y cada cuándo tenerlos; cumplirles o no los caprichos a los hijos; heredar o no a los familiares cuando uno muera; al morir, ser sepultado o cremado; abortar o no; pagar o no por tener relaciones sexuales; cometer o no un delito; buscar o no la reelección a un puesto de elección popular (si se pudiese); combatir o no el narcotráfico, con quién y como suplir los ingresos que ahora obtienen varios poblados por esta actividad; y más.

 

Por lo anterior llama la atención que una Secretaría de Estado se llame Secretaría de Economía (antes de Industria y Comercio y después de Comercio y Fomento Industrial). Su nombre correcto debería ser Secretaría de los Subsidios y el Proteccionismo o Secretaría para el Otorgamiento de Rentas ya que a eso es a lo que principalmente se dedican. Por ello, es bienvenida la oferta de la OCDE para analizar alrededor de mil leyes mexicanas que inhiben la competencia; esa chamba es la que la propia Secretaría de Economía debería haber estado haciendo desde hace muchos años.


 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus