JUEVES, 14 DE JUNIO DE 2007
Ventajas de un impuesto único

El PIB en todo 2019 se contrajo -0.1%. Dado que la política económica de este gobierno no cambiará, ¿cuál es su pronóstico para 2020?
<0%
Entre 0% y 1%
>1%



El punto sobre la i
“Por mucho que nos duela a los liberales, ninguna Constitución es garantía de la libertad.”
Carlos Rodríguez Braun


Más artículos...
Ricardo Valenzuela
• El nuevo bufón de América Latina

Arturo Damm
• PIB, cifra definitiva

Isaac Katz
• Viejos pobres (II)

Arturo Damm
• Antineoliberalismo, ¿la solución?

Víctor Hugo Becerra
• No es feminicidio, es falta de Estado de Derecho

Arturo Damm
• Neoliberalismo, ¿culpable?

Manuel Suárez Mier
• El misterio chileno


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Adolfo Gutiérrez







“El sistema de impuesto único es un esquema justo ya que las personas y las empresas son tratadas de la misma forma, sin privilegios, donde la simplicidad alienta la generación de riqueza, estimula la economía, el empleo y acaba con el sesgo negativo al ahorro y la inversión.”


El sistema de impuesto único es un esquema justo ya que las personas y las empresas son tratadas de la misma forma, sin privilegios, donde la simplicidad alienta la generación de riqueza, estimula la economía, el empleo y acaba con el sesgo negativo al ahorro y la inversión.

 

Una de las grandes ventajas de este esquema es que desincentiva fuertemente la evasión y la elusión, ya que no se privilegian a sectores o figuras legales, solucionándose en gran medida la subdeclaración de utilidades de las empresas y otras maniobras jurídicas.

 

En específico, las principales ventajas de un sistema como éste son las siguientes:

 

Es simple. La experiencia internacional muestra que la principal virtud del sistema de impuesto único es su simplicidad. Es más fácil para administrarlo y para que las personas cumplan con él. Precisamente su sencillez hace que más gente cumpla con el pago de impuestos.

 

Es equitativo. Tanto las personas como las empresas, independientemente de sus ingresos, enfrentan una misma tasa impositiva, por lo que la gente con ingresos similares paga impuestos similares. Ya que no hay tratos especiales no hay incentivos para aprovecharse de otros contribuyentes.

 

Es Progresivo. Para que los pobres paguen menos o no paguen nada en absoluto, no se requiere de tasas de impuesto diferentes. Basta con aplicar una sola tasa que grave por encima de una cierta exención personal, igual para todos, misma que otorga la progresividad necesaria. Así, la tasa efectiva es mayor cuanto mayor sean los ingresos. La tasa única es capaz de lograr progresividad y al mismo tiempo eliminar los efectos negativos que sobre la formación de capital tiene la multiplicidad de tasas, al permitir que las personas ganen un cierto monto de dinero libre de impuestos.

 

Es eficiente. El impuesto único funciona como un impuesto al consumo ya que exenta el ahorro de la base gravable. Los economistas coinciden en que los impuestos al consumo son los más deseables, ya que son los que menos distorsionan las decisiones de los agentes económicos y los que más incentivos brindan para la creación de riqueza. Además, este tipo de impuestos es de las formas más eficaces para incrementar los ingresos fiscales, ya que se amplía la base tributable.

 

Reduce costos. Se reducen las pérdidas fiscales por los diferenciales de tasas y la multiplicidad de regímenes y privilegios. Se reducen los incentivos a evadir y eludir y disminuyen también los costos en los que incurren ciudadanos y gobierno, unos para pagar los impuestos y el otro para cobrarlos (recaudación y fiscalización).

 

Elimina la doble tributación, ya que el ingreso es gravado una sola vez y lo más cercano a la fuente. Por ejemplo, los ingresos de una familia por dividendos no son reportados como ingresos familiares y por lo tanto no están contemplados para la base gravable de esa familia, toda vez que esos recursos ya pagaron el impuesto correspondiente en el ejercicio de la empresa.

 

Entre otros beneficios se cuentan:

 

  • Mayores ingresos. Se genera un fuerte incentivo a ahorrar y, si la tasa es baja, también a trabajar.

 

  • Creación de empleo. Al coexistir una baja tasa y alto crecimiento, se generará una mayor demanda de mano de obra.

 

  • Incrementa la actividad empresarial. Al minimizar la tasa impositiva y eliminarse la doble tributación, los recursos son destinados a dónde son más productivos.

 

  • Eleva la formación de capital. Incentiva la inversión en tecnologías y maquinaria, por lo que la productividad de los trabajadores aumenta.

 

• Reforma fiscal

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus