MARTES, 10 DE JULIO DE 2007
Regina

¿Usted cree que la economía mexicana crecerá este año 2% como asegura López Obrador?
No
No sé



“La banca central solo puede decidir entre uno de tres caminos posibles: a qué tasa contraer, a qué tasa expandir o dejar inalterada la base monetaria.”
Alberto Benegas Lynch (h)

Edgar Piña







“Aquí los índices de pobreza son prácticamente inexistentes ya que los gobiernos de la ciudad y de la provincia se coordinan eficazmente en diversos programas que tienen como consecuencia una incidencia cero de vagancia, delincuencia y desadaptación.”


Rodeada de los hermosos campos de cultivo que caracterizan en verano a la Gran Pradera canadiense y atravesada por el serpenteante río Wascana, la ciudad de Regina es la capital de la provincia de Saskatchewan y, entre otras cosas, sede de la academia de entrenamiento de la Real Policía Montada de Canadá.


Llamada así en honor de la reina Victoria de Inglaterra, también se le conoce como La Ciudad en el Horizonte debido a que es como un oasis de edificios, árboles, gente y actividad en medio de la ondulante pradera.


Con una población cercana a los 190 mil habitantes, esta bella ciudad es el centro de una poderosa agricultura cerealera y se caracteriza por una intensa actividad comercial, bancaria y cultural.


Situada en el centro de Norteamérica le caracterizan también cerca de 2,400 horas de sol al año, lo cual es algo extraordinario en estas latitudes  donde las intensas nevadas en invierno y las copiosas lluvias en verano son el malestar de sus habitantes, en la misma forma que la sequía y el calor son el disgusto constante de los sonorenses.


Y es precisamente la benignidad del clima lo que propicia que en este lugar se practiquen muchos de los deportes como el patinaje, el jockey sobre hielo y el ski en el  invierno y caminata, carrera, ciclismo, remo y natación en el verano.


Tras un paseo rápido por la ciudad no encontramos barrios pobres y ante la pregunta directa al estudiante de la Universidad de Regina que como parte de su trabajo nos acompaña en el recorrido, nos explica que los índices de pobreza son prácticamente inexistentes ya que los gobiernos de la ciudad y de la provincia se coordinan eficazmente en diversos programas que tienen como consecuencia una incidencia cero de vagancia, delincuencia y desadaptación.


En estos días me he dado a la tarea de revisar la prensa local y me lo tiene que creer pero no he encontrado una sola noticia, una sola foto, una sola declaración del alcalde, del gobernador de la provincia y tampoco del primer ministro de Canadá.


Y esto no significa que no existan o que no trabajen, sino todo lo contrario porque están trabajando es que no están en la prensa y en los noticieros de radio  y TV. Al comentar esto con Alí, estudiante pakistaní de ciencia política en la mencionada Universidad de Regina, me contesta que aquí, a diferencia de lo que sucede en países no desarrollados –como México- los políticos son objeto de una supervisión constante de las instancias judiciales y de la sociedad civil, las que cuidan que los recursos públicos no se desperdicien en propaganda política.


Este verano la Universidad de Regina se observa virtualmente invadida por jóvenes orientales, léase chinos, coreanos, japoneses, hindús, pakistanís y vietnamitas. También es notoria la presencia de quebecanos que vienen a mejorar su inglés y unos cuantos mexicanos de Puebla, Guanajuato y por supuesto de Sonora.


Al  comparar la proporción de mexicanos tomando cursos de verano en esta universidad con las enormes cantidades de orientales que atraviesan el Océano Pacífico y luego la mitad del territorio canadiense para llegar aquí, encuentro un elemento argumental más acerca de por qué esos países están saliendo de la pobreza, mientras los latinoamericanos continúan aferrados al discurso anticolonialista y anticapitalista, engrosando con ello las cadenas que los esclavizan a tiranos, demagogos, mercantilistas, monopolistas y demás fauna nociva que gobierna al sur del río Bravo y hasta la Patagonia.


 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus