MIÉRCOLES, 11 DE JULIO DE 2007
Reforma migratoria y política fiscal

¿Usted cree que el T-MEC será aprobado por el congreso estadounidense este año?
No
No sé



El punto sobre la i
“El gobierno es, esencialmente, poder frente al ciudadano. ¿Qué lo justifica?”
Othmar K. Amagi


Más artículos...
Arturo Damm
• Comercio exterior

Víctor Hugo Becerra
• ¿EL T-MEC está muerto?

Arturo Damm
• De mal en peor

Manuel Suárez Mier
• ¿Cómo se acaba la pobreza?

Arturo Damm
• Outsourcing

Luis Pazos
• AMLO: los buenos y los malos

Arturo Damm
• Desconfianza empresarial


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Ricardo Medina







“Una inteligente reforma migratoria podría darle salida al grave problema fiscal de Estados Unidos, pero la miopía de políticos y comentaristas –que no ven más allá de su racismo- ha impedido que los inmigrantes calificados sean la respuesta al envejecimiento de los otrora bebés de la posguerra.”


El envejecimiento de la generación nacida en los años inmediatos posteriores a la Segunda Guerra Mundial no sólo tiene en jaque el futuro de la productividad de la economía estadounidense, sino también a sus precarias finanzas públicas.

 

El año 2000, Kjetil Storesletten de la Universidad de Estocolmo y del Centro de Investigación de Políticas Económicas, publicó un trabajo de investigación: “Sustaining Fiscal Policy through Immigration” –“Sosteniendo la política fiscal a través de la inmigración”- difundido por la Universidad de Chicago, que demuestra sólidamente que una reforma migratoria que permitiese a Estados Unidos aceptar cada año 1.6 millones de inmigrantes jefes de familia entre 40 y 44 años con calificación laboral media y alta, bastaría para resolver los graves problemas fiscales que enfrenta ese país por el envejecimiento de los bebés de la posguerra.

 

El trabajo muestra que: 1. Una apertura migratoria generaría mucho mayores ganancias que pérdidas a las finanzas públicas de Estados Unidos, 2. Que la reforma migratoria debería crear un sistema semejante al canadiense, de selección por puntos, en los que la calificaciones laborales de los inmigrantes junto con su edad productiva fuesen criterios determinantes, 3. Que Estados Unidos ganaría mucho si automáticamente otorgase la residencia permanente a los extranjeros doctorados en sus universidades.

 

La alternativa fiscal a NO hacer una reforma migratoria es elevar considerablemente los impuestos y las cuotas de seguridad social y/o que se reduzcan sustancialmente los beneficios a retirados y a los trabajadores inscritos en programas de bienestar.

 

Además: 1. Los inmigrantes aportan una ganancia neta al sistema fiscal y de seguridad social, porque retiran de él menos de lo que aportan y 2. Hay un porcentaje superior al 20 por ciento de trabajadores inmigrantes que retornan a su país de origen tras haber aportado al menos una década de trabajo, impuestos y cuotas de seguridad social que quedan como beneficio fiscal neto para Estados Unidos.

 

Sólo la estupidez de políticos y comentaristas, que no ven más allá de sus prejuicios raciales, explica por qué Estados Unidos conspira contra su bienestar.

• Migración

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus