VIERNES, 27 DE JULIO DE 2007
Cultura socioeconómica y progreso

¿Considera usted que, en caso de logar su registro, “México Libre” es una alternativa viable para tener una oposición fuerte?
No
No sé



El punto sobre la i
“Por mucho que nos duela a los liberales, ninguna Constitución es garantía de la libertad.”
Carlos Rodríguez Braun


Más artículos...
Manuel Suárez Mier
• El misterio chileno

Arturo Damm
• Capitalismo de compadres (II)

Asael Polo Hernández
• ¿Liquidar o estabilizar?

Arturo Damm
• Capitalismo de compadres (I)

Ricardo Valenzuela
• Mexicanos, ustedes no merecen ser libres

Arturo Damm
• Capitalismos

Isaac Katz
• Viejos pobres (I)


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Luis Pazos







“Ayudan más a reducir la miseria leyes estables basadas en principios económicos científicos, que la mayoría de programas de dádivas a los pobres. Un análisis de los países ricos y pobres en el siglo XX lo muestra claramente.”


En la medida en que un mayor número de ciudadanos tiene una idea clara de los mecanismos económicos, hay mayores posibilidades de salir de la miseria. En economía, como en medicina, de poco sirven las buenas intenciones si no hay fórmulas que correctamente ataquen los males. Es por ello que desde hace varias décadas me he propuesto difundir conceptos y principios económicos universalmente válidos. Mi primer libro, Ciencia y Teoría Económica, publicado hace más de 30 años, con 31 ediciones, ha sido adoptado por muchos maestros como texto en varios países de América Latina.

 

En México he publicado varios libros que han denunciado en su momento políticas equivocadas. Otros, como "Historia Sinóptica de México", ayuda a muchos profesores a que sus alumnos ubiquen fácil y esquemáticamente los principales personajes y episodios en la historia de México. El libro titulado "Problemas Socioeconómicos de México" es utilizado como libro de texto y consulta en varias materias a nivel bachillerato y profesional en diversos centros educativos.

 

Algunos lectores me preguntan que si a pesar de trabajar ahora en el sector público, sigo sosteniendo los mismos principios que difundía en mis libros hace 30 años, cuando era crítico del gobierno. La respuesta es sí. La prueba está en mi libro más reciente, "El derecho como base del Crecimiento Económico". En ese libro, que ha tenido buena acogida en el sector académico, explico la vía más importante al crecimiento: un marco legal competitivo que garantice los derechos fundamentales del ser humano. Ese entorno jurídico es urgente instrumentarlo en México y en la mayoría de los países subdesarrollados, donde por cuestiones partidistas y dogmáticas, no han logrado la vigencia de leyes estables que alienten la inversión, el empleo, el crecimiento y, por lo tanto, aumenten los niveles de vida.

 

Ayudan más a reducir la miseria leyes estables basadas en principios económicos científicos, que la mayoría de programas de dádivas a los pobres. Un análisis de los países ricos y pobres en el siglo XX –como el efectuado en el libro El derecho como base del crecimiento económico- lo muestra claramente.

• Cultura económica

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus