LUNES, 27 DE AGOSTO DE 2007
El abuso fiscal de los gobiernos

¿Usted considera que la política debe estar por encima de la economía?
Sí, la política debe estar por encima de la economía
No, la economía debe estar por encima de la política
No, la economía debe estar al margen de la política
No sé



El punto sobre la i
“Mercado significa libertad para producir y libertad para consumir. Atacarlo es atacar la autonomía de la voluntad.”
Antonio Escohotado


Más artículos...
Santos Mercado
• El capitalismo lo inventaron las mujeres

Arturo Damm
• Tasa a la baja

Erika Donjuán y Miguel A. Cervantes
• Rigidez laboral en México (II)

Manuel Suárez Mier
• Populismo expulsa expertos

Arturo Damm
• Desempleo

Luis Pazos
• Viacrucis en el IMSS

Godofredo Rivera







“Eso que hace el gobierno federal panista son los típicos actos populistas que hizo el PRI durante 70 años y el resultado fue la quiebra del gobierno con altos costos para el contribuyente que hoy se expresan en miseria y pobreza de millones de mexicanos.”


Decepcionante, decepcionante escuchar que el PRI convirtió un incentivo para evitar que los estados de la República eviten el riesgo moral (no cuidar sus finanzas), en un nuevo ingreso por la vía de un impuesto controlado de 35 centavos sobre cada litro de gasolina. Sí, la propuesta de la Secretaría de Hacienda no era crear un nuevo impuesto a las gasolinas, sino transferir facultades tributarias directamente a los gobiernos estatales para crear ó no impuestos al consumo entre ellos el de la gasolina. La idea era proveer incentivos a la responsabilidad fiscal para que los estados cuidaran sus finanzas, so pena de tener que subir impuestos, decisión que acarrea costos políticos. Pero no, el PRI convirtió la propuesta de transferencia de facultades impositivas a los estados en nuevos ingresos “caídos del cielo” para los gobiernos estatales. Lamentable, muy lamentable.

 

Dada la molestia que ya está causando esto entre los usuarios de transporte no vemos fácil que la transformación fiscal priísta pase. Ya el tiempo dirá, pero ojalá no pase, pues sería un nuevo impuesto más que afectaría a la actividad económica.

 

Por otra parte, hasta ahora no hemos escuchado con claridad cómo se ha enriquecido la propuesta fiscal del Ejecutivo en materia de fijar criterios de rentabilidad social a la obra pública que realizan los gobiernos de todos los niveles. Déjeme contarle amigo lector dos hechos aberrantes en términos fiscales que acaban de ocurrir y que por desgracia, fueron pasados por alto por la mayoría de los analistas.

 

El primero, tal como lo adelantamos en este espacio, como una especie de crónica fiscal anunciada, tiene que ver nuevamente con la irresponsabilidad fiscal del Jefe de gobierno del Distrito Federal, Marcelo Ebrard, ó Marcelo el expropiador (mote bien ganado) que tan pronto como Hacienda dio su aval en la reestructura financiera, anunció la entrada de otro programa populista en el DF. Sí, Marcelo el expropiador ya anunció un paquete de subsidios a todos los alumnos del bachillerato de gobierno que operan en el DF. Se anunció toda una serie de “becas” a los estudiantes inscritos en este nivel de estudios.

 

No entendemos qué hace Marcelo el expropiador otorgando dinero de los contribuyentes del DF a bachilleratos que pertenecen al gobierno federal como son los bachilleratos que pertenecen a la UNAM y al Politécnico. Se trata de otro vil derroche fiscal, con costo anual al GDF del orden de los 1,200 millones de pesos. Sí, ya vimos para qué sirvió buena parte del ahorro que se logró con la reestructuración de la deuda del DF. Por cierto, estos bachilleratos ya de por sí están subsidiados (casi son “gratuitas” las colegiaturas) y es aberrante escuchar que a alumnos con 6 y 7 también se les premiará con dinero. Vaya mediocridad de Marcelo el expropiador. Es obvio, este individuo ya está construyendo su red de subsidios populistas, igual que lo hizo López, para proyectar su carrera presidencial.

 

A ver si puede con el fascista de López que nuevamente quiere ser el candidato iluminado del PRD. Se da cuenta amigo lector, la urgencia de definir bien las potestades tributarias de todos los estados (incluyendo al DF).

 

Es urgente que el gobierno federal se deslinde fiscalmente del populista gobierno defeño. Es urgente crear incentivos para que todos los estados que componen la República cuiden su salud financiera y no esperen que los rescate la Federación. No avanzar en esa dirección puede dar al traste con el equilibrio de las finanzas públicas. No hay que olvidar que la crisis que vivió Argentina a principios de este siglo, se debió en buena medida a la irresponsabilidad fiscal de las provincias que componen este país. No cabe duda, la memoria es ingrata.

 

El segundo hecho fiscal reprobable, estuvo a cargo del gobierno federal. Hace unos días la Secretaría de Economía anunció un programa para “modernizar” a las tortillerías de todo el país con costo al erario de 500 millones de pesos. La verdad es que con esta acción este servidor ya no desea ninguna reforma fiscal que le dé más dinero al gobierno federal. Vaya inmoralidad e ilegalidad la de darle dinero de los contribuyentes a un grupo de interés, dizque para modernizarse. Esta acción está haciendo que este servidor esté ya seriamente pensando en presionar al gobierno para que “modernice” su negocio.

 

Este tipo de gasto no debe siquiera evaluarse con criterio costo-beneficio; debe prohibirse tajantemente. No puede ser que se empleen recursos del Erario para modernizar (así le llaman al acto para disfrazar el asalto de buscadores de rentas como los tortilleros) a tal ó cual sector. Esos son actos populistas que hizo el PRI durante 70 años y el resultado fue la quiebra del gobierno con altos costos para el contribuyente que hoy se expresan en miseria y pobreza de millones de mexicanos.

 

Definitivo, hay que atarle fiscalmente las manos a los gobiernos de los tres niveles. Es de vital importancia legislar en la materia para que el gasto público se ejerza con transparencia y no que sirva para que los buscadores de rentas se llenen los bolsillos.

 

Comentario al margen

 

Ya los bancos centrales han dado una verdadera borrachera de dinero a los sistemas financieros. Parece que los mercados vuelven a la calma después de una cruda terrible. Lo único que ha pasado es que los mercados no han superado la resaca, lo único que se ha hecho es volverlos a emborrachar para evitarla. No se dan cuenta que con estas acciones sólo están creando condiciones para que las crisis financieras sean recurrentes.

• Populismo

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus