LUNES, 27 DE AGOSTO DE 2007
Gobierno de izquierda: ¿Lo necesitamos? ¿No lo tenemos?

¿Usted cree que es buen momento para realizar inversiones en México?
No
No sé



El punto sobre la i
“Si del derecho a la vida se desprende el derecho a defenderla, del derecho a defenderla, ¿no se desprende el derecho a la portación de armas?”
Félix de Jesús


Más artículos...
Manuel Suárez Mier
• Propaganda, censura y autocracia

Arturo Damm
• Progreso social, ¿hacia dónde?

Luis Pazos
• Pemex: ideologías contra aritmética

Arturo Damm
• Afirmaciones falaces

Ricardo Valenzuela
• Unión de Estados Americanos Socialistas (II)

Arturo Damm
• ¿Otra tenencia?

Víctor Hugo Becerra
• El gobierno de López Obrador, un fracaso


Pulsaciones...
• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Arturo Damm







“¿Necesitamos de la izquierda? Para responder debemos identificar cuál es la esencia de la izquierda, independientemente de los adjetivos con los cuales la califiquemos. ¿Qué es aquello que identifica, que le da identidad, a la izquierda?”


Una y otra vez escuchamos y leemos que a México le hace falta una izquierda moderna, inteligente, verdaderamente democrática, distinta de la representada en el PRD, izquierda que, afirman quienes defienden la tesis de tal necesidad, debe llegar al poder y convertirse en gobierno. Me llama la atención que dicha tesis sea defendida, inclusive, por personas que militan en, o comulgan con, la derecha, compartiendo todas ellas un común denominador: lo que importa son los adjetivos - moderna, inteligente, democrática -, no el sustantivo – izquierda -, de tal manera que el mal no está en la izquierda, sin más, sino en ciertos adjetivos como lo son marxista, revolucionaria, monocrática y, por ello, dictatorial. Pero no solamente alguna gente de la derecha reconoce la necesidad de contar con una izquierda moderna, inteligente, verdaderamente democrática, ya que uno que otro liberal también la reconoce, lo cual ya resulta más difícil de comprender.

 

Vamos por partes y comencemos por el principio. ¿Necesitamos de la izquierda? Para responder debemos identificar cuál es la esencia de la izquierda, independientemente de los adjetivos con los cuales la califiquemos. ¿Qué es aquello que identifica, que le da identidad, a la izquierda? El afán redistributivo, es decir, el uso del poder del gobierno para quitarle a unos y darle a otros. Es más, ese afán es el que distingue, sobre todo, a esa izquierda moderna, inteligente, democrática, que ya no lucha por la expropiación de los medios de producción privados, ni por la planificación gubernamental de la actividad económica de los particulares, reconociendo que la libertad individual y la propiedad privada son las causas eficientes del crecimiento económico, y que a mayor producción de bienes y servicios, y por tanto a mayor generación de ingreso, más grande será la tajada del pastel susceptible de redistribuirse.

 

La esencia de la izquierda es el afán redistributivo, redistribución por la cual el gobierno le quita a unos para darle a otros, lo cual no pasa de ser un robo con todas las de la ley. La izquierda es amante de lo ajeno. ¿Necesitamos, en el gobierno, a los amantes de lo ajeno? ¿Necesitamos de la izquierda, por más que sea moderna, inteligente, democrática? El problema no son los adjetivos, sino el sustantivo: izquierda.

 

Quienes señalan que México necesita un gobierno de izquierda no se han dado cuenta que ya tenemos uno, aunque al partido en el poder se le ubique a la derecha. ¿Cuál es una de las principales tareas del gobierno panista de Calderón? Redistribuir, y muestra de ello es todo el gasto social que ejerce, más o menos dos terceras partes de todo lo gastado, gasto social que es redistributivo, por el cual el gobierno le quita a unos para darle a otros o, para decirlo de manera más clara, por el cual el gobierno obliga a unos a trabajar a favor de otros, lo cual, de entrada, es un enorme abuso de poder: el gobierno debe prohibir que unos dañen a otros, no obligar a que algunos beneficien a otros.

 

Hoy gobernar es sinónimo de redistribuir, es decir, de quitarle a unos para darle a otros, independientemente de que el gobierno sea de izquierda, centro o derecha. Si la esencia de la izquierda es el afán redistributivo, entonces, en la medida en la que redistribuyen, todos los gobiernos, son de izquierda: derecha izquierdista, como es el caso del PAN, o centro izquierdista, como fue el caso de algunos gobiernos del PRI, o de izquierda izquierdista, como es el caso de los gobiernos perredistas, el más conspicuo de los cuales es el de la Ciudad de México, que redistribuye al grado de financiar, con los impuestos de los contribuyentes, desde la construcción de playas artificiales hasta la organización de bailes para festejar quinceañeras.

 

¿No tenemos ya gobiernos de izquierda? Y esa derecha izquierdista de los gobiernos del PAN, ¿no representa, en buena medida, a la izquierda moderna, inteligente, verdaderamente democrática, que muchos reclaman, sin olvidar que no por serlo deja de obligar a que unos beneficien a otros, lo cual es el peor abuso que el gobierno puede cometer?

• Izquierda y derecha

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus