MIÉRCOLES, 30 DE NOVIEMBRE DE 2005
Para superar el siglo XIX (5)

¿A quiénes deben ir dirigidos los apoyos por parte del gobierno en esta crisis provocada por el Covid19?
A las personas
A las empresas
Sólo a las Pymes
A todos
A nadie



El punto sobre la i
“El gobierno es un mal necesario”
Thomas Paine


Más artículos...
Santos Mercado
• Después de la pandemia, a resolver la crisis económica

Manuel Suárez Mier
• Liderazgos fallidos

Arturo Damm
• Domingo, día clave

Fernando Amerlinck
• Hernán Cortés, el padre de la patria

Luis Pazos
• AMLO, ¿suicidio político?

Arturo Damm
• Lo ha dicho Negrete

Ricardo Valenzuela
• ¿Cómo llegó Marx a EU… y a México? (II)


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Ricardo Medina







“La mayoría de las empresas exitosas, altamente productivas y globales que han surgido en las últimas tres décadas –especialmente las basadas en lo que llamamos “capital intelectual”- tienen en común que se han consolidado gracias a un mercado de capitales eficiente, moderno, transparente y democratizado.”


¿Qué tienen en común emprendimientos exitosos como Microsoft, Apple, Yahoo!, Wal-Mart, Jet Blue, Google, Amazon, E-Bay y tantos otros? Tienen en común que nacen de ideas o tecnologías innovadoras, que han incrementado sustancialmente la productividad de la economía del planeta y que todos se han consolidado gracias a la venturosa sociedad entre talento y capitalistas mediante mercados de capitales eficientes, modernos, transparentes y en los que la propiedad se encuentra dispersa en numerosos inversionistas, especialmente “inversionistas institucionales”.

 

Le pido al lector que tenga en mente, a lo largo de lo que resta de esta serie de artículos (y especialmente en lo que se refiere al mercado de capitales) las siguientes citas de Schumpeter:

 

“En un sistema económico sin desarrollo (desenvolvimiento) no existe, por tanto, el <capital>; o expresado en otra forma, no cumple el capital sus funciones características, no es un agente independiente. O, dicho en otros términos, aún no constituyen capital, allí, las varias formas de poder adquisitivo general; son simplemente medios de cambio, medios técnicos para llevar a cabo los cambios acostumbrados”

 

“… en la realización de nuevas combinaciones el dinero y sus sucedáneos se convierten en factores esenciales, y lo expresamos denominándolos capital”

 

“…el capital es un concepto del desarrollo (desenvolvimiento), al cual no corresponde nada equivalente en la corriente circular”

 

“El capital es, por tanto, un agente en la economía de cambio… No existe, en consecuencia, en nuestro sentido, sino capital privado y no capital <social>”.

 

De estas concepciones del capital, y del mercado de capitales, se deriva que, a diferencia del negocio propiamente bancario (depósitos y préstamos) en el que los riesgos están acotados por garantías preestablecidas, los riesgos que asume el inversionista en el mercado de capitales –al asociarse a un proyecto innovador– son los mismos que asume el emprendedor con respecto de su idea productiva: Son riesgos más altos –o, al menos, de naturaleza muy diferente-, pero los rendimientos exigidos y esperados del proyecto innovador (sinónimo schumpeteriano de “destrucción creativa” o “desenvolvimiento económico”), son también mucho más altos.

 

La destrucción creativa se caracteriza por generar rendimientos extraordinarios para el innovador o empresario y el “gancho” que atrae al capitalista, para financiar al innovador, es compartir esos altos rendimientos. De ahí que parezca perfectamente lógico el hecho, comprobado empíricamente, de que los rendimientos en el mercado de capitales son a la larga mucho más altos que los rendimientos del mercado de dinero.

 

Se nos plantea aquí una interrogante que trataremos de dilucidar más adelante: ¿Cómo neutraliza los riesgos el mercado de capitales si no existen garantías preestablecidas? O, dicho de otra forma: ¿Qué distingue a un prestamista de un socio?

• Productividad / Competitividad

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus