VIERNES, 31 DE AGOSTO DE 2007
Los falsos demócratas

¿Usted cree que es buen momento para realizar inversiones en México?
No
No sé



El punto sobre la i
“Si del derecho a la vida se desprende el derecho a defenderla, del derecho a defenderla, ¿no se desprende el derecho a la portación de armas?”
Félix de Jesús


Más artículos...
Manuel Suárez Mier
• Propaganda, censura y autocracia

Arturo Damm
• Progreso social, ¿hacia dónde?

Luis Pazos
• Pemex: ideologías contra aritmética

Arturo Damm
• Afirmaciones falaces

Ricardo Valenzuela
• Unión de Estados Americanos Socialistas (II)

Arturo Damm
• ¿Otra tenencia?

Víctor Hugo Becerra
• El gobierno de López Obrador, un fracaso


Pulsaciones...
• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Luis Pazos







“En México, la mayoría de los mexicanos queremos vivir una verdadera democracia, por lo que es importante apoyar las instituciones que implica la democracia: el IFE, la división de poderes, la libertad de expresión, la pluralidad de medios de comunicación y de partidos, entre otras.”


La democracia no sólo implica un gobierno emanado de un proceso electoral legal, también candidatos y partidos que reconozcan su derrota en ese proceso. Un partido que sólo acepta las elecciones cuando y donde gana, no es democrático.

 

La democracia implica tolerancia, es decir, convivir con diversas posiciones y partidos. Un partido que no reconoce  puntos de vista diferentes y cree que tiene la verdad absoluta, no es demócrata.

 

Una de las características de las dictaduras de partido del siglo pasado y de las sobrevivientes en el actual, es la ausencia de partidos diferentes al que ostenta el poder, como es el caso de Cuba.

 

La democracia implica diálogo, es decir, resolver las diferencias platicando y discutiendo pacíficamente. Un  gobernante o partido que no dialoga con su oposición, no es democrático.

 

La democracia se basa en instituciones, en leyes, no en caprichos de líderes. Un gobierno o partido que actúa conforme a los caprichos de un caudillo, no es demócrata.

           

El caudillismo fue la constante en las épocas más antidemocráticas de la historia de México. Los mexicanos queremos un entorno político que funcione a base de  instituciones y leyes permanentes, no de “caudillos” y “redentores”, como en Venezuela, donde están a un paso de la dictadura.

 

En México, la mayoría de los mexicanos queremos vivir una verdadera democracia, por lo que es importante apoyar las instituciones que implica la democracia: el IFE, la división de poderes, la libertad de expresión, la pluralidad de medios de comunicación y de partidos, entre otras.

• Demagogia

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus