Pesos y contrapesos
Sep 21, 2007
Arturo Damm

Del aumento de impuestos (II)

Los cambios en materia de impuestos son accidentales, razón por la cual la esencia del sistema tributario sigue siendo la misma, con todos sus excesos y defectos. ¿Por qué les resulta tan difícil entender, a quienes dictan las reglas del juego tributario, que lo justo y eficiente es el impuesto único, homogéneo, universal, no expoliatorio, al consumo?

Una reforma fiscal correcta debe ser, antes que cualquier otra cosa, una reforma presupuestaria que elimine los excesos y defectos en el gasto del gobierno, mismo que debe limitarse a garantizar la seguridad contra la delincuencia; a impartir justicia; a asistir, subsidiariamente, a quienes requieren ayuda en materia de alimentación, atención médica y educación; y a invertir, subsidiariamente con la iniciativa privada, en infraestructura de comunicaciones y transportes. Los cambios fiscales, propuestos por el Ejecutivo, y dispuestos por los legisladores, ¿incluyen una reforma presupuestaria de tal naturaleza? No.

 

Perdida la oportunidad de hacer una reforma presupuestaria, ¿se hizo, por lo menos, una reforma tributaria, entendiendo por tal la eliminación (supresión de algunos), reducción (bajar las tasas), homogenización (la misma tasa en todos los casos) y universalización (aplicable a todos) de impuestos, con el fin de llegar, o por lo menos avanzar, hacia un sistema tributario del tipo PBP: impuestos pocos, bajos y parejos? No, al contrario, ya que si bien es cierto que se eliminó el Impuesto al Activo, se crearon tributos nuevos, como el impuesto empresarial a tasa única (16.5 por ciento en 2008, 17 en 2009, y 17.5 en 2009), el impuesto a los depósitos en efectivo (dos por ciento a los depósitos en efectivo que excedan, al mes, de los 25 mil pesos), el impuesto especial sobre producción y servicios a juegos y sorteos (del 20 por ciento), el impuesto federal a la venta final de gasolinas y diesel (del 5.5 por ciento), sin olvidar que comenzarán a gravarse los ingresos que obtengan los grandes inversionistas, personas físicas o residentes en el extranjero, provenientes de la venta de acciones en la bolsa de valores.

 

Los cambios en materia de impuestos son accidentales, razón por la cual la esencia del sistema tributario sigue siendo la misma, con todos sus excesos y defectos. ¿Por qué les resulta tan difícil entender, a quienes dictan las reglas del juego tributario, que lo justo (desde el punto de vista del respeto a la propiedad y a la libertad) y eficiente (desde la perspectiva de vista de la recaudación) es el impuesto único (ni uno más), homogéneo (la misma tasa en todos los casos), universal (sin excepción de ningún tipo), no expoliatorio (para que su cobro no degenere en un robo con todas las de la ley), al consumo (no al ingreso, no al patrimonio)? ¿Por qué?

 

Vamos a los números. El año pasado, según El Informe Sobre la Situación Económica, las Finanzas y la Deuda Pública, correspondiente al 2006, los ingresos tributarios del Gobierno Federal sumaron 929 mil 094 millones 700 mil pesos. Según los datos del INEGI, el año pasado el consumo de las familias sumó 6 billones 196 mil 981 millones 534 mil pesos, de tal manera que, si se hubiera gravado ese consumo a una tasa del 15 por ciento, la recaudación hubiera sido de 929 mil 547 millones 230 mil pesos, 452 millones 530 mil pesos más que los ingresos tributarios realmente obtenidos.

 

Si en el 2006 se hubiera gravado, con un impuesto único, homogéneo, universal, no expoliatorio, el consumo de las familias, el Gobierno Federal hubiera recaudado más de lo que recaudó. Si además se hubieran gravado, al 15 por ciento, las compras de las empresas, y de los extranjeros, la recaudación hubiera sido de 1 billón 678 mil 328 millones 185 mil 800 pesos, ¡80.6 por ciento más de lo que se recaudó!, y todo con un impuesto único, homogéneo, universal, no expoliatorio, al consumo, lo cual quiere decir que con menos impuestos, ¡de hecho con uno solo!, se puede recaudar más, ganando tanto los contribuyentes como los recaudadores.

 

Continuará.



Comments powered by Disqus
El punto sobre la i

Los ciudadanos tienen el deber de mantener al gobierno, pero el gobierno no tiene el deber de mantener a los ciudadanos.

Grover Cleveland
Entrar
Encuesta de la semana
México es el 10° país con más habitantes en el mundo, tenemos altos índices de obesidad y de diabetes, así como de hipertensión, ¿cuál sería un resultado que pudiera considerarse un éxito en la estrategia implementada por el gobierno federal contra la pandemia de Covid-19?
Artículos recientes...
Isaac Katz
• 188 años
Arturo Damm
• ¿Cambio de postura?
Arturo Damm
• Gobierno neutral
Isaac Katz
• La otra tragedia