LUNES, 1 DE OCTUBRE DE 2007
Calderón: La paja y la viga

¿Usted considera que la política debe estar por encima de la economía?
Sí, la política debe estar por encima de la economía
No, la economía debe estar por encima de la política
No, la economía debe estar al margen de la política
No sé



El punto sobre la i
“Mercado significa libertad para producir y libertad para consumir. Atacarlo es atacar la autonomía de la voluntad.”
Antonio Escohotado


Más artículos...
Erika Donjuán y Miguel A. Cervantes
• Rigidez laboral en México (II)

Manuel Suárez Mier
• Populismo expulsa expertos

Arturo Damm
• Desempleo

Luis Pazos
• Viacrucis en el IMSS

Arturo Damm
• Impuestos al vicio y a la obesidad

Ricardo Valenzuela
• El arte del libre comercio, estilo Trump

Arturo Damm







“Conviene preguntar, uno, cuántas fortunas de empresarios se han construido sobre la sangre y sobre el dolor de esa mitad de mexicanos y, dos, cuántas fortunas de políticos se han construido de la misma manera: sobre la sangre y el dolor de muchos mexicanos. ¿Cuántas? ¿Quién lleva la delantera? ¿Los empresarios explotadores? ¿Los políticos abusivos?”


No han faltado quienes han aplaudido lo dicho por Calderón, el pasado 21 de septiembre, en la reunión que sostuvo con los 300 líderes más influyentes de México, al preguntarse lo siguiente: “Cuántas fortunas se han construido sobre la sangre y sobre el dolor de esa mitad de mexicanos.” No lo sé y supongo que, desde el momento en el que Calderón hizo la pregunta, tampoco conoce la respuesta. ¿Cuántas fortunas son el resultado de la explotación?, y lo pregunto en dichos términos porque supongo que así, como explotación, hay que entender lo de “sobre la sangre y sobre el dolor de esa mitad de mexicanos” que son, dicho sea de paso, los que siguen sobreviviendo en la pobreza.

 

Para empezar conviene dividir la pregunta y preguntar, uno, cuántas fortunas de empresarios se han construido sobre la sangre y sobre el dolor de esa mitad de mexicanos y, dos, cuántas fortunas de políticos se han construido de la misma manera: sobre la sangre y el dolor de muchos mexicanos. ¿Cuántas? ¿Quién lleva la delantera? ¿Los empresarios explotadores? ¿Los políticos abusivos?

 

Para continuar debemos preguntarnos cuántas fortunas, de empresarios, se han construido, no sobre la sangre y sobre el dolor de esa mitad de mexicanos, sino a partir del algún privilegio otorgado por el gobierno, prerrogativa que puede ser alguna protección, algún subsidio, alguna concesión monopólica, lo cual da como resultado la eliminación o limitación de la competencia en el mercado, todo ello en contra del bolsillo de los consumidores, quienes, por obra y gracia de ese privilegio, son explotados por productores, distribuidores y comerciantes.  ¿Explotados? Sí, claro que sí.

 

En seguida hay que preguntarnos lo siguiente: de las fortunas mal habidas por empresarios, ¿qué porcentaje es producto de la sangre y dolor de los mexicanos más pobres, y qué porcentaje corresponde a la explotación del consumidor por parte de algún empresario privilegiado con alguna protección, subsidio o concesión monopólica?

 

Y más allá de empresarios explotadores y de políticos abusivos, ¿el gobierno, aún suponiendo su total y absoluta honestidad y eficiencia, no hace lo que hace (sobre todo en su calidad de hada madrina, encargada de proporcionarnos todos los bienes), abusando de la propiedad y la libertad de los gobernados? Al cobrar impuestos con fines redistributivos, quitándole a unos y dándole a otros, ¿no abusa de la propiedad de los gobernados? Y dado que la propiedad es la condición de posibilidad de la libertad, ¿al abusar de la primera no termina abusando de la segunda? ¿No será que Calderón vio la paja en el ojo ajeno y no la viga en el propio?

 

Hoy, aunque la mayoría de la gente no se dé cuenta (y para que comiencen a dársela escribo estos Pesos y Contrapesos), es el gobierno la principal amenaza contra la propiedad privada y la libertad individual, y a las pruebas me remito: bastó que el Ejecutivo propusiera cobrar impuestos, y que el Legislativo lo aprobara, para que termináramos pagando más impuestos, ya por obra y gracia de la IETU, ya por medio del nuevo impuesto a las gasolinas, ya vaya a ser por cualquiera de los otros: el impuesto a los depósitos en efectivo o el impuesto especial sobre producción y servicios a juegos y sorteos. Insisto: ¿no estará viendo Calderón la paja en el ojo ajeno y no la viga en el propio? Es por ello que le hago la siguiente pregunta: ¿cuántos impuestos, cuántas leyes, cuántos reglamentos, se han cobrado, promulgado y aplicado en contra de la propiedad privada y la libertad individual?

• Buscadores de rentas

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus