Pesos y contrapesos
Oct 11, 2007
Arturo Damm

Gobierno perdona deudas: ¡qué poca!

Nos hemos enterado, a través de la televisión, o por medio de la radio, que los contribuyentes incumplidos, aquellos que no pagaron sus impuestos, y a quienes la ley debería sancionar y las autoridades castigar, no tienen de qué preocuparse, ya que el gobierno los perdona generosamente.

Dos son las características de las leyes justas: (1) reconocen y garantizan los derechos de la persona, y (2) se aplican a todos por igual. Así las cosas, resulta que la justicia de las leyes en México deje mucho que desear, ya sea porque no reconocen y no garantizan los derechos de la persona, ya sea porque no se aplican a todos por igual, tal y como es el caso, por ejemplo, de los impuestos, materia en la cual se ha llegado a la injusticia de premiar al incumplido.

 

Nos hemos enterado, a través de la televisión, o por medio de la radio, que los contribuyentes incumplidos, aquellos que no pagaron sus impuestos, y a quienes la ley debería sancionar y las autoridades castigar, no tienen de qué preocuparse, ya que el gobierno los perdona generosamente.

 

Leemos, en la página de Internet del Servicio de Administración Tributaria, el SAT, lo siguiente: “¿Su pasado lo persigue porque tiene deudas con el SAT? Acérquese, nosotros lo ayudamos”. ¿De qué manera? Perdonando hasta el 80 por ciento del crédito fiscal en contribuciones, y hasta el 100 por ciento de recargos, multas y gastos de ejecución. Cito del documento oficial: “Con el propósito de que los contribuyentes que tienen adeudos fiscales atrasados regularicen su situación fiscal y se mantengan al corriente en el pago de sus contribuciones, a partir del 2007, se crea un beneficio muy importante en la Ley de Ingresos de la Federación que consiste en poder autorizarles la condonación desde el 80 hasta el 100% de los adeudos por contribuciones (isr, iva, Impac, ieps, impuestos al comercio exterior) y cuotas compensatorias, entre otros, así como recargos y multas…”.

 

¿De qué se trata? De premiar al incumplido, lo cual no debe ser, sobre todo si al cumplido no se le premia de ninguna manera. Cuántos contribuyentes cumplidos han recibido un comunicado del SAT redactado en los siguientes términos: “Felicidades, dado que es usted un contribuyente cumplido, el Servicio de Administración Tributaria le perdona el pago de impuestos del mes próximo. ¡En hora buena y siga usted cumplido con sus obligaciones tributarias!”.

 

¿Cuántos contribuyentes cumplidos han recibido un premio por haber pagado sus impuestos? Ya sé, ya sé, el contribuyente cumplido no tiene porqué recibir ningún premio: pagar impuestos es su obligación. De acuerdo, pero si lo anterior es cierto, ¿no lo es más que menos derecho a un premio tiene el contribuyente incumplido?

 

Caso similar, muestra de populismo, de irresponsabilidad financiera, de avance por la izquierda, fue la condonación de deudas que, hace unas semanas, decretó Calderón a favor de los deudores del Fondo Nacional de Apoyo para las Empresas de Solidaridad, el FONAES, siempre y cuando los pasivos hayan sido contraídos entre 1992 y el 2004, lo cual no deja de ser, ¡nuevamente!, un premio para los incumplidos, al tiempo que los cumplidos no tienen otra recompensa que la propia del deber cumplido y su corolario: la conciencia tranquila, que no es poco, pero no tanto como los pesos que los incumplidos se “ahorrarán” por haber sido perdonados.

 

¡Ah, pero eso sí, cómo se les llena la boca a nuestros gobernantes a la hora de hablar del Estado de Derecho, que es el gobierno de las leyes justas, siendo justas aquellas leyes que, entre otras cosas, tratan a todos por igual, trato igual que desaparece cuando la autoridad premia a los incumplidos, dejando a los cumplidos con un palmo de nariz! Como dice el chamaco que nos reclama por no pagar el agua: “¡Qué poca!”.



Comments powered by Disqus
El punto sobre la i

Si le sacas $5000 a un tipo que trabaja y les das $1000 a cinco tipos que no trabajan, pierdes un voto pero ganas cinco. En el neto ganas cuatro. Ésta es la esfera piramidal más grande de la historia: se llama socialismo. Los que reciben planes no deberían tener derecho a votar.

Miguel Ángel Boggiano
Entrar
Encuesta de la semana
Más de 10,000 muertes por Covid-19 en México y la curva sigue en fase ascendente. El INEGI estima con su ETOE en 12 millones el número de personas que han perdido su trabajo, ¿se debe seguir manteniendo la economía cerrada?
Artículos recientes...
Arturo Damm
• ¿Recuperación?
Ricardo Valenzuela
• El bien vs el mal
Arturo Damm
• 12.5 millones
Krishna Avendaño
• Desesperación en el imperio
Arturo Damm
• Desconfianza