LUNES, 29 DE OCTUBRE DE 2007
Costa Rica: el domingo 7 del referendo

¿Usted considera que las acciones del actual gobierno concuerdan con sus propuestas de política industrial?
No
No sé



El punto sobre la i
“El dinero en efectivo es una garantía de libertad individual, por su eficiencia, versatilidad, irrastreabilidad y anonimato.”
Víctor H. Becerra


Más artículos...
Manuel Suárez Mier
• Estancamiento sincrónico

Arturo Damm
• Riqueza

Roberto Salinas
• Libertad económica

Luis Pazos
• Cero crecimiento en 2019, ¿por qué?

Arturo Damm
• Empobrecimiento

Isaac Katz
• Competitividad

Ricardo Valenzuela
• La sarna del congreso de EU


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Rigoberto Stewart







“Los del SÍ, luchaban por vender; los del NO, por no comprar. Ninguno estaba (ni está) interesado en el intercambio, es decir, el comercio.”


Si usted quiere favorecer a un grupo mediante la intervención económica y, a la vez, minimizar el perjuicio a la sociedad, apoye su consumo, no su producción.

 

El proceso que culminó con el referendo del pasado 7 de octubre nos dejó varias enseñanzas. Una de ellas es que, entre los gurúes, existe una profunda ignorancia en cuanto al rol del comercio en la creación de riqueza para todos los participantes en el sistema económico. Los del SÍ, luchaban por vender; los del NO, por no comprar. Ninguno estaba (ni está) interesado en el intercambio, es decir, el comercio. Para ellos, ese no es el tema. Este hecho queda ratificado con la ocurrencia, posreferendo, de Ottón Solís, excandidato presidencial y uno de los máximos líderes del NO: exige, entre otras cosas, subsidios para los agricultores, como condición para aprobar las leyes de implementación. Esta exigencia tiene tres tipos de problemas: conceptual, económico y moral. Veamos el conceptual.

 

El sistema económico. Todos los seres humanos consumimos bienes y servicios (b&s) para nuestra subsistencia y bienestar. Tenemos necesidades de consumo. A la vez, hemos sido dotados de recursos (inteligencia, habilidades, medios naturales) con los cuales las podemos solventar únicamente de dos maneras: en autosuficiencia ─cada persona produce, aisladamente, todo lo que necesita─ o en cooperación con otras. El hombre solventó esas necesidades en autosuficiencia hasta que descubrió el maravilloso principio de especialización e intercambio, según el cual, dos o más individuos pueden satisfacer mejor sus necesidades de consumo si, en vez de producir todo lo que necesitan, cada uno dedica sus recursos a los b&s que produce mejor y luego los intercambia por aquellos que otros ofrecen en condiciones ventajosas. El resultado de la aplicación generalizada de este principio es el sistema de especialización e intercambio (SE&I), una intrincada red de interrelaciones e interdependencias. En él, cada individuo produce un bien (o muy pocos) y obtiene todos los demás mediante el proceso de intercambio (el comercio).

 

Dinámica del sistema. Vemos, entonces, que las personas participan en el sistema económico con el único fin de satisfacer mejor sus necesidades de consumo. Por esta razón, en cualquier subsistema se obtiene la máxima cantidad de riqueza y bienestar cuando cada individuo encuentra la mejor solución (la más barata) para cada una de sus necesidades de consumo, en cualquier parte del mundo. Cada vez que surge una mejor solución, la riqueza se incrementa en dos rondas. Veámoslo con un ejemplo. Supongamos que a raíz de la liberalización comercial, el arroz ingresa en el subsistema B al 20 por ciento del costo local. Esto implicaría una ganancia para todos los que consumen arroz. Además, al pagar menos por ese grano, todos esos consumidores tendrían más dinero para consumir otros bienes: frijoles, carne, verduras, libros, vestimenta, etcétera. En todas estas actividades se generarían mayor producción, empleo y ganancias. Así, el ingreso de arroz más barato, daría los siguientes resultados. Beneficiados en el campo: (1) todos los que consumen arroz: peones agrícolas y no agrícolas, pulperos. (2) Campesinos que no producen arroz: estos ganarían a raíz del arroz más barato y, también, de la mayor demanda por sus productos. (3) Campesinos arroceros: los que son consumidores netos del grano. Beneficiados urbanos: todos los que consumen arroz: taxistas, periodistas, meseros, clérigos, secretarias. Perdedores en el campo: los grandes productores de arroz, los cuales tendrían que incrementar su productividad o utilizar sus recursos para solventar otras necesidades de consumo de los participantes.

 

Ayuda a hogares pobres. Está clarísimo, entonces, que para favorecer a los pobres (campesinos, operarios, taxistas, secretarias) o dejar de perjudicarlos, lo más efectivo es permitir que se abaraten los bienes de consumo básico; es propiciar la apertura inmediata de esos mercados. Luego, si se estima necesario, se puede complementar esta acción con ayudas directas –un cheque—dirigidas al consumo. Pero lo que promulga Solís, férreo opositor a la apertura comercial, es lo contrario: que se mantengan cerrados los mercados y, a su vez, se den subsidios a los productores. Las consecuencias económicas de este “programa” serán desastrosas, en especial para los más pobres, quienes, además de no recibir los beneficios de la apertura, tendrán que costear los subsidios que, mayoritariamente, irán a los más ricos. Esto es lo que ocurre actualmente con los subsidios a los arroceros.

• Globalización / Comercio internacional

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus