JUEVES, 8 DE NOVIEMBRE DE 2007
China y Estados Unidos: ¿Quién trabaja para quién?

¿Considera usted que, en caso de logar su registro, “México Libre” es una alternativa viable para tener una oposición fuerte?
No
No sé



El punto sobre la i
“Por mucho que nos duela a los liberales, ninguna Constitución es garantía de la libertad.”
Carlos Rodríguez Braun


Más artículos...
Isaac Katz
• Viejos pobres (I)

Arturo Damm
• Contubernio entre poderes

Víctor Hugo Becerra
• México: País de esclavos

Arturo Damm
• Los dos poderes

Manuel Suárez Mier
• Hacia la elección de 2020 en EU

Arturo Damm
• Empresarios

Asael Hernández
• ¿Cómo invierten los empresarios en épocas de bonanza económica y en épocas de crisis?


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Ricardo Medina







“En realidad, millones de chinos han estado trabajando muy duro para que millones de estadounidenses vivan mejor.”


Usted qué prefiere: ¿Comprar barato o vender barato?

 

El progreso de China consistentemente lo vemos al revés de lo que es la lógica elemental de la economía. Si el objetivo último de la actividad económica es vivir mejor, NO deberíamos decir que a los chinos les va muy bien porque cada día le venden más cosas a Estados Unidos, sino que les empieza a ir bien porque cada vez pueden comprarle un poco más a Estados Unidos y al mundo.

 

En 2003 China superó a México como proveedor de los consumidores estadounidenses y es muy probable que en breve supere también a Canadá y se convierta en el país líder en exportaciones a Estados Unidos. Un dudoso campeonato.

 

¿Por qué “dudoso campeonato”? Porque no compramos para vender, sino que vendemos para poder comprar, que es lo verdaderamente interesante (como suelen saber muy bien las mujeres). Lo que nos debe interesar, para evaluar el progreso real de China en términos de bienestar para los chinos, es cuánto más pueden comprar ahora respecto de lo que podían comprar hace siete años. Visto así, China no va por mal camino, pero le falta muchísimo por recorrer: En 2001 por cada dólar en mercancías que China exportó a Estados Unidos importó sólo 18 centavos de dólar de mercancías estadounidenses, en junio de 2007 la situación había mejorado un poco (para los chinos en términos de bienestar tangible: capacidad de compra y consumo) y por cada dólar que exportaron a los estadounidenses les compraron ya 20 centavos de mercancías.

 

En los siete años que van de 2001 a 2007 los chinos han trabajado muy duro para que los consumidores estadounidenses y del resto del mundo –que son clientes de los chinos- puedan vivir mejor; a cambio, empiezan a mejorar su precario poder adquisitivo y ya pueden comprarle un poquito más de bienestar al mundo. Si China cada vez vendiera más pero cada vez comprara menos se estaría empobreciendo. Esto último es lo que le sucede a Venezuela y le pasará en breve a la Argentina: Un alto crecimiento del PIB que no se traduce en mayor poder de compra, es una mejoría ficticia.

• Globalización / Comercio internacional

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus