LUNES, 3 DE DICIEMBRE DE 2007
Crecimiento económico ¿a costa de mayor gasto?

¿Usted considera que las acciones del actual gobierno concuerdan con sus propuestas de política industrial?
No
No sé



El punto sobre la i
“El dinero en efectivo es una garantía de libertad individual, por su eficiencia, versatilidad, irrastreabilidad y anonimato.”
Víctor H. Becerra


Más artículos...
Víctor Hugo Becerra
• México: Dictadura Legal

Arturo Damm
• Lo bueno

Manuel Suárez Mier
• Más del culto a la personalidad

Arturo Damm
• El mínimo crecimiento

Luis Pazos
• Aborto, ¿derecho o delito?

Arturo Damm
• Consumo, a la baja

Ricardo Valenzuela
• El recinto de las Malas Ideas


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Godofredo Rivera







“Para variar, el Presidente Calderón cierra su primer año de gobierno anunciando más y más programas de gasto. Mientras en México se desgarran las vestiduras con un nacionalismo anacrónico, China se acerca más al capitalismo. México se rezaga ante el mundo por la mentalidad estatista de los políticos.”


Para variar, el Presidente Calderón cierra su primer año de gobierno anunciando más y más programas de gasto. Ahora fueron los sectores agrícola, comercial e industrial los beneficiarios.

 

Al campo, irán a parar más de 200 mil millones de pesos de los recursos del contribuyente. En cuanto al subsidio tarifario eléctrico, se mencionó un porcentaje (30% de descuento tarifario para la industria y 5% para el sector comercio) y el número de beneficiados (44 mil usuarios). ¿Cuánto cuesta este nuevo subsidio? No se mencionó en ningún medio, pero le aseguro amigo lector, serán millones de pesos (al momento de escribir este artículo he intentado averiguar alguna cifra, pero mis intentos han sido fallidos).

 

La autoridad hacendaria por su parte, anunció que se planea que la economía crezca a una tasa promedio de 5% en el año 2012.

 

A ver, de entrada esa tasa de crecimiento no es suficiente. México debería (y potencialmente podría) crecer al estilo de China e India que lo hacen a tasas de 9 y 10%. Pero para que esto ocurriera, sería de vital importancia realizar de tajo un cambio a los artículos 25 al 28 constitucional que le dan omnipresencia al Estado en materia de energéticos y telecomunicaciones. Sí, sólo un cambio agresivo al régimen de inversión detonaría un crecimiento espectacular.

 

En economía hay una regla que se llama regla del 70. Es una observación estadística que se cumple de manera asombrosa y que consiste en dividir 70 entre la tasa a la cuál crece la economía. Así, si un país crece en promedio al 1%, tardaría 70 años en duplicar su ingreso (70/1=70); si crece en promedio al 2%, tardaría 35 años en duplicar sus ingresos (70/2=35). De acuerdo a la estimación de crecimiento económico que desea el gobierno (5%), pasarían 15 años para que el ingreso de los mexicanos se duplique. Es mucho tiempo, se pierde una generación. Si México desea en alrededor de 7 años duplicar el ingreso promedio de los mexicanos (y con ello su bienestar) hay que crecer al promedio de China e India, pero, insistimos, ello pasa por crear un régimen de inversión más agresivo, lo que implica, y no nos hagamos tontos, realizar cambios a la a socialista Constitución Política que rige hoy a México. Con las tasas mediocres a las que hoy en promedio está creciendo la economía mexicana en los últimos años (2.5-3%), el asunto está perdido. México requeriría de 25 años para duplicar su ingreso. No, a este paso pronto China e India superarán en ingreso per-cápita a México, como ya en su momento lo hicieron países como España, Corea del Sur e Irlanda. Vamos a paso de tortuga.

 

Doy un ejemplo. Mientras en México el Presidente Calderón subsidia y subsidia, y López y sus secuaces amenazan con boicotear cualquier intento de allegar inversión privada a PEMEX, recientemente la empresa petrolera PetroChina, una división de China National Petroleum Corporation, lanzó su primera oferta pública en la bolsa de valores de 4 mil millones de acciones, lo que le allegó capital privado por casi 9 mil millones de dólares, todo un récord para la Bolsa de China continental. Con esta decisión de allegarse capital privado, se convirtió en la primera compañía de todo el mundo que vale más de un billón de dólares, pues el precio de sus acciones se triplicó desde el primer día de cotización en la Bolsa china. La empresa petrolera China superó así el valor de Exxon Mobil, que era antes la de mayor valor. Vea, amigo lector, en México desgarrándose las vestiduras con un nacionalismo anacrónico, y China acercándose más al capitalismo. Ahí está la raíz de nuestro estancamiento. Y luego por qué países como China crecen a mayores tasas que México. No, no hay misterio, México se rezaga ante el mundo por la mentalidad estatista de los políticos.

 

No sé como la autoridad está planeando que México aumente su tasa de crecimiento (lo que acepto, ya es de suyo positivo), pero sospecho que es al estilo keynesiano, es decir, mediante subsidios, subsidios y más subsidios. Ya lo dijo el Presidente Calderón, “no esperaremos a que haya reformas para que atendamos al sector productivo con mejores tarifas”. Si es esa la manera en que se espera que la economía crezca más, se lo adelanto amigo lector, y con el riesgo de que me tire de pesimista, NO funcionará. No, no es por la vía de incrementos sostenidos de gasto público que las economías crecen más. Un mayor gasto público, significa en el futuro menores recursos para los consumidores, los ahorradores y los inversionistas que son el verdadero motor del crecimiento económico. La razón, simple, cualquier aumento en el gasto público sólo se puede hacer a través de (1) aumento del endeudamiento y (2) mayores impuestos. Ambas estrategias reducen y encarecen los recursos monetarios que el sector privado podría utilizar para consumir, ahorrar e invertir. No, esa no es la vía, definitivo.

 

Por lo pronto, además de gastar más y más, Calderón cede asombrosamente al chantaje de los buscadores de rentas (esos vividores, amigo lector, de los impuestos que usted y yo pagamos). Ahí está el campo, la industria y el comercio, recibiendo la dádiva gubernamental.

 

Decía la otra vez un buscador de rentas de la Canacintra “no es posible, el gobierno le da prioridad en las licitaciones a las empresas extranjeras que le venden a un precio más barato.” Vaya cinismo de nuestro parásito canacintro, o sea lo rentable es comprar caro y vender barato. Claro, si es con ellos lo es. Pero que no se preocupe nuestro parásito canacintro, pues ya el gobierno calderonista emprendió toda una campaña en medios para que las empresas mexicanas le vendan al gobierno a la condición que sea (no importa si no se ofrecen precios competitivos, basta con demostrar que uno es una Pyme-pequeña y/o mediana empresa). Vaya manera de no fomentar la competencia, vaya manera de desperdiciar los recursos del contribuyente. No, esa no es la clave para crecer. Ese es sólo el camino para que el gobierno gaste mal y se endeude. Ese es sólo el camino para fomentar el parasitismo de los buscadores de rentas. Si se quiere apoyar a las Pymes lo que hay que hacer es reducir los costos de transacción de establecerlas, lo que implica una profunda reforma laboral y una desregulación agresiva. El camino del subsidio es el camino a la servidumbre.

 

Cuando voté por Calderón para Presidente lo hice porque lo consideré el menos peor de los candidatos, y tal vez en ello tuve razón. Pero tenía la esperanza de que estuviera preparado en materia económica, pues además de su titulo de abogado -que eso obvio, no lo hace ningún experto- ostentaba en su currícula una maestría en economía y otra en políticas públicas. No las estudió en alguna escuela de economía de esas que son deficientes y que sólo enseñan keynesianismo-gastar más para crecer más; una de ellas la estudió en una escuela privada en el DF (que no se ostenta como keynesiana y que presume de vinculación de su escuela de economía con las más famosas escuelas gringas en la materia) y otra en una universidad gringa de alto prestigio. No sé, no quiero levantar calumnias, pero pareciera que el Presidente compró esos grados. No me explico por qué tanto apego a los esquemas estatistas de subsidios. No me explico ese apego al keynesianismo. Menos aún me explico ese apego a las dictaduras comunistas. No me explico ese apego a esquemas ya superados. Vaya, ni Fox, que ciertamente lo intelectual no era su fuerte, decidía congelar y subsidiar tarifas sin ton y son y menos estimular de manera abierta a los buscadores de rentas. En fin, hoy tiene suerte Calderón de que el precio del petróleo le permita financiar su borrachera fiscal, pero mañana, y ante un precio adverso, los subsidios calderonistas nos pueden meter en serios problemas.

 

El gorilón rojo y el IFE

 

Avanza la consolidación de Jorge Alcocer como consejero Presidente del IFE. Sí, sin cumplir con los requisitos legales (no haber pertenecido a ningún partido político), se consuma el asalto. Lamentable, la partidocracia se impone y ya luego estarán encima de nosotros los ciudadanos. Este es un grave atentado a la libertad de los mexicanos. Es el camino a la servidumbre. En Venezuela pasó lo mismo; la gente fue indiferente cuando el gorilón rojo comenzó a destruir las instituciones y el equilibrio de poderes. Para cunado aparezca este artículo, se habrán cancelado las ultimas libertades de los venezolanos. Ello es así, pues el comunismo (el comunismo de Chávez) es un régimen autoritario que, además de violar los derechos de propiedad fundamentales de los individuos, no es compatible con la democracia liberal que respeta las libertades esenciales de las personas. La lección es clara y en México no la vemos.

• Problemas económicos de México

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus