VIERNES, 28 DE DICIEMBRE DE 2007
¿Qué tan liberal es usted? (III)

¿Usted cree que la economía mexicana entrará en recesión en los próximos meses?
No
No sé



“Incluso si la ausencia de gobierno realmente significara anarquía en un sentido negativo y desordenado, que está lejos de ser el caso, incluso entonces, ningún trastorno anárquico podría ser peor que la posición a la que el gobierno ha dirigido a la humanidad.”
Leon Tolstoy

Isaac Katz







“Un embrión sin funciones cerebrales, ¿puede ser considerado una persona con todos los derechos de un nacido?”


Este tercer artículo de la serie, lo voy a dedicar a un tema que es muy controvertido y que se refiere la libertad de la cual deben gozar las mujeres para que decidan sobre su cuerpo y su maternidad.

 

En este tema hay muchos aspectos que van más allá del aborto y que son, para la mayor parte de las mujeres, mucho más importantes. El más obvio es que una mujer, al igual que un hombre, debe tener el derecho de hacer con su cuerpo lo que más le convenga, desde decidir qué bienes va a consumir, sean o no dañinos contra la salud, qué y cuánto estudiar, dónde y cuánto trabajar, hasta las decisiones que tratan sobre si contrae matrimonio o decide vivir en unión libre y con quién o inclusive, si decide libremente vivir sola, ser madre soltera, etcétera. La igualdad de género es un principio liberal básico.

 

En cuanto a qué actividad laboral dedicarse, obviamente tenemos que incluir la prostitución, siempre y cuando ésta sea una decisión tomada con entera libertad. Una prostituta lo que está haciendo es proveer un servicio que alguien más está  demandando y, por lo mismo, está dispuesto a pagar por él; al ser una transacción voluntaria, ambas partes se benefician, por lo que no tiene por qué haber algún impedimento en contra de su legalización.  Obviamente la prostitución derivada de la trata de blancas, al aproximarse a una situación de esclavitud, no puede ser legal ya que violenta el principio mismo de la libertad para elegir.

 

En cuanto al aborto, aquí simplemente no existe un consenso, habiendo realmente dos posiciones extremas. Una señala que una mujer sí debe poder decidir libremente sobre su cuerpo mientras no se dañe a un tercero, en este caso el embrión, por lo que abortar no debe ser permitido. La otra posición es que sí se debe permitir ya que la decisión o no de abortar es algo que le concierne exclusivamente a la mujer embarazada. Más aun, está el límite temporal al aborto, partiendo de la convención médica que durante los primeros tres meses del embarazo el sistema nervioso central no está desarrollado y si se realiza adecuadamente la mujer no corre riesgos al abortar.

 

Esto nos lleva a una pregunta crucial: un embrión sin funciones cerebrales, ¿puede ser considerado una persona con todos los derechos de un nacido? Pregunta difícil de contestar, pero independientemente de la respuesta, de lo que no queda duda es que una mujer que decida abortar, por cualquier motivo, en una decisión que no es nada fácil de tomar, lo va a hacer y es mejor que lo haga en condiciones sanitarias adecuadas con personal médico capacitado, que en un callejón en donde un “carnicero” va a utilizar un gancho. Por lo anterior, por este puro elemento de salud pública, es que el aborto hasta tres meses de embarazo debe estar permitido y legalizado. Apelar a un argumento moral para prohibir el aborto, solo provoca graves daños a la salud y hasta la muerte de innumerables mujeres.

• Liberalismo

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus