JUEVES, 3 DE ENERO DE 2008
A 30 años del gran viraje de China

A un año del comienzo del gobierno de López Obrador, usted cree que hemos mejorado en...
Economía
Seguridad
Ambas
Ninguna de las dos



El punto sobre la i
“El gobierno es, esencialmente, poder frente al ciudadano. ¿Qué lo justifica?”
Othmar K. Amagi


Más artículos...
Víctor Hugo Becerra
• ¿EL T-MEC está muerto?

Arturo Damm
• De mal en peor

Manuel Suárez Mier
• ¿Cómo se acaba la pobreza?

Arturo Damm
• Outsourcing

Luis Pazos
• AMLO: los buenos y los malos

Arturo Damm
• Desconfianza empresarial

Ricardo Valenzuela
• ¿Son los EU abanderados del capitalismo salvaje?


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Ricardo Medina







“En diciembre de este año, 2008, se habrán cumplido 30 años del inicio formal del gran viraje de China hacia la prosperidad. Encabezada por Deng Xiaoping, la clase dirigente de China vio con extraordinaria claridad que su permanencia en el poder dependía de cambiar radicalmente el paradigma de la lucha de clases por el paradigma de la productividad.”


A la distancia parece claro que fue durante la tercera reunión plenaria del Décimo Primer Comité Central del Partido Comunista de China, en noviembre y diciembre de 1978, cuando deliberadamente la clase dirigente china sentó las bases de una de las más radicales y exitosas reformas económicas de la historia. Paradójicamente, la motivación principal detrás de este viraje fue el objetivo de garantizar la permanencia en el poder del PC chino y de su clase dirigente. También paradójicamente, el evidente fracaso de las estrategias maoístas, encaminadas a erradicar cualquier vestigio de capitalismo, propiedad privada y libre competencia, así como los devastadores resultados de la desastrosa “revolución cultural”, contribuyeron a que los nuevos dirigentes, encabezados por Deng Xiaoping, hicieran entonces un diagnóstico descarnado: Conservar el actual estado de cosas o retomar la planificación central de la economía sería suicida.

 

Como lo expresó Jean Francoise Huchet: “Económica y políticamente la inmovilidad ya no era más una opción. El capitalismo representaba la única alternativa posible en términos de organización del sistema económico” (The emergence of capitalism in China: an historical perspective and its impact on the political system en Social Research, 22 de marzo de 2006).

 

Para la anécdota y como metafóra de este viraje quedó la famosa frase de Deng: “No importa si el gato es negro, pardo o blanco; lo importante es que atrape ratones”.

 

Sería ingenuo querer transplantar tal cual la experiencia china de reforma económica radical (la cual, además, no ha sido lineal, sino que ha procedido por ensayo y error, con no pocas rectificaciones sobre la marcha), pero es indudable que China representa hoy la mejor demostración viviente de la superioridad y eficacia del modelo capitalista sobre las utopías igualitaristas y que la historia de la transformación china en los últimos 30 años encierra valiosas lecciones que deberían tomar en serio los hacedores de políticas públicas en países como México. En los siguientes artículos desmenuzaré algunas de esas  lecciones.

 

• Libertad económica • Productividad / Competitividad

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus