LUNES, 25 DE FEBRERO DE 2008
Dos disparates y la mentira populista de siempre

¿Usted cree que es una buena idea que sean Pemex y la Secretaría de Energía quienes construyan una refinería?
No
No sé



“Si se viola una ley injusta lo único que se viola es esa ley, no algún derecho de alguien. Por el contrario, si se viola una ley justa se viola la ley y algún derecho de alguien.”
Othmar K. Amagi

Godofredo Rivera







“La semana pasada se repitió como siempre la mentira populista, sí esa que va desperdigando López en distintos medios de comunicación. También se dijeron varios disparates de los cuáles haré alusión a dos. En este último caso los protagonistas para variar fueron los políticos.”


La semana pasada se repitió como siempre la mentira populista, sí esa que va desperdigando López en distintos medios de comunicación. También se dijeron varios disparates de los cuáles haré alusión a dos. En este último caso los protagonistas para variar fueron los políticos.

 

Comienzo con la mentira, la mentira populista de siempre. Haciendo una especie de resumen, López continúa repitiendo como perico que “quieren vender a PEMEX,” “como ya lo han hecho con el resto del país,” “que ya dio la orden el Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial.” La verdad esperaba a un López con su mismo rollo ideológico pero cambiando un poco el tono usual. Pero nada, López no aprende y sigue con el mismo tono, un tono dogmático-contestatario que más bien se parece a un discurso de algún líder cejeachero y/o de la APPO.

 

El problema es que las mentiras de López cobran eco gracias a la lentitud del PAN de presentar su iniciativa en materia de energéticos (y si no está lista, al menos deberían salir a debatir contra López) y de una vez por todas abrir paso al debate con la izquierda dogmática que representan López y el PRD.

 

Lo cierto es que López además de estar cacareando su dogma y no mostrar pruebas de lo que dice, realiza afirmaciones temerarias que no se sustentan en ninguna evidencia científica. No perderé valioso espacio para nuevamente para desenmascarar las viles mentiras de López. Eso ya lo hemos hecho con creces en este espacio los distintos colegas que colaboramos en esta página. Lo único que mencionaré es que las mentiras de López reflejan la ignorancia de millones de mexicanos, esos que creen que PEMEX es patrimonio de todos los mexicanos, que aceptar capital privado en cualquier paraestatal es traicionar a la patria, que el subdesarrollo de México se debe a su cercanía con los gringos, que es el Estado el único que debe explotar los recursos naturales, que los ricos son ricos porque explotan a los pobres, que la pobreza sólo se combate con el paternalismo gubernamental, etc.

 

No, la evidencia apunta en sentido contrario, México es una nación que no sale del subdesarrollo debido a la ausencia de derechos de propiedad sobre los recursos naturales, es decir, ningún particular puede participar en la explotación de los mismos, sólo papá gobierno; México no sale subdesarrollo debido a que papá gobierno está metido en casi toda la explotación de recursos naturales a través de sus ineficientes y corruptas paraestatales; México no sale del subdesarrollo debido a las nefastas y populistas políticas llevadas a cabo durante varias décadas (exacerbadas de 1970 a 1982); México no sale del subdesarrollo porque los gobiernos siguen empecinados en señalar a los gringos como los responsables del subdesarrollo mexicano cuando en realidad es sólo el pretexto que han usado los gobiernos populistas como los que ha encabezado López para encubrir su incompetencia.

 

No sé que siga, pero el timorato PAN le sigue haciendo el juego a López.

 

Paso ahora a señalar dos disparates económicos, como siempre, los políticos son los protagonistas.

 

Desde hace ya varios días, el senador Gustavo Madero, Presidente de la Comisión de Hacienda y Crédito público, ha venido diciendo toda una serie de sandeces económicas. Me cuesta creerlo, porque siempre había considerado una persona inteligente al senador Madero. El senador Madero afirma lo siguiente, “sería bueno que el Banco de México baje sus tasas de interés; sería deseable que además de defender el poder adquisitivo de la moneda, Banxico fomentara el crecimiento económico;” “sería bueno también permitir una pequeña devaluación del peso para hacer frente a la recesión estadounidense, pues así se estimulan las exportaciones y disminuyen la importaciones.” ¿Cómo ve amigo lector? Sí, atinó, la postura del senador Madero es totalmente mercantilista.

 

Por favor senador Madero, piense antes de hablar. A México le costó muy caro el que usara a la política monetaria (a través de la subordinación de Banxico a los caprichos del Ejecutivo) para sostener los niveles crecientes de gasto público. El resultado de esta estrategia keynesiana fue una inflación que llegó a ser hasta de tres dígitos. Ya se le olvidó al senador Madero que fue precisamente por eso que tanto se insistió en que Banxico fuera autónomo, nunca sometido a los caprichos del Presidente. La mejor política monetaria es aquella que es neutral, que sólo se utiliza para mantener a la inflación bajo control. Usar a la política monetaria para “fomentar” el crecimiento económico y/o las exportaciones ha sido una de las causas de las debacles financieras de América Latina.

 

Finalmente, lo que también molesta es el tono mercantilista del senador, que cree torpemente (como casi todos los políticos) que exportar es mejor que importar. A ver senador Madero, cuando en México la balanza comercial ha sido “positiva” (monto de exportaciones mayor al de importaciones) es debido a que atraviesa por una crisis económica profunda. En una crisis a la mexicana, los ingresos de los mexicanos descienden debido a la inflación y el desempleo, lo que hace que las empresas y las familias consuman menos, lo que también significa menores importaciones. La normalidad económica y prosperidad de un país se demuestra por el monto de sus importaciones (siempre mayor al de las importaciones); a mayor crecimiento económico, mayores ingresos para los habitantes de una nación y por tanto mayor consumo nacional e internacional (importaciones). ¿Por qué se empeña estúpidamente entonces el senador Madero en querer forzarnos a los mexicanos a consumir menos y favorecer a los exportadores? y lo peor, ¿Por qué se empeña el senador Madero en reducir nuestros ingresos mediante una devaluación del peso?

 

Una depreciación del peso (aumento del valor del dólar), si bien tiene efectos positivos sobre algunos exportadores, lo cierto es que empobrece a la mayoría de los asalariados mexicanos que ganan en pesos. No importa si uno importa más de lo que exporta, lo que realmente cuenta es tener el dinero para pagar dichas importaciones. EU tuvo balanza comercial deficitaria todo el siglo XIX, pero se debió a que también registró una balanza de capitales superavitaria (entrada de nuevas inversiones del extranjero que coadyuvan a financiar también las importaciones) que lo llevó a ser la superpotencia económica del siglo XX. El año pasado México recibió inversión extranjera récord, lo que significa que su balanza de capitales fue –y es- superavitaria, por lo que no debe preocupar que la balanza comercial sea deficitaria.

 

No, senador Madero, no repita sandeces, pues en una de esas le toman la palabra los dinosaurios del PRI y el PRD y tal como lo hicieron con el IFE, se “descabechan” al Banco de México. Eso sí sería una verdadera tragedia económica.

 

El segundo disparate lo encabezó Cuauhtémoc Cárdenas al emitir su opinión sobre la reforma energética. El fundador del PRD afirmó que “es necesario que PEMEX salga del presupuesto federal, que se le dé mayor autonomía y se le disminuya la carga fiscal.” “Mientras se respete la constitución, debe permitirse a PEMEX recibir inversión privada.” De acuerdo ingeniero, su posición parece menos dogmática que la de su correligionario López. Sin embargo, también mencionó “sería bueno que toda la deuda de la paraestatal sea absorbida por el gobierno federal.” ¿Quéeeeee? O sea, debemos ser los contribuyentes los que absorbamos los excesos, ineficiencias y corrupción de dicha petrolera. ¡Jamás!, eso es perverso. Que PEMEX salga del presupuesto, de acuerdo, pero que se las arregle para borrar sus números rojos y ser eficiente. PEMEX debe dar dinero a los mexicanos no al revés, ¡faltaba más!

 

Por cierto, una reforma energética seria sólo será posible si se cambia la constitución. No seamos dogmáticos, la constitución está obsoleta en sus artículos 25 al 28 y no es ningún tipo de Biblia. Esos artículos mantienen a México hundido en el subdesarrollo económico. El que papá gobierno se haga cargo de toda la explotación de los recursos naturales es una perversión, pues convierte al gobierno en un pulpo burocrático, en un monopolio con ningún incentivo para competir, y sí, en cambio, en un ente en donde todos los políticos y sindicatos quieren meter la mano. El resultado: empresas paraestatales endeudadas y con exceso de personal.

 

Lo ideal de una seria reforma energética (que comienza con cambiar la constitución) sería abrir todo el sector energético a todo aquel particular que quiera participar. Si este ideal no se da, entonces una segunda mejor salida sería hacer a los mexicanos accionistas de la paraestatal, lo que significaría rendir cuentas, someter al sindicato y reducir en más de la mitad la plantilla laboral de PEMEX. Lo demás, amigo lector, es puro rollo de los políticos.

• Populismo • Reforma energética

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus