Ideas al vuelo
Mar 7, 2008
Ricardo Medina

Turismo de aventura en Ecuador

Menudo escándalo están armando algunos medios con la historia de la joven mexicana que resultó herida en el campamento que las FARC tenían en Ecuador. En realidad, si hemos de creer a los padres de la joven, todo fue un incidente normal dentro de una nueva modalidad del turismo de aventura.

Leo la carta que los padres de una joven mexicana de veintitantos años –herida durante la incursión del ejército colombiano contra un campamento de los guerrilleros y secuestradores de las FARC ubicado en territorio ecuatoriano- enviaron a los medios de comunicación, rogándoles “ser cuidadosos y no actuar a la ligera en este caso” (¿en otros casos sí se vale que los medios actúen sin cuidado y a la ligera?) y en la cual aseguran que su hija “no tiene vínculos con ninguna organización armada” y que su hija sólo acudió a Ecuador para participar en un evento académico “y, aprovechando la oportunidad, hacer actividades de turismo”.

 

Añaden que su hija “tiene las inquietudes sociales de cualquier universitario”.

 

Bien dicho. Que los medios no saquen conclusiones precipitadas. Todo mundo sabemos que es común después de asistir a eventos académicos tan prestigiados como el Segundo Congreso de la Coordinadora Continental Bolivariana, tomarse unos días para hacer “actividades de turismo”. Y todos sabemos que a los jóvenes con “inquietudes sociales” les gusta hacer turismo de aventura que algún académico define como: “Actividades auto emprendidas interactuando con el medio ambiente natural, que contengan elementos de peligro aparentes o reales, en las que el resultado, aunque incierto, puede estar influenciado por el participante y la circunstancia” (Ewert, 1989).

 

¿Qué mejor opción para hacer turismo de aventura, si uno anda por Ecuador, que darse una vuelta por el campamento de las FARC, cerca de la frontera con Colombia? Lo sorprendente es que esta joven mexicana hallase con tanta facilidad el campamento de los guerrilleros, secuestradores y socios de los narcotraficantes, cuando el gobierno ecuatoriano jura que no tenía idea de que esos delincuentes tuviesen una especie de “santuario” en Ecuador.

 

Tal vez a los padres, hijos, hermanos y amigos de los centenares de colombianos y no colombianos que han sido secuestrados o asesinados por las FARC esto del turismo aventurero no les cause mucha gracia. Pero ni modo. Para la “progresía” siempre hay dos pesos y dos medidas, como decía Chateaubriand.

• FARC


Comments powered by Disqus
El punto sobre la i

El problema, para los dictadores, es que no pueden eliminar la libertad del ser humano. Sólo pueden prohibir su ejercicio, prohibición a la que se opone, precisamente, la libertad.

Othmar K. Amagi
Entrar
Encuesta de la semana
Termina la era “TLCAN” y comienza la era “T-MEC”. ¿Considera que será suficiente para remolcar a la economía mexicana y hacerla crecer a pesar de que los motores internos están apagados (consumo, inversión, inversión gubernamental)?
Artículos recientes...