LUNES, 10 DE MARZO DE 2008
Precisiones sobre Pemex

¿Usted considera que la renuncia de Evo Morales a la presidencia de Bolivia es un golpe de estado?
No
No sé



El punto sobre la i
“El socialismo es moralmente incorrecto, políticamente autoritario y económicamente imposible.”
Enrique Ghersi


Más artículos...
Manuel Suárez Mier
• EU, ¿país poco competitivo?

Arturo Damm
• Nueva baja en la tasa de interés

Luis Pazos
• Y el "Principio de no intervención"

Arturo Damm
• Pragmatismo

Ricardo Valenzuela
• El Estado ha iniciado su putrefacción

Arturo Damm
• ¿Desconfianza = desilusión?

Isaac Katz
• Protección de los derechos de propiedad


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Ricardo Medina







“Es cierto que en Pemex casi todos los incentivos están alineados para la depredación de un recurso que, se supone, pertenece a la nación. Pero lo que hay que hacer es corregir dichos incentivos, no dejar morir a Pemex por falta de inversión.”


Jorge Chávez Presa publicó el sábado un interesante artículo que lleva a concluir –a mi juicio- que “salvar a Pemex” puede ser una pésima decisión para los mexicanos de hoy y del futuro (ver: “El Universal”, 8 de marzo: “Reinventar a Pemex). ¿Será así?

 

Primero: Pemex NO es una empresa, sino un organismo público descentralizado que NO paga impuestos, sino “derechos por hidrocarburos”, que son “el pago que se hace a la nación por la extracción de petróleo crudo y gas”. (Y esos recursos en muchas ocasiones, no siempre, han sido gastados mejor fuera de Pemex, en el Presupuesto de Egresos de la Federación, de cómo habrían sido gastados dentro de Pemex, digo yo). Teniendo el monopolio de la exploración y la extracción, señala Chávez Presa, Pemex no puede quebrar (a menos, digo yo, que en el futuro se acabe el petróleo y por fin tengamos que acordarnos de que México surgió antes que Pemex y que México puede sobrevivir, con éxito, sin Pemex y sus depredadores).

 

Segundo: Chávez Presa sugiere que mientras más se invierte en Pemex peor es su desempeño. Durante el sexenio pasado (2000-2006) la inversión en Pemex llegó a casi 62 mil millones de dólares y en el primer año de esta administración (2007) fueron 15 mil 600 millones de dólares. En contraste, en el sexenio de Ernesto Zedillo se invirtieron en Pemex 29 mil millones de dólares. Sin embargo, digo yo, es falso que la cuantiosa inversión realizada en Pemex de 2000 a la fecha haya sido un error. Por el contrario, ha servido en gran parte para descubrir nuevos mantos de gas que ya se están explotando y para detectar dónde están los nuevos yacimientos de petróleo –en las aguas profundas- para explotar los cuales Pemex requeriría asociarse con quienes tienen el capital y la tecnología para hacerlo. La baja inversión en Pemex durante el gobierno de Zedillo sí fue un grave error.

 

Hay que cambiar radicalmente el modelo de operación de Pemex para que las inversiones ahí sean más productivas, pero es una trampa presentar como virtud lo que fue un grave error.

• Reforma energética

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus