VIERNES, 25 DE ABRIL DE 2008
¡Está loco!

¿La cancelación de la construcción de la planta de Constellation Brands en Mexicali representa un punto de quiebre entre el gobierno y los empresarios?
No, habrá más proyectos
Definitivamente



El punto sobre la i
“El gobierno es un mal necesario”
Thomas Paine


Más artículos...
Santos Mercado
• Una sociedad bien organizada

Víctor Hugo Becerra
• El coronavirus es el iceberg y México es el Titanic

Arturo Damm
• Art. 39 CFF

Isaac Katz
• La gran crisis

Arturo Damm
• Comercio exterior, de mal en peor

Manuel Suárez Mier
• Crisis financiera en EU

Arturo Damm
• Condiciones de empleo y cuarentena


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Edgar Piña







“No es algo nuevo. Millones de mexicanos tenemos la certidumbre, basada en las evidencias diarias, de que el señor Manuel López, es poseedor indiscutible de un sobrado perfil psico-patológico.”


Seguramente los especialistas de la mente tienen sus teorías e hipótesis en las que aparecen términos tales como trastorno esquizoafectivo de tipo maniaco; retrazo mental leve; trastorno disocial, esquizofrenia y otros.

 

El autor de esta colaboración, al carecer de conocimientos en la materia, se dio a la tarea de buscar orientación al respecto y esto es lo que encontró. A continuación le ofrezco un resumen de lo investigado para que usted juzgue por sí mismo.

 

Retrazo mental

 

Es un trastorno definido por la presencia de un desarrollo mental incompleto o detenido, caracterizado principalmente por el deterioro de las funciones concretas de cada época del crecimiento y que disminuyen el nivel global de la inteligencia, tales como las funciones cognoscitivas, las del lenguaje, del raciocinio, las motrices y la socialización.

 

El retraso mental puede acompañarse de cualquier otro trastorno somático o mental. De hecho, los afectados de un retraso mental pueden padecer todo el espectro de trastornos mentales y su prevalencia es al menos tres o cuatro veces mayor en esta población que en la población general.

 

En ambientes escolares, sociales o de trabajo estos individuos son de bajo rendimiento pero ocultan sus deficiencias haciéndose simpáticos e ingeniosos y con frecuencia tienen una explicación de sus bajas calificaciones, de sus errores en el juego o de las fallas en su responsabilidad laboral, atribuyendo a otros la culpa de sus desatinos.

 

Trastorno esquizoafectivo de tipo maniaco

 

Este es un trastorno en el cual los síntomas esquizofrénicos y los maníacos están presentes en el mismo episodio de enfermedad. Esquizofrenia, en corto, es una enfermedad caracterizada por la disociación específica de las funciones psíquicas, mientras que un maniaco es aquella persona obsesionada por un tema o cosa determinada.

 

La alteración del humor es generalmente en forma de euforia acompañada de aumento de la estimación de sí mismo e ideas de grandeza, pero a veces son más evidentes la excitación o irritabilidad, acompañadas de un comportamiento agresivo y de ideas de persecución.

 

En individuos con este tipo de trastorno se presenta un aumento de la vitalidad, hiperactividad, dificultades de concentración y una pérdida de la inhibición social normal. Pueden estar presentes ideas delirantes de grandeza o de persecución. El enfermo puede insistir, por ejemplo, en que sus pensamientos o estrategias de trabajo están siendo difundidos o interceptados, o que fuerzas extrañas (la derecha, los ricos, el innombrable, los gringos) están tratando de controlarlos. También puede expresar ideas delirantes extrañas que no son sólo de grandeza o de persecución y a menudo el enfermo se expresa sarcásticamente o en forma burlona o metafórica,

 

Son extremadamente egocéntricos y egoístas y por lo mismo estos individuos rara vez escuchan a los demás y sólo lo hacen cuando el interlocutor los halaga, no les contradicen y está de acuerdo al 100 por ciento en lo que creen, dicen o proponen.

 

Trastorno disocial

 

El trastorno disocial es característico de niños con edades por debajo de los 9 ó 10 años o adultos que por múltiples razones permanecen en un nivel de desarrollo equiparable a tal edad.

 

Se caracteriza por la presencia de un comportamiento marcadamente desafiante, desobediente y provocador y la recurrencia de actos agresivos más graves que incluyen la violación a la ley y a los derechos de los demás.

 

El rasgo esencial de este trastorno es una forma de comportamiento persistentemente negativista, hostil, desafiante, provocadora e irrespetuosa, que está claramente fuera de los límites normales del comportamiento de las personas de la misma edad, grupo o contexto sociocultural.

 

Los individuos afectados por esta enfermedad tienden frecuentemente a oponerse activamente a las peticiones o reglas de los demás y a molestar deliberadamente a otras personas. Suelen sentirse enojados, resentidos y fácilmente irritados por aquellas personas cercanas a quienes culpan por sus propios errores o dificultades o por quienes se atreven a cuestionar sus actitudes y acciones.

 

Generalmente tienen una baja tolerancia a la derrota y pierden el control fácilmente. Lo más característico es que sus desafíos sean en forma de provocaciones que dan lugar a enfrentamientos. Por lo general se comportan con niveles excesivos de grosería, falta de colaboración y resistencia a la autoridad.

 

En este tipo de trastorno de la personalidad se incurre a menudo en conductas tales como el robo, el soborno, la crueldad, el cinismo, la mentira, la intimidación, el ataque y la destrucción.

 

Esquizofrenia

 

Este trastorno se caracteriza por distorsiones fundamentales y típicas de la percepción, del pensamiento y de las emociones, estas últimas en forma de embotamiento o falta de adecuación de las mismas. En general, se conservan en cierto grado tanto la claridad de la conciencia como la capacidad intelectual, aunque con el paso del tiempo pueden presentarse déficits cognoscitivos

 

El enfermo cree que sus pensamientos, sentimientos y actos más íntimos son conocidos o compartidos por otros y pueden presentarse ideas delirantes en torno a la existencia de fuerzas naturales o sobrenaturales capaces de influir en los actos y pensamientos del individuo afectado. Este se siente el centro de todo lo que sucede y cuando está entre multitudes se siente el iluminado, el salvador, el perfecto, el legítimo.

 

Un cierto tipo de perspicacia es frecuente en estos individuos, la cual suele acompañarse de la creencia de que las situaciones cotidianas tienen un significado especial, por lo general siniestro y dirigido contra el propio enfermo. En el trastorno del pensamiento característico de la esquizofrenia, los afectados pueden tener o aparentar buen humor y con frecuencia logran la simpatía de las personas, pero requieren para ello de muestras constantes de admiración y sumisión.

 

El pensamiento y el discurso en personas con este trastorno mental con frecuencia es vago, elíptico y oscuro y su expresión verbal es a veces incomprensible. A menudo padecen bloqueos que provocan lentitud en el habla e incurren en interpolaciones en el curso del pensamiento.

 

Las características más importantes de la personalidad de estos enfermos son la superficialidad en el discurso, el carácter caprichoso y la incongruencia, así como la tendencia a no contestar las preguntas que se le hacen y a acudir, en cambio, a falacias de distracción. La ambivalencia y el trastorno de la voluntad se manifiestan como negativismo, estupor, ansia de aplauso y de muestras de admiración y se conducen con un coraje excesivo (que se refleja en su rostro) hacia los competidores.

 

Si usted amable lector encuentra que la personalidad del señor AMLO posee las características aludidas, estará de acuerdo conmigo: ¡Vaya loco que anda suelto… y nos quiere gobernar!


 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus