Interamérica hoy
Abr 29, 2008
Hana Fischer

Solidaridad burocrática

Desde tiempos inmemoriales, el Estado ha sido utilizado, por una minoría, como herramienta para vivir a expensas del resto de la población. Pero la historia del desarrollo de las instituciones sociales ha sido una lucha constante por impedir el abuso del aparato gubernamental en beneficio de la burocracia.

Montevideo (AIPE)- Desde tiempos inmemoriales, el Estado ha sido utilizado, por una minoría, como herramienta para vivir a expensas del resto de la población. Asimismo, la historia del desarrollo de las instituciones sociales ha sido una lucha constante por impedir el abuso del aparato gubernamental en beneficio de la burocracia.

 

Es indudable que la búsqueda de un mejor gobierno tuvo su punto culminante en “La Ilustración”, los siglos XVII al XIX. Fue entonces cuando se sentaron las bases que hicieron posible el surgimiento de sociedades de gente libre. Y lo absolutamente novedoso fue que tal libertad no era una concesión del soberano, sino el ejercicio de un derecho inherente a la propia gente.

 

No obstante, sería ingenuo sostener que luego ningún grupo trató de apoderarse del aparato estatal para medrar a costa de la ciudadanía. Pero encontraron un muro aparentemente infranqueable: el prestigio alcanzado por la democracia liberal.

 

Fue entonces que los políticos descubrieron que la perversión del lenguaje es un arma increíblemente eficaz para alcanzar sus objetivos. Así, conceptos altamente valorados como el de justicia, solidaridad, derechos, generosidad, etc., pasaron a significar, muy frecuentemente, todo lo contrario al significado original.

 

Veamos algunos ejemplos de mi país. En 1990, la izquierda asumió el gobierno departamental de Montevideo, la capital del Uruguay. Como forma de demostrar su “generosidad”, el intendente electo  aumentó los sueldos a todos los empleados del municipio, a la vez que les rebajaba el horario de trabajo. Gracias a los buenos “sentimientos” demostrados, desde entonces Montevideo es gobernada por ese mismo partido político.

 

En 2001, mientras un tsunami económico y financiero hacía temblar al mundo entero, el entonces intendente Mariano Arana firmó un generoso convenio con el sindicato municipal que contemplaba ajustes de sueldo por inflación y demás medidas “bondadosas”. Arana es conocido por su afición a viajar. Desde que fue nombrado Ministro de Vivienda en 2005 viaja al exterior, en promedio, una vez cada 67 días.

 

En el 2001, el PIB uruguayo cayó 3,4%, y en el 2002 11% más. Múltiples empresas privadas quebraron y el desempleo trepó cerca de 20%, pero los empleados públicos son inmunes porque son “inamovibles”.

 

El cinismo de políticos y burócratas parece no tener límites.

 

___* Analista uruguaya.

© www.aipenet.com

 



Comments powered by Disqus
El punto sobre la i

El problema, para los dictadores, es que no pueden eliminar la libertad del ser humano. Sólo pueden prohibir su ejercicio, prohibición a la que se opone, precisamente, la libertad.

Othmar K. Amagi
Entrar
Encuesta de la semana
Termina la era “TLCAN” y comienza la era “T-MEC”. ¿Considera que será suficiente para remolcar a la economía mexicana y hacerla crecer a pesar de que los motores internos están apagados (consumo, inversión, inversión gubernamental)?
Artículos recientes...