VIERNES, 9 DE MAYO DE 2008
Pemex ¿discrimina a mexicanos?

¿Usted cree que con la reciente disminución de la tasa objetivo del banco central se incrementará el crecimiento económico en México?
No
No sé



El punto sobre la i
“Si del derecho a la vida se desprende el derecho a defenderla, del derecho a defenderla, ¿no se desprende el derecho a la portación de armas?”
Félix de Jesús


Más artículos...
Manuel Suárez Mier
• Destierro a los expertos

Arturo Damm
• Impuestos, la justificación moral

Luis Pazos
• Presupuesto 2020, ¿realista?

Arturo Damm
• El presupuesto y el crecimiento

Ricardo Valenzuela
• Unión de Estados Americanos y Socialistas (I)

Arturo Damm
• Los dos problemas

Víctor Hugo Becerra
• Los nuevos enemigos de la Libertad


Pulsaciones...
• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Luis Pazos







“Somos el único país petrolero en el mundo que refina su petróleo en el extranjero, pero prohíbe a sus ciudadanos refinarlo en su país, para dar risa, pero así es y todavía hay quienes defienden que así se quede.”


Una de las contradicciones más irracionales de la legislación petrolera mexicana es que cualquier nacional o extranjero puede refinar petróleo mexicano en el extranjero, pero en México el único que puede refinarlo es el gobierno a través de PEMEX. Esa posición ha llevado a que cada día tengamos que importar más refinados. En 1990 importamos el 8% de las gasolinas que consumimos; en el 2007, el 41% y de continuar las mismas tendencias en siete años importaremos cerca del 50% de las gasolinas.

 

En el documento titulado “Diagnóstico: Situación de PEMEX” publicado por la Secretaria de Energía, se alude a esa situación:

 

“Desde 1979 no se ha construido una nueva refinería en México. De hecho, los requerimientos de transformación de crudo y la necesidad de abrir mercados para el petróleo pesado que produce PEMEX, aunado a las restricciones a que está sujeta la empresa en territorio nacional, obligó en 1993, a iniciar la operación de una refinería en sociedad con la empresa Shell, en Deer Park, Texas. Este proyecto ha resultado benéfico para México, al proveer de refinados y al generar rendimientos para PEMEX. No obstante, es preferible que estas inversiones se realicen en el país, generando aquí empleos e impuestos, en beneficio de los mexicanos”.

 

La solución racional es que en lugar de que PEMEX se asocie en el extranjero con extranjeros para refinar el petróleo mexicano, tal como lo ha hecho hasta la fecha, que lo haga con empresarios mexicanos para refinarlo en México. Así los empleos directos e indirectos de esa actividad se quedarán en México. Esos cambios lógicos y de sentido común son condenados por los radicales del PRD que dicen “no” a todo.

 

Somos el único país petrolero en el mundo que refina su petróleo en el extranjero, pero prohíbe a sus ciudadanos refinarlo en su país, para dar risa, pero así es y todavía hay quienes defienden que así se quede.

• Petróleo

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus