JUEVES, 22 DE MAYO DE 2008
Politizando el dolor

¿Usted considera un triunfo para México el acuerdo al que llegó con Estados Unidos para evitar la imposición de aranceles?
No
No sé



“Incluso si la ausencia de gobierno realmente significara anarquía en un sentido negativo y desordenado, que está lejos de ser el caso, incluso entonces, ningún trastorno anárquico podría ser peor que la posición a la que el gobierno ha dirigido a la humanidad.”
Leon Tolstoy

Ron Paul







“Los científicos de la Universidad de California (Davis) acaban de completar una investigación que demuestra que la marihuana alivia considerablemente ciertos dolores. Mientras el gobierno insiste en más pruebas, la gente sufre. Nuevos estudios no cambiarán lo que muchos pacientes ya saben: el uso medicinal de la marihuana les quita el dolor. Pero el gobierno se extralimita al prohibirlo.”


Washington (AIPE)- El paciente K. K. Forss no alega que el uso medicinal de la marihuana resuelve todos sus males. Su dolor por un disco roto en la nuca es debilitante. No puede trabajar, ni siquiera ir a la iglesia, debido al dolor y los espasmos musculares. Quienes pagan impuestos gastan –a través de Medicare- más de 18 mil dólares al año en sus medicinas. La mitad de ellas son fuertes narcóticos y la otra mitad las toma para combatir los efectos secundarios de las primeras, como náusea, palpitaciones, falta de sueño, acidez estomacal y espasmos musculares.

 

No, la marihuana no acabaría totalmente con sus males, pero sí hizo una tremenda diferencia cuando la utilizó durante un año. Lo ayudó a recuperar 18 kilos de peso. Calmó sus espasmos musculares y lo ayudaba a dormir. En otras palabras, alivió muchos de los efectos secundarios y redujo considerablemente sus gastos en medicinas muy caras. El Sr. Forss estima que si se le permite el uso médico de la marihuana, quienes pagan impuestos ahorrarían no menos de 12 mil dólares al año en medicinas que ya él no necesitaría. También podría trabajar de vez en cuando.

 

Los científicos de la Universidad de California (Davis) acaban de completar una investigación que respalda la experiencia del Sr. Forss, demostrando que la marihuana alivia considerablemente ciertos dolores. Mientras el gobierno insiste en más pruebas, gente como Forss sufre. Nuevos estudios no cambiarán lo que muchos pacientes ya saben: el uso medicinal de la marihuana les quita el dolor. Pero el gobierno se extralimita al prohibirlo.

 

Forss vivía asustado de las autoridades federales y estatales, por lo que dejó de calmar sus dolores con marihuana y se cambió a un régimen de píldoras costosas. Doce estados han legislado que la marihuana puede ser prescrita por médicos, pero en Minnesota -donde vive Forss- no es todavía permitido. Inclusive en los estados donde sí se permite, continúa la persecución de la DEA (agencia antidrogas) contra dispensarios y clínicas.

 

El gobierno federal debe reconocer que los estados pueden decidir sobre estos asuntos. Como congresista y médico, apoyo enfáticamente que las decisiones sobre la salud deben ser tomadas por los médicos y sus pacientes, no por los políticos ni agentes federales. Por eso introduje el proyecto de ley “Protección de Pacientes por Marihuana Medicinal” que prohibiría que el gobierno federal intervenga en las relaciones de los médicos y sus pacientes que no violan leyes estatales.

 

El principio fundamental es que Forss debe ser tratado como un norteamericano libre, al ser uno de tantos que quiere utilizar la marihuana como medicina. Ni los políticos ni los burócratas tienen derecho a impedírselo.

 

___* Congresista republicano por el estado de Texas.

© www.aipenet.com

 

• Drogas

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus