Pesos y contrapesos
Jun 13, 2008
Arturo Damm

El Banco de México y los precios (I)

¿Es el Banco de México responsable, por decir algo, del alza en el precio del pollo en piezas, de los aceites y grasas vegetales comestibles, del arroz y el fríjol, y de la tortilla de maíz, mercancías que comparten el hecho de que, tal y como en su oportunidad lo avisó el banco central, aumentaron de precio en mayo pasado?

¿Es el Banco de México responsable, por decir algo, del alza en el precio del pollo en piezas, de los aceites y grasas vegetales comestibles, del arroz y el fríjol, y de la tortilla de maíz, mercancías que comparten el hecho de que, tal y como en su oportunidad lo avisó el banco central, aumentaron de precio en mayo pasado? Y a la inversa, ¿es la autoridad monetaria la responsable de la baja en el precio del jitomate y el tomate verde, de la calabacita y el pepino, del limón y el huevo, baja que tuvo lugar a lo largo del pasado mes de mayo?

 

Para cualquier economista, ¡que sepa de economía y entienda de precios! (lo cual quiere decir que los hay que no entienden de precios y no saben de economía, ¡aunque usted no lo crea!), la respuesta es clara: no, el banco central no es responsable de los movimientos en los precios de las mercancías mencionadas, alzas y bajas que se deben, en cada caso, a los cambios en la oferta y la demanda de cada uno de ellos, cambios que están más allá del poder de la autoridad monetaria y que, aunque cayeran en el ámbito de su competencia, no debería manipular, ya que al hacerlo impediría que los precios cumplieran con una de sus tareas principales, la de racionar el mercado, es decir, la de solucionar cualquier problema de escasez o sobreproducción, con todo lo que esa solución supone, comenzando por el logro de la mejor asignación posible de los factores de la producción.

 

¿Por qué, durante mayo, aumentaron los precios del pollo en piezas, los aceites y grasas vegetales comestibles, del arroz y el fríjol, de la tortilla de maíz? Porque la demanda de esos productos se incrementó más que su oferta, lo cual, si su precio no hubiera aumentado, hubiera dado como resultado una situación de escasez, misma que no se dio. Hasta donde yo sé no hay desabasto de ninguno de esos productos.

 

¿Cuál fue la razón por la cual, durante el quinto mes del año, los precios del jitomate y el tomate verde, de la calabacita y el pepino, del limón y el huevo, bajaron? Porque su oferta creció más que su demanda, situación que, si su precio no hubiera bajado, hubiera dado como resultado la sobreoferta de los mismos, misma que, hasta donde tengo entendido, no se dio.

 

¿Qué tuvo que ver el Banco de México con el hecho de que la demanda de pollo en piezas, de aceites y grasas vegetales comestibles, de arroz y fríjol, de tortilla de maíz, haya aumentado más que su oferta? Nada, absolutamente nada, de la misma manera que nada, absolutamente nada, tuvo que ver con el hecho de que la oferta del jitomate y el tomate verde, la calabacita y el pepino, el limón y el huevo, haya crecido más que su demanda.

 

Entonces, si el Banco de México no tuvo nada que ver, ni con el mayor aumento en la demanda, con relación a la oferta, en el caso del pollo en pieza, los aceites y grasas vegetales comestibles, el arroz y el fríjol, y la tortilla de maíz, ni con el mayor incremento en la oferta, con relación a la demanda, del jitomate y el tomate verde, de la calabacita y el pepino, del limón y el huevo, entonces, repito, si el banco central no tuvo nada que ver con todo ello, ¿tuvo algo que ver con los movimientos en los precios de tales mercancías, sobre todo con los movimientos alcistas? No, no tuvo nada que ver.

 

¡Pero cómo no!, responderá más de un lector, si el Banco de México es el responsable de “mantener el poder adquisitivo de la moneda nacional”, tal y como lo establece el artículo 28 constitucional. Sí, pero el que hayan subido los precios del pollo en piezas, de los aceites y las grasas vegetales comestibles, del arroz y el fríjol, y de la tortilla de maíz, no significa que se haya perdido el poder adquisitivo de la moneda nacional.

 

Continuará.



Comments powered by Disqus
El punto sobre la i

Si le sacas $5000 a un tipo que trabaja y les das $1000 a cinco tipos que no trabajan, pierdes un voto pero ganas cinco. En el neto ganas cuatro. Ésta es la esfera piramidal más grande de la historia: se llama socialismo. Los que reciben planes no deberían tener derecho a votar.

Miguel Ángel Boggiano
Entrar
Encuesta de la semana
Durante el 1T de 2020 el PIB se contrajo -2.2 % en comparación anual y -1.2% vs trimestre anterior, esto antes de la crisis por el COVID-19. Con esto son 4 trimestres consecutivos con caída, ¿cuándo volveremos a observar crecimiento económico en México?
Artículos recientes...
Manuel Suárez Mier
• ¿Qué sigue a la crisis económica?
Arturo Damm
• El reto
Rodrigo Hernández
• Analfabetismo económico mexicano
Arturo Damm
• Ackerman, ¿victimario?
Ricardo Valenzuela
• La economía cósmica
Arturo Damm
• Decrecimiento, preocupante