LUNES, 16 DE JUNIO DE 2008
¿Cuándo entenderán?

¿Usted considera un triunfo para México el acuerdo al que llegó con Estados Unidos para evitar la imposición de aranceles?
No
No sé



“Incluso si la ausencia de gobierno realmente significara anarquía en un sentido negativo y desordenado, que está lejos de ser el caso, incluso entonces, ningún trastorno anárquico podría ser peor que la posición a la que el gobierno ha dirigido a la humanidad.”
Leon Tolstoy

Isaac Katz







“Los relevos panistas nos hacen las mismas promesas que nos hicieron los gobiernos emanados de la revolución; nada sustancial cambia porque no entienden de qué se trata.”


La economía sigue experimentando un crecimiento más que mediocre; la generación de empleos en el sector legal está prácticamente detenida mientras el empleo en el sector ilegal sigue aumentando; la productividad de los factores de la producción, particularmente la de la mano de obra no crece; la competitividad de las empresas mexicanas frente a sus competidores internacionales sigue disminuyendo; la corrupción gubernamental, en sus tres niveles y sus tres ramas, sigue en niveles notoriamente elevados; la inseguridad pública, no solo aquella relacionada con el narcotráfico (guerra que se está perdiendo y que definitivamente se va a perder), sigue siendo un grave problema en varias regiones del país; dos millones de individuos están a punto de ingresar a la categoría de pobreza alimenticia mientras la pobreza patrimonial sigue afectando a casi el 40% de la población mexicana; el gobierno, en sus tres niveles, derrocha los recursos que recauda a través de los impuestos al igual que lo hace con la renta petrolera; gran parte del sector público, particularmente las empresas y organismos públicos así como el sector educativo, está secuestrado por los sindicatos; el gobierno mismo está secuestrado por grupos de interés; y más. Todo un escenario para un país que podría haber ingresado hace muchos años al grupo de países desarrollados pero que sigue sumido en la mediocridad y el atraso, un escenario en donde la población ve cómo se siguen desperdiciando, una y otra vez, oportunidades de desarrollo.

 

Y mientras esto sucede, el gobierno promete que promete. Nos prometen que ahora sí van a hacer bien las cosas; que ahora sí van a cuidar de los recursos públicos y que ya no van a gastar sólo por gastar y prometen que ya no van a desperdiciarlos, que ahora sí van a cuidar que se destinen a aquellos rubros donde haya un claro beneficio social; prometen que ahora sí emprenderán un combate frontal en contra de la corrupción, de la delincuencia, del deterioro del medio ambiente, de la pobreza y la marginación; prometen que redoblarán el esfuerzo para sacar al país adelante y lo llevarán a una senda de desarrollo sostenido (¿por qué de una vez no prometen que lo triplicarán o cuadriplicarán?). Son las mismas promesas que hicieron los gobiernos emanados de la revolución (sí, con minúsculas) y siguen haciendo sus relevos panistas; nada sustancial cambia porque no entienden de qué se trata.

 

No entienden que la única forma de lograr un proceso sostenido de desarrollo económico es a través de permitir que la población haga un pleno ejercicio de la libertad enmarcada en un arreglo institucional que defina, proteja y garantice los derechos privados de propiedad; el pleno uso de la libertad en mercados competitivos bajo condiciones de igualdad de oportunidades de acceso tanto para los oferentes como para los demandantes; el pleno uso de la libertad en donde las reglas del juego son claras y eficientes y el gobierno mismo se somete al imperio de la ley.

 

Pero como no entienden de qué se trata, siguen utilizando la mano negra, la mano visible, para tratar de dirigir la economía y lo único que logran es distorsionar los mercados e inhibir el crecimiento. ¿Cuándo entenderán de qué se trata?

• Problemas económicos de México

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus