Pesos y contrapesos
Jun 19, 2008
Arturo Damm

El Banco de México y los precios (III)

La tarea del banco central es mantener estable el índice de precios, no los precios, cuya estabilidad supondría un mundo utópico, en el cual la oferta y la demanda de todos los bienes y servicios siempre fuera igual.

La tarea del banco central es mantener estable el índice de precios, no los precios, cuya estabilidad supondría un mundo utópico, en el cual la oferta y la demanda de todos los bienes y servicios siempre fuera igual, en el cual los cambios en la oferta (demanda) siempre fueran iguales a los cambios en la demanda (oferta), en el cual nunca hubiera ni escasez ni sobreproducción, todo lo cual resulta ilusorio.

 

La tarea del banco central es mantener estable el índice de precios, tarea que, dadas las dificultades prácticas que implica, difícilmente se cumple, tal y como lo muestran los registros de inflación (deflación) de prácticamente todos los países. Mantener estable el índice de precios supone que no haya ni inflación, ni deflación, algo que, deseable en teoría, resulta muy difícil en la práctica, ya que la política monetaria, es decir, el medio con el que cuentan los bancos centrales para procurar sus fines, dista mucho de ser un instrumento infalible, independientemente de cuál sea su modalidad, razón por la cual, para todo efecto práctico, la tarea del banco central consiste, en términos generales, en lograr una determinada tasa de inflación (por lo general no mayor al 3 por ciento anual) más menos un cierto margen de error (por lo general de un punto porcentual), tal y como es el caso de Banco de México, cuya meta de inflación es del 3 por ciento, más menos un punto porcentual, inflación de tres puntos porcentuales que la mayoría de los economistas identifica con una situación de estabilidad monetaria, entendida como un estado de cosas en el cual el comportamiento de los precios resulta irrelevante.

 

Esta tarea del banco central se dificulta cuando, tal y como sucede en el presente, se generan presiones alcistas en los precios de algunas mercancías, producto del desequilibrio entre su oferta y demanda, ya se trate de petróleo, ya de alimentos, ya de materias primas, que pueden ser petróleo y/o alimentos, alzas en los precios que, de no ser compensadas con la baja, en la misma proporción, en los precios de otros bienes y servicios, dan como resultado el repunte en el índice de precios.

 

Retomo el ejemplo usado en la última entrega. Los precios de A, B y C son respectivamente 5, 10 y 15 pesos, y la cantidad de dinero suma 30, de tal manera que el precio promedio (que hace las veces de índice de precios) es de 10 pesos. Si, por las razones que sean, el precio de A aumenta a 7 pesos, y la cantidad de dinero se mantiene constante, el precio de B y/o C deberá bajar. En el ejemplo supuse que el precio de B baja a 8 pesos, de tal manera que el índice de precios (el precio promedio) sigue siendo el mismo: 10 pesos. ¿Pero qué sucede si, ante el incremento en el precio de A, de 5 a 7 pesos, aumenta la cantidad de dinero de 30 a 32? Que entonces existe el dinero suficiente para poder comprar A a 7 pesos, B a 10 y C a 15, siendo el resultado un mayor precio promedio, un aumento en el índice de precios, de 10 a 10.67 pesos - 7 más 10 más 15 entre 3  igual a 10.67- lo cual genera una inflación de 6.7 por ciento: 0.67 entre 10 por 100 igual a 6.7 por ciento.

 

¿A qué se debió la inflación de 6.7 por ciento? No al aumento en el precio de A, sino al incremento en la cantidad de dinero, responsabilidad, ¡esta sí!, del banco central, aumento en la cantidad de dinero que no fue precedida por un aumento en la oferta de mercancías, razón por la cual el resultado fue una inflación de 6.7 por ciento, un aumento en el precio promedio de las mercancías, un incremento en el índice de precios, todo lo cual es contrario a su tarea: procurar la estabilidad de dicho índice.

 

Continuará.



Comments powered by Disqus
El punto sobre la i

Si le sacas $5000 a un tipo que trabaja y les das $1000 a cinco tipos que no trabajan, pierdes un voto pero ganas cinco. En el neto ganas cuatro. Ésta es la esfera piramidal más grande de la historia: se llama socialismo. Los que reciben planes no deberían tener derecho a votar.

Miguel Ángel Boggiano
Entrar
Encuesta de la semana
Durante el 1T de 2020 el PIB se contrajo -2.2 % en comparación anual y -1.2% vs trimestre anterior, esto antes de la crisis por el COVID-19. Con esto son 4 trimestres consecutivos con caída, ¿cuándo volveremos a observar crecimiento económico en México?
Artículos recientes...
Manuel Suárez Mier
• ¿Qué sigue a la crisis económica?
Arturo Damm
• El reto
Rodrigo Hernández
• Analfabetismo económico mexicano
Arturo Damm
• Ackerman, ¿victimario?
Ricardo Valenzuela
• La economía cósmica
Arturo Damm
• Decrecimiento, preocupante