MARTES, 24 DE JUNIO DE 2008
El gobierno destruye la economía

¿Usted cree que es buen momento para realizar inversiones en México?
No
No sé



El punto sobre la i
“Si del derecho a la vida se desprende el derecho a defenderla, del derecho a defenderla, ¿no se desprende el derecho a la portación de armas?”
Félix de Jesús


Más artículos...
Arturo Damm
• Empresarios

Manuel Suárez Mier
• Propaganda, censura y autocracia

Arturo Damm
• Progreso social, ¿hacia dónde?

Luis Pazos
• Pemex: ideologías contra aritmética

Arturo Damm
• Afirmaciones falaces

Ricardo Valenzuela
• Unión de Estados Americanos Socialistas (II)


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

Llewellyn H. Rockwell, Jr.







“En medio de una recesión requerimos un mercado laboral más libre, no más socialismo.”


Auburn, Alabama (AIPE)- Estamos a la espera del anuncio oficial de que Estados Unidos está en una recesión. Durante meses han caído las inversiones, el desempleo aumenta y todo recuerda lo sucedido en recesiones anteriores. Y el problema es que la inflación nos afecta a todos.

 

Y ¿qué esta haciendo Washington? Está actuando con increíble estupidez. El Congreso acaba de legislar una extensión de los beneficios a desempleados, ignorando que cuando algo se subsidia se obtiene más de ello. Así tendremos más desempleados y se prologarán los problemas.

 

La lógica económica nos explica por qué será así. En medio de una recesión requerimos un mercado laboral más libre, no más socialismo. Las empresas deben poder emplear gente a menor costo cuando el desempleo está aumentando, no a mayor costo. Pero el Congreso impide que mucha gente logre emplearse.

 

Esto no es sólo estúpido sino muy peligroso. Gran Bretaña trató de hacerlo en los años 30 y eso más que nada contribuyó a las altas tasas de desempleo ocasionadas por las políticas socialistas que destruyeron su economía. Lo mismo puede pasar en Estados Unidos.

 

Por su parte, la Reserva Federal sigue pensando que la mayor amenaza es la caída de los precios y se dedican a combatirlo justo en el momento cuando eso sería lo mejor para el país. Y ¿por qué esa obsesión del Banco Central de Estados Unidos? Por su equivocada creencia de que eso causó la Gran Depresión. Lo mismo que Franklin Roosevelt y sus asesores, los funcionarios de la Reserva Federal están convencidos que la causa de la Gran Depresión fue la caída de los precios de todo. Pero los bajos precios fue lo mejor de la década de los 30; imaginemos el horror de esa depresión con inflación.

 

La actual política monetaria no tiene sentido, pero a la Reserva Federal no se le ocurre nada mejor que inventar nuevas maneras de influenciar a los bancos para que presten más dinero, como si el dinero y el crédito fuesen la salvación. Debieran ver lo que está sucediendo en países africanos con inflaciones de más de 1000%.

 

Es fácil olvidar que el Presidente Bush tiene mucha culpa de lo que está sucediendo. Su guerra ha drenado capital, reducido el suministro petrolero y afectado la inversión privada. No ha hecho nada por mantener el precio de la gasolina a un nivel razonable y rechazó propuestas que reducirían los precios de los combustibles. Más bien ha estimulado la política inflacionista de la Reserva Federal, dando prioridad absoluta a sus aventuras militares. Aunque suene simplista, el estado guerrero es la causa de la actual recesión.

 

¿Cuál es la respuesta apropiada en una recesión? Lo primero es no hacer más daño y, cuando hablamos del gobierno, eso es bastante. Luego, en un mundo ideal, debiéramos acabar con la Reserva Federal, reducir el costo de emplear gente, bajar los impuestos y eliminar los controles ambientales a la exploración y refinación petrolera. Así la recesión duraría poco. De lo contrario, podríamos encarar una larga y dañina recesión.

 

___* Presidente del Ludwig von Mises Institute y editor de www.LewRockwell.com

© www.aipenet.com

 

• Crisis / Economía internacional

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus